Jim Barborak, director de la iniciativa Senderos Mesoamericanos y del Centro para el manejo de áreas protegidas y capacitación de la Universidad Estatal de Colorado

Por Yessenia Soto, Rainforest Alliance

“Si diseñamos y construimos redes de senderos seguras y bien marcadas dentro y entre las áreas protegidas de Mesoamérica, podemos expandir el uso público y el apoyo a los parques nacionales mientras se proveen beneficios económicos tangibles para las comunidades rurales empobrecidas”.

Revisando los planes generales para el sendero.

Revisando los planes generales para el sendero.

Pregunta: ¿Cuál es la meta de Senderos Mesoamericanos?

Barborak: Senderos Mesoamericanos es una iniciativa de largo plazo que busca expandir, mejorar y conectar gradualmente redes de senderos dentro de áreas protegidas y a través de zonas de amortiguamiento y corredores, en la mayoría de casos utilizando rutas precoloniales y coloniales existentes, así como caminos abandonados y líneas de ferrocarriles.  La meta es construir o mejorar caminos y lograr que estén bien edificados, seguros, educativos, apoyados con buena infraestructura y bien marcados e interpretados, convirtiéndolos en imanes que atraigan a más turistas locales e internacionales. En la primer década de la iniciativa, nos hemos enfocados en entrenar un grupo de cientos de promotores de senderos o “senderistas”, así como en mapear todas las rutas de senderos potenciales y ayudar a desarrollar un cierto número de segmentos de sendas piloto desde Panamá hasta el sur de México.

P: ¿Cómo nació la idea de Senderos Mesoamericanos?

B: Es un derivado del proyecto Paseo Pantera,  una iniciativa centroamericana de 1990 financiada por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Wildlife Conservation Society y Caribbean Conservation Coorporation, ahora llamado Sea Turtle Conservancy.  Este fue el precursor del Corredor Biológico Mesoamericano, que luego fue adoptada por los gobiernos de la región con el apoyo de varios donantes. Uno de los objetivos de Paseo Pantera, que se implementó en cooperación con los gobiernos y ONG de la región, era promover la expansión del ecoturismo en Mesoamérica como una herramienta para generar mejores medios de vida para las comunidades rurales que viven dentro y en los alrededores de las áreas protegidas, así como promover más apoyo del público, de los tomadores de decisiones y los donantes.  Durante una reunión con donantes y oficiales de los gobiernos propusimos que era necesario,  además de crear áreas protegidas y corredores entre ellas, diseñar  y construir una red regional de senderos e infraestructura turística asociada que uniera las áreas protegidas de México a Panamá.

Trabajando en un sendero.

Trabajando en un sendero.

P: ¿Por qué era tan importante crear una red de senderos?

B: Ya existen muchos senderos cortos en Centroamérica y el sur de México, pero la mayoría son muy inclinados, resbalosos, enlodados e inseguros, cansados y poco inspiradores. Además,  están mal diseñados y mantenidos  y les falta infraestructura como miradores, bancas, servicios sanitarios limpios y rotulación interpretativa y de orientación, así como kioscos.  Los buenos senderos son herramientas de conservación que pueden ayudar al desarrollo comunitario mediante el ecoturismo. El mundo tiene muchos ejemplos exitosos de senderos interconectados que reciben miles, incluso millones de turistas cada año.  Estos incluyen los Senderos Apalaches, los de la División Continental y la Cresta del Pacífico en Estados Unidos; el Sendero Bruce en Canadá;  el Milford en nueva Zelanda; el Camino Inca y el Sendero de Chile en Suramérica, junto con más de una docena de rutas interconectadas de senderos en Europa. Si bien la mayoría de usuarios de estos senderos no van a dedicar meses en un solo momento para recorrerlos, sí hacen viajes de muchas horas y hasta varios días para andar segmentos cortos de estas redes. Es lo mismo que ocurre con los usuarios de la Carretera Panamericana, quienes no viajan desde Alaska hasta la Patagonia en un solo recorrido. De todos modos, la idea de ser parte de una visión más grande y amplia inspira a muchos usuarios que repiten y, frecuentemente, en varios años de vida terminan recorriendo distancias considerables ya sea caminando, pedaleando o como mochileros.

P: El concepto de senderos está muy asociado con áreas protegidas y parques, pero usted menciona senderos fuera de los parques…

B: Centroamérica es muy rica en recursos naturales y culturales, como sus culturas indígenas, ciudades coloniales, históricas y arquitectónicas. Una red regional de senderos exitosa conectaría estos paisajes, pasando desde los sitios silvestres hasta las ciudades coloniales, los territorios indígenas y las fincas. Para reducir el impacto en los parques, lo mejor es que la mayoría de la infraestructura, como alojamientos y restaurantes, se ubiquen afuera pero adyacentes a los parques, lo que también generaría más beneficios económicos a las comunidades locales. Además, no estamos hablando solo de senderos para caminantes;  también incluimos rutas para el ciclismo y rutas acuáticas para la navegación de canales con kayaks o veleros.  Por ejemplo, desde Granada en Nicaragua hasta Limón en Costa Rica ya es posible viajar en kayak o canoa por varias semanas, a través de lagos, ríos y canales interconectados.

Participantes de un taller internacional de senderos

Participantes de un taller internacional de senderos organizados por Conservación Internacional, Pronatura, CSU y CONANP demuestran un segmento de sendero mejora do en la Reserva Huitepec, Chiapas, México.

P: ¿Cómo están involucradas las comunidades en Senderos Mesoamericanos?

B: Las comunidades que viven en y cerca de las áreas protegidas remotas de Mesoamérica están entre las más pobres de la región y frecuentemente tienen escasas oportunidades económicas. La iniciativa de Senderos Mesoamericanos debe incorporar a esas poblaciones en el diseño, construcción, mantenimiento e interpretación de los senderos, y en el ofrecimiento de servicios como guías naturales, restaurantes y alojamiento para los turistas. No pretendemos que todos los habitantes de las áreas rurales se dediquen al ecoturismo, porque eso es tan poco sostenible como enfocarse solo en la agricultura de un cultivo o en la ganadería. Sin embargo, estamos convencidos que el turismo basado en la naturaleza es un medio sólido para construir economías rurales al diversificar el ingreso y las fuentes de empleo más allá de la agricultura, la ganadería y la actividad forestal.

P: ¿Están capacitando a los residentes de las comunidades para que puedan asumir este rol?

B: Sí. En general, muchos residentes locales carecen de experiencia como empresarios turísticos y de capacidad para proveer a los visitantes de experiencias seguras, educativas y confiables, por lo que la capacitación en crucial. Nosotros buscamos a los innovadores y líderes innatos de la comunidad y los ayudamos a crear capacidades valiéndonos de sus destrezas y tradiciones.  Si alguien ha sido pescador sabe manejarse en el agua, si ha sido cazador o agricultor conoce su tierra y su historia natural; es importante utilizar este conocimiento tradicional en el turismo.

Con ayuda de Wildlife Conservation Society, Conservación  Internacional, USAID, los Programas Internacionales del Servicio Forestal de los Estados Unidos, Pronatura, Conservación Osa,  el Centro Científico Tropical, el Legacy Fund , el Gobierno de Holanda y las agencias gubernamentales de conservación, así como ONG a lo largo de la región, hemos realizado talleres en todos los ocho países, involucrando a administradores de reservas públicas y privadas y a residente de las comunidades locales interesados en el ecoturismo.   RARE, el Fondo Mundial de la Vida Silvestre, Rainforest Alliance y otras organizaciones conservacionistas también han jugado un rol clave en la capacitación de guías locales, desarrollando manuales de buenas prácticas así como apoyando proyectos piloto.  Mediante una serie de visitas de intercambio se ha permitido a los guías, guardaparques y empresarios turísticos de las comunidades locales y aledañas a los parques, visitar sitios similares para aprender sobre buenas prácticas en el diseño, construcción e interpretación de senderos, replicando muchas veces estos ejemplos en sus comunidades.  Hemos visto que los intercambios entre iguales, con capacitaciones complementarias, son mucho más efectivos que solo brindar cursos con expertos.

Extrayendo una roca del camino.

Extrayendo una roca del camino.

P: ¿Cuáles son los principales retos que han enfrentado?

B: Mientras la iniciativa se ha beneficiado del generoso apoyo de varios donantes, la falta de fondos substanciales y estables ha sido un gran reto que nos ha llevado, por ejemplo, a recolectar fondos para los talleres y segmentos pilotos a partir de muchas fuentes. Otro reto es mapear y definir los corredores para los senderos y las rutas específicas, que se hace utilizando programas para mapeo y con trabajo de campo; esto requiere mucho tiempo y personal capacitado.  Desarrollar senderos en tierras privadas e indígenas entre parques también es un desafío de largo plazo que requerirá el desarrollo de derechos de vía e incentivos como servidumbres ecológicas, pagos por servicios ambientales y otras compensaciones o beneficios a los propietarios de tierras para que no se opongan a la creación de senderos que crucen sus terrenos.

También necesitamos más recurso humano y financiero para el trabajo de construcción y mantenimiento de terrenos, el cual es hecho principalmente por voluntarios en las regiones más desarrolladas. Sin embargo, esperamos que en  Mesoamérica estas labores puedan generar ingresos para los miembros de las comunidades locales.

Otro asunto que consume tiempo es la necesidad de hacer análisis en sitio y, a veces, realizar estudios de impacto ambiental para asegurar que los senderos no afecten negativamente los ecosistemas frágiles o la herencia cultural. Algunos conservacionistas se resisten a abrir las áreas protegidas a un nivel mayor de usuarios públicos porque mantienen un cierto sentido de elitismo y consideran a los visitantes como una molestia en lugar de verlos como un recurso fundamental para el éxito de la conservación. Esta mentalidad debe cambiar para que las áreas protegidas sean más amigables a los usuarios. Si no tenemos el apoyo del público y la industria turística, será muy difícil lograr el apoyo político y financiero de parte de los tomadores de decisiones para otras necesidades de conservación, como la investigación, el monitoreo, la creación de legislación y la educación ambiental, todas ellas  clave para administrar y proteger los parques y reservas.

P: ¿Afecta la creciente inseguridad de la región en la creación de senderos y rutas en ciertas zonas?

B: Acá el argumento no es no proceder sino hacerlo con cuidado y cautela.  Es cierto que la inseguridad puede afectar el éxito de una iniciativa y que dada la situación de Mesoamérica se debe dar prioridad a las inversiones en las zonas más seguras de cada país.  Sin embargo, vea el caso de Tikal, que está ubicado en Petén, conocida como una de las regiones más ingobernables del mundo y aun así es visitado por miles de turistas cada año. Algunos observadores sugieren que el mismo turismo ayuda a controlar algunos problemas de inseguridad porque en muchos casos beneficia económicamente a muchas comunidades e inversionistas; bajo esas circunstancias, hay muchos intereses que limitan las actividades ilegales. Además, si las comunidades tienen actividades económicas lícitas, será más difícil que permitan o se involucren en acciones ilícitas.

P: ¿Existen suficientes turistas interesados en el senderismo como para que esta iniciativa sea exitosa?

B: Las encuestas entre visitantes de Mesoamérica demuestran que una de las principales actividades que realizan los turistas internacionales en la región es viajar a las atracciones naturales y culturales. Asimismo, las encuestas de satisfacción del cliente conducidas en un número de parques muestran insatisfacción general con la calidad de los senderos que existen y otra infraestructura turística. Entonces debemos hacer más para promover y mejorar los senderos y asegurar que los turistas tengan una experiencia de excelente calidad.  También necesitamos atraer más al visitante nacional y local, el cual no ha sido una audiencia importante de  los senderos en la región.  Lograr esto es importante porque la gente protege lo que conoce, disfruta y aprecia.

P: ¿Cómo planean atraer a los turistas locales?

B:  Es necesario empezar por brindar educación ambiental a los niños y jóvenes, creando una cultura de uso de las áreas protegidas, principalmente entre los que viven cerca a la ciudades más grandes.  Los sistemas de parques nacionales también deberían promover esta relación con los turistas, haciendo cosas como ofrecer actividades especiales con interpretación gratuita en los días más concurridos, organizando más visitas a los parques entres los estudiantes y maestros y ofreciendo admisiones gratuitas o con precio reducido para los locales, entre otras opciones. Incrementar el enfoque en los usuarios locales es esencial, a largo plazo, para conseguir el apoyo público necesario en la batalla por la conservación de ecosistemas y recursos culturales importantes. También debemos incluir caminatas y senderismo en iniciativas de recreación al aire libre y salud pública, tales como la iniciativa Healthy Parks, Healthy People, liderada por Australia.

Valorando mapas y fotos aéreas de un parque.

Valorando mapas y fotos aéreas de un parque.

P: ¿Cuáles países están más avanzados en senderismo en Mesoamérica?

B: Todos los países de Centroamérica y todos los estados del sur de México tienen algunos senderos en sus áreas protegidas, cada uno con sus fortalezas y desventajas;  por ejemplo, Monteverde en Costa Rica, el Biotopo del Quetzal en Guatemala, El Imposible en El Salvador, Soberanía en Panamá y La Tigra en Honduras. Belice tiene varios casos de parques con buenos senderos  porque la cogestión comunitaria en sus áreas protegidas es muy fuerte. Lo que necesitamos es unir los esfuerzos locales en una iniciativa regional audaz, pensar en grande y crear destinos multidías. Panamá es el primer país en la región que ha completado, con trabajo voluntario en su totalidad, una examinación de frontera a frontera con una ruta potencial de  senderos de larga distancia que iría desde Colombia hasta Costa Rica, llamado el Sendero Trans-Panamá.

P: ¿Existe apoyo de los sectores público y privado para lograr esto?

B: En países como Costa Rica, ya hay empresas turísticas adoptando segmentos de un sendero, algo que debería ocurrir a una escala más grande.  También hay un apoyo creciente de voluntarios y donantes privados, públicos y de ONG, pero hace falta que los gobiernos municipales y estatales  incluyan a los senderos y su infraestructura asociada en sus políticas y planes de desarrollo.  Los ministerios o institutos de turismo suelen gastar mucho dinero en mercadeo, ferias internacionales y en gran infraestructura, pero no toman en cuenta que esto debe ir mano a mano con cosas más pequeñas pero clave como un sistema de senderos, la señalización y la capacitación de los guías. La opinión de los ecoturistas regularmente subraya la importancia de buenos senderos, programas interpretativos simples, servicios sanitarios limpios e infraestructura básica, y no necesariamente de centros turísticos masivos.

2 thoughts on “Jim Barborak, director de la iniciativa Senderos Mesoamericanos y del Centro para el manejo de áreas protegidas y capacitación de la Universidad Estatal de Colorado

  1. Es una idea o proyecto importante. Sinembargo los problemas de seguridad en la region centroamericana, son un obstàculo muy fuerte, que podria dar al traste con esta iniciativa. No obstante habrà que comenzar a nivel de cada pais, estableciendo proyectos piloto que entrelacen areas silvestres protegidas vecinas, lo que permitiria conocer la viabilidad de esta inciativa, desde el punto de vista econòmmico, social y ambiental. La decision politica en nuestros paises es muy relevante para apoyar e impulsar estas iniciativas, no obstante hay que tener claro, que hay que redoblar los esfuerzos para que nuestras comunidades rurales tengan una efectiva y mayor participacion en los beneficios generados por el ecoturismo, y de esta manera contar con aliados permanentes para la conservacion, uso y manejo sostenible de los recursos naturales.

  2. Hola! Jim Barborak. Hace tiempo no he sabido de usted, después del proyecto Kunas PEMASKY, la cual usted y otros han coloborado mucho con proyecto Kuna, ahora esta área esta protegido, pero no tiene fondo. Me gusto esta iniciativa del Sendero Mesoamericano. Me gustaría mantener con usted sobre la importancia del sendero que usted dirige. Atento saludos Rutilio Paredes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s