Conservando las tortugas marinas en la costa pacífica de Nicaragua y El Salvador

Por Dipika Chawla, Rainforest Alliance

Foto por Brad Nahill De las siete especies de tortugas marinas, seis se encuentran en aguas de las Américas y el Caribe y todas están actualmente incluidas en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Aunque las causas de las reducciones de las poblaciones varían ligeramente entre las diferentes especies y entre los países, un tema en común son los humanos. Las personas que viven en algunas comunidades costeras aprovechan de manera no sostenible las tortugas adultas y sus huevos para consumo, cosméticos, joyería y otros productos, a pesar de muchas leyes nacionales que lo prohíben. El desarrollo costero no sostenible puede degradar o destruir los sitios de anidación de las tortugas marinas y sus hábitats de arrecife de coral, además de que la captura incidental en artes de pesca mata a miles de tortugas frente a las costas de las Américas y las islas del Caribe anualmente.

Cuatro especies de tortugas marinas tienen playas de anidación de importancia crítica en América Central: carey (Eretmochelys imbricata), verde (Chelonia mydas), golfina (Lepidochelys olivacea) y baula (Dermochelys coriacea). El conservacionista Brad Nahill visitó recientemente varios de estos sitios de anidación en El Salvador y Nicaragua para observar el trabajo que realizan a nivel local biólogos marinos y organizaciones sin fines de lucro para proteger las tortugas marinas.  Nahill – un activista de la vida silvestre, periodista y cofundador de SEEtheWILD, una iniciativa de turismo de conservación de vida silvestre – ha trabajado en conservación de tortugas marinas, ecoturismo y educación ambiental en las Américas por más de 12 años.

Foto por Brad Nahill

Toluca, El Salvador

La primera parada de Nahill fue Toluca, un pequeño pueblo en la costa central de El Salvador. Históricamente, los salvadoreños han consumido más del 95% de los huevos de tortuga depositados en el país. En 2009, el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales del país aprobó una prohibición, completa y permanente, de la venta y consumo de tortugas marinas y sus productos, como huevos o joyería fabricada de sus conchas, lo que ha tenido implicaciones tanto económicas como culturales.

En Toluca, Nahill se reunió con Enriqueta Ramírez, líder de una organización nacional de conservación de tortugas marinas llamada ViVAZUL. Ramírez lidia con la muy antigua tradición del “tortugueo”, en la que los locales extraen los huevos y los venden en el mercado negro. Los ingresos obtenidos de la extracción ilegal de los huevos a menudo representa una porción significativa de los ingresos del hogar – Nahill estima que un nido de tortuga con 140 huevos vale más del 10% del ingreso promedio mensual en esta área.

Nahill asistió a una reunión en la que Ramírez habló a una audiencia de cerca de 50 tortugueros, que participan en un programa de incentivos financiado por USAID, en el que son directamente compensados por recolectar los huevos de tortuga y llevarlos a los viveros en vez de venderlos. Después de dos años de iniciado, el programa es un éxito – pero Ramírez y otros conservacionistas de tortugas marinas en el área no creen que esta aproximación sea sostenible a largo plazo. Además de los desafíos de asegurar financiamiento continuo, los aspectos culturales del “tortugueo” persisten; por décadas, los tortugueros se han reunido cada noche para lo que continúan describiendo como un “deporte” o “pasatiempo” y la demanda de huevos en el mercado negro continúa siendo alta, debido en parte a la vieja creencia de que son un poderoso afrodisíaco.

Además de manejar los viveros, ViVAZUL lleva a los niños locales a participar en liberaciones de tortugas marinas criadas en cautiverio, con la esperanza de que la experiencia les inculcará una afinidad duradera por las tortugas marinas y la ética de conservación. Este enfoque subraya la ilusión de que la siguiente generación promoverá un cambio en el valor percibido de las tortugas marinas y la vida silvestre en general.Foto por Brad Nahill

Viajando hacia el sur a lo largo de la costa pacífica, las dos siguientes paradas fueron la bahía Jiquilisco en El Salvador y el estuario Padre Ramos en Nicaragua.  En la bahía Jiquilisco, una Reserva de la Biosfera de la UNESCO y sitio RAMSAR, Nahill se unió a un impresionante grupo de colegas expertos en tortugas marinas: Alex Gaos e Ingrid Yáñez, cofundadores de la Iniciativa Carey del Pacifico Oriental (ICAPO); José Urteaga, jefe del programa de tortugas marinas de Fauna & Flora International (FFI) en Nicaragua; Jeff Seminoff, director de investigación de tortugas marinas del Servicio Nacional de Pesquerías Marinas de la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional de los Estados Unidos  y Randall Arauz, fundador de Pretoma, una organización líder en conservación de tortugas marinas en Costa Rica.

La bahía Jiquilisco y el estuario Padre Ramos atraen el interés de los conservacionistas de tortugas marinas en años recientes debido a nueva investigación pionera sobre la población de tortuga carey, en peligro crítico de extinción, realizada por Gaos, Yáñez, Urteaga y Seminoff, junto con varios otros científicos marinos. Antes de este estudio, se creía que la población de carey del Pacífico oriental estaba funcionalmente extinta – las tortugas carey en todas las otras partes del mundo viven casi exclusivamente en hábitats de arrecife de coral y prácticamente no se podía encontrar tortugas carey entre los arrecifes coralinos de la región. En 2008, el equipo hizo un descubrimiento innovador con implicaciones ecológicas increíbles. Usando transmisores satelitales, encontraron un número significativo de tortugas carey residiendo en bahías costeras estuarinas, particularmente en bosques de mangle de agua salada. Sur informe de 2011 dice que este descubrimiento “probablemente representa una adaptación relativamente reciente y posiblemente única en la trayectoria evolucionaria de esta población”.

Las tortugas los llevaron a bahía Jiquilisco Bay, una serie de entradas de mar y canales con bordes de manglares que ahora se sabe son de importancia crítica como sitio de forrajeo y anidación de la carey. Unos cuantos años después, encontraron más sitios de anidación en la Reserva Natural Estuario Padre Ramos, un hábitat más pequeño pero similar ubicado a unos cuantos cientos de kilómetros al sur en las costas de Nicaragua. Juntos, el estuario Padre Ramos y la bahía Jiquilisco, representan más del 90% de hábitat de anidación para toda la población de tortugas carey del Pacífico oriental.

Foto por Brad NahillICAPO maneja el proyecto de conservación de tortugas carey en Jiquilisco, mientras que lo lidera en Padre Ramos. Ambas organizaciones trabajan juntas para recolectar datos sobre el ciclo de vida y las rutas migratorias de las carey y educar a las comunidades para prevenir futuras reducciones de población. Es así como  mplean la estrategia familiar de pagar a los tortugueros (o careyeros, como los llaman en Padre Ramos) para recolectar los huevos y llevarlos a los viveros y además organizan festivales anuales de tortugas en sus respectivas comunidades. En el festival de tortugas carey de la bahía Jiquilisco, Nahill compartió con cientos de escolares, dignatarios y miembros de la comunidad mientras celebraban las tortugas con un desfile y otras actividades divertidas. La actividad atrajo considerable atención de los medios nacionales—reporteros y camarógrafos acompañaron a los grupos de personas reunidos alrededor de los científicos de ICAPO mientras colocaban los transmisores satelitales en tres tortugas y las liberaban en la bahía.

Menos de una semana después, Nahill recibió la triste noticia de que una de las tortugas había muerto a causa de la pesca con explosivos—una práctica en la que los pescadores tiran bombas caseras al agua, matando indiscriminadamente todo lo que hay en el área.

“La pesca con explosivos es probablemente la principal amenaza para las tortugas en esta área”, dijo Nahill. “No sólo es extremadamente destructiva para la vida marina, sino que también es muy peligrosa para los pescadores – pueden perder extremidades”.

Aunque la pesca con explosivos es técnicamente ilegal, la política local, portillos en los reglamentos y la cantidad de fuerza laboral requerida para patrullar efectivamente las áreas costeras, hace que la prohibición sea excesivamente difícil de aplicar. Las organizaciones tratan de poner presión sobre el Gobierno para que aumente la aplicación y regulación, aunque el enfoque principal es trabajar directamente con los pescadores. “Estas son organizaciones muy involucradas con las comunidades”, enfatizó Nahill. “Prefieren trabajar directamente con las personas locales”.

ICAPO y EcoViva, otra organización regional, educan a los pescadores acerca de los peligros y efectos dañinos de la pesca con explosivos y alternativas más sostenibles. También coordinan el patrullaje a la bahía Jiquilisco y proporcionan asistencia a cooperativas de pesca locales que están dejando los explosivos en favor de prácticas de pesca sostenibles. En Padre Ramos, FFI trabaja con los pescadores para combatir la captura incidental en las artes de pesca. El equipo de Urteaga les enseña cómo liberar las tortugas atrapadas cuando las encuentran en sus redes y arrastres de camarón y promueve artes de pesca más amigables al ambiente.

En el estuario Padre Ramos, Nahill y el resto del grupo colocaron  redes en el estuario con la esperanza de capturar una tortuga carey macho para colocarle un transmisor satelital. De acuerdo con Nahill, se sabe muy poco acerca de los machos de carey, ya que son mucho más difíciles de capturar que las hembras, ya que ellas  son accesibles cuando llegan a la playa para anidar.

Foto por Brad Nahill

Estuario Padre Ramos

La parada final en el viaje de Nahill fue el Paso del Istmo, una delgada franja de tierra de 12 millas entre el lago de Nicaragua y el Océano Pacífico, cuya línea costera es de importancia crítica para las playas de anidación de las tortugas verdes y golfinas. Nahill se reunió con Liza González, la directora de país de Nicaragua para la ONG Paso Pacífico. Paso Pacífico lanzó un proyecto de investigación costero-marino en 2011 para contribuir a la comprensión científica de la ecología de las tortugas marinas y mejorar las prácticas de manejo. El proyecto se divide en cinco componentes: mapeo de hábitats, ciencia ciudadana, pesquerías sostenibles, capacitación de guarda playas y arrecifes y extensión comunitaria y educación ambiental.

Paso Pacífico también emplea el ecoturismo para promover la conservación de las tortugas marinas, ya que es un incentivo económico sostenible para que las comunidades conserven la vida silvestre y sus hábitats.

“He visto ocurrir la transformación en las comunidades cuando las personas se dan cuenta que los turistas vienen de muy lejos para ver las tortugas vivas”, explicó Nahill. “Ayuda a efectuar un cambio en su forma de pensar cuando se dan cuenta que conservar estas criaturas es una inversión a largo plazo que es beneficiosa para el desarrollo de su comunidad”.

Un tipo de ecoturismo llamado turismo voluntario, en el que los viajeros trabajan como voluntarios en un país extranjero, puede traer beneficios adicionales para las organizaciones conservacionistas. Nahill es el fundador de un proyecto de “volunturismo” llamado SEE Turtles que conecta a turistas con proyectos de conservación de tortugas marinas en América Latina y el Caribe.

“La conservación de tortugas marinas se adapta bien al turismo voluntario porque no se tiene que ser biólogo para hacerlo”, dijo Nahill. “Si usted puede hacer cosas simples como usar una cinta métrica y anotar números, usted puede ser de enorme ayuda para estos proyectos”.

Foto por Brad NahillMuchas iniciativas de tortugas marinas no tienen suficiente ayuda porque carecen del presupuesto para contratar personal.  En particular, patrullar líneas costeras largas y complicadas en busca de cazadores ilegales y pescadores con explosivos requiere de muchas personas. Los voluntarios ayudan en el recorrido de playas así como en la recolección de datos, la liberación de crías y otras actividades. Desde su inicio en 2008, SEE Turtles ha enviado de 10 a 20 voluntarios cada año para ayudar a organizaciones como Paso Pacífico e ICAPO y Nahill espera que el número aumente dramáticamente en los siguientes años.

Nahill mismo comenzó como voluntario en un proyecto de conservación de tortugas marinas en Costa Rica hace más de una década. Él se sintió inspirado por la belleza de estas criaturas y esa corta pero profunda experiencia terminó convirtiéndose en una carrera.

“Definitivamente, esto no es para todos”, dijo Nahill. “El trabajo puede ser cansado y algunos de estos lugares son bastante rurales y rústicos. Pero para las personas que pueden superar eso, puede cambiarles la vida”.

3 thoughts on “Conservando las tortugas marinas en la costa pacífica de Nicaragua y El Salvador

  1. Hi there! I realize this is sort of off-topic but I had to ask.
    Does running a well-established blog like yours require a massive amount work?
    I am brand new to running a blog but I do write in
    my journal everyday. I’d like to start a blog so I will be able to share my personal experience and feelings online. Please let me know if you have any kind of recommendations or tips for new aspiring blog owners. Thankyou!

  2. I drop a leave a response when I appreciate a article on a blog or if I have something to add to the discussion.
    Usually it’s triggered by the passion communicated in the post I read. And after this article Conservando las tortugas marinas en la costa pacífica de Nicaragua y El Salvador | Eco-Index Entrevistas y Artículos. I was actually excited enough to post a thought🙂 I do have some questions for you if it’s okay.

    Is it only me or does it seem like a few of these remarks look like they are
    written by brain dead people?😛 And, if you are posting on
    other sites, I’d like to follow anything fresh you have to post. Could you list the complete urls of your social sites like your Facebook page, twitter feed, or linkedin profile?

  3. Hey! Do you know if they make any plugins to protect against hackers?

    I’m kinda paranoid about losing everything I’ve worked hard on.

    Any tips?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s