Transformando la industria del cacao para lograr un futuro más sostenible

Por Dipika Chawla

Cacao - Foto por Katy PugaCada año, cinco millones de productores de cacao en los trópicos de América Central y del Sur, África y Asia producen más de dos millones de toneladas métricas de cacao (Theobroma cacao). El noventa por ciento de estos productores son pequeños agricultores que poseen fincas de menos de tres hectáreas y su promedio de ingresos es de USD$1 por día.

Al igual que el café, el cacao puede crecer a la sombra del dosel del bosque y servir de hábitat para especies de plantas y animales, proteger a los polinizadores naturales y ayudar a crear corredores biológicos. Sin embargo, muchos productores están optando por cultivar cacao a pleno sol utilizando especies híbridas. Estos híbridos crecen mucho más rápido pero requieren el uso de plaguicidas, causando problemas ambientales como deforestación, degradación de suelos y contaminación de agua. Los productores de cacao además enfrentan desafíos económicos y sociales, incluyendo bajos rendimientos, cooperativas de productores débiles, acceso limitado a capacitación, bajos ingresos, trabajo infantil y atención en salud limitada.

Aunque el cacao lo cultivaron por primera vez hace miles de años las tribus olmecas en México, hoy en día la mayoría del cacao del mundo se produce en África occidental. Sin embargo, las compañías de chocolate especializado cada vez más están demandando cacao de América Latina debido a su alta calidad. Gerardo Medina, coordinador nacional del equipo de agricultura sostenible de Rainforest Alliance en Perú, opina que el “boom” actual del cacao latinoamericano tiene mucho que ver con el creciente cambio del sector hacia la sostenibilidad. “La industria está trabajando en mejorar su imagen participando en iniciativas sostenibles y promoviendo buenas prácticas”, explica. “Y las compañías chocolateras se han dado cuenta que no pueden ser sostenibles si las fincas que las suplen no son sostenibles”.

Rainforest Alliance se encuentra en el segundo año de su proyecto “Haciendo más verde la industria del cacao” -una iniciativa conjunta con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés)- que está capacitando a 250.000 productores de cacao en Brasil, Costa de Marfil, Ecuador, Ghana, Indonesia, Madagascar, Nigeria, Papúa Nueva Guinea, Perú y República Dominicana en buenas prácticas de gestión, mejor eficiencia y proporcionando acceso a servicios empresariales y financieros. El proyecto espera transformar 750.000 hectáreas de tierras cultivadas de cacao, o el 10 por ciento de la producción mundial de cacao.

De acuerdo con Medina, el proyecto está enfocando sus esfuerzos en Perú en las zonas cercanas a parques nacionales y áreas protegidas, específicamente el Santuario Nacional Megantoni, que está amenazado por la expansión de la agricultura no sostenible. “Muchas fincas en Perú tienen como el 40 por ciento de su área total dentro de bosques primarios”, explica Medina. “En vista de que están en zonas de amortiguamiento de áreas protegidas, esta expansión agrícola amenaza con destruir ecosistemas de alto valor”.

En Perú, el proyecto está ayudando a 4.000 productores a aplicar buenas prácticas de manejo de acuerdo con las normas de la Red de Agricultura Sostenible (RAS), que aumentan la productividad y la calidad, al mismo tiempo que reducen los costos, aumentan los ingresos y reducen la presión sobre las áreas boscosas “Pasamos de no tener cacao certificado en Perú en 2008 a tener 4.000 toneladas de cacao con el sello Rainforest Alliance CertifiedTM en 2012”, comenta Medina. “Y esperamos que los agricultores peruanos estén produciendo al menos 6.000 toneladas de cacao certificado en el año 2016.”

Cocoa nursery - Foto por David DudenhoeferAlgunas de las actividades del proyecto en las fincas incluyen capacitación sobre injertos, poda, fertilización, prevención de plagas y enfermedades y desarrollo de planes de gestión social y ambiental. En nuevas plantaciones también se trabajará con arreglos clonales que combinan especies de cacao altamente organolépticas con especies que son especialmente fuertes y productivas. Esto significaría, por ejemplo, combinar una variedad local de cacao llamada “chuncho” -muy deseada por sus propiedades aromáticas – con otras especies más productivas.

“Los países latinoamericanos no son grandes productores de cacao, por lo que tenemos que aprovechar la diversidad y calidad de nuestros granos, sus finos aromas y los recursos genéticos de las variedades locales”, explica Medina. “Algunos productores han optado por sustituir su cacao nativo y aromático con tipos que son más productivos pero que no tienen las mismas cualidades. No podemos seguir este camino, debemos combinar calidad con productividad sin perder la riqueza de nuestro producto”.

El proyecto está capacitando a administradores de grupos y técnicos que trabajan tanto con cooperativas como con empresas de cacao en programas de agricultura sostenible. También desarrollará fincas sostenibles piloto para que los productores y los agrónomos puedan aprender sobre buenas prácticas de gestión a través de pasantías. Habrá herramientas disponibles para todos los productores interesados, incluida la nueva plataforma de capacitación de la RAS y otros materiales educativos que serán desarrollados durante el proyecto.

Cacao pods - Foto por Rob GoodierLos productores peruanos están contentos con el proyecto, lo que Medina atribuye a mejores rendimientos. En el área de Cusco, las fincas de cacao con el sello Rainforest Alliance CertifiedTM están reportando rendimientos que duplican los de una finca no certificada promedio. Los productores se sienten atraídos por el hecho de que el proyecto va más allá de buenas prácticas ambientales y sociales y enfatiza los temas económicos. Los éxitos de Rainforest Alliance en el sector del café sostenible también han ayudado a generar apoyo y participación de los agricultores.

Según Medina, la clave para “hacer más verde” la industria del cacao será asegurar que las empresas reconozcan los esfuerzos de los productores de cacao pagando precios más altos por cacao cultivado de manera sostenible y proporcionando incentivos para que los agricultores continúen manejando sus fincas de forma sostenible.

Más Sobre Este Proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s