Entrevista con Diane Jukofsky, vicepresidenta de Comunicaciones, Mercadeo y Educación de Rainforest Alliance

Realizada por Melissa Normann, Rainforest Alliance

“La conservación es un experimento; no sabemos exactamente qué funcionará mejor ante diferentes circunstancias. Es por eso que debemos compartir nuestras experiencias, para no desperdiciar tiempo o dinero sin razón”.

En el 2011, el Eco-Index está celebrando su 10º aniversario. Para empezar a festejar este hito tan importante, hablamos con Diane Jukofsky, de Rainforest Alliance, quien concibió y lanzó este proyecto y ha supervisado su crecimiento y éxito a lo largo de la década.

Pregunta: ¿Cómo nació la idea tan ambiciosa de crear un portal con proyectos e información para los conservacionistas?

Jukofsky: En 1987, dos años después de la fundación de Rainforest Alliance, fui uno de los dos miembros del personal que nos trasladamos a Costa Rica para establecer los primeros proyectos en América Latina. Conforme viajamos a lo largo de la región, en la década de 1990, conocimos a docenas de conservacionistas muy dedicados e inspiradores. Chris Wille, quien ahora es nuestro jefe de agricultura sostenible y yo recaudamos algunos fondos para financiar nuestros talleres de capacitación en comunicaciones para las ONG. Una y otra vez escuchamos que los conservacionistas se sentían frustrados por no saber lo que estaban haciendo sus colegas en los países vecinos y aún en sus mismos países.

Diane Jukofsky - Foto por Rainforest AllianceEn ese entonces, el correo electrónico e Internet eran totalmente nuevos. Pero rápidamente fue claro que Internet ofrecía el espacio ideal para que los conservacionistas se unieran y compartieran información acerca de su trabajo, tanto con sus colegas, como con los medios, funcionarios de gobiernos y con todos los interesados. Cada vez más personas tenía acceso a la Red y nos dimos cuenta que podíamos establecer una biblioteca permanente para documentar los esfuerzos de la comunidad dirigidos a salvar la biodiversidad. Creemos que el Eco-Index realmente puede ayudar a los proyectos de conservación permitiendo el libre acceso a ideas creativas que han logrado obtener resultados clave, así como a las lecciones aprendidas que pueden ayudar a otros a evitar errores.

P: ¿De qué forma empezaron a recolectar toda esta información cuando el proyecto apenas comenzaba y estaba ganando reconocimiento?

Jukofsky: Una vez que obtuvimos el “capital semilla”, a principios del año 2000, mi compañera Nuria Bolaños y yo trabajamos con un diseñador de páginas web para crear un boceto de cómo queríamos que luciera el Eco-Index. Creamos una presentación visual que enviamos por correo electrónico a nuestros colegas y luego programamos conferencias telefónicas con ellos para hacerles una presentación y explicarles nuestra visión.

Hay que recordar que la Red era una herramienta bastante nueva entonces y a menudo era todo un reto tratar de explicar lo que intentábamos hacer. Afortunadamente, para ese momento ya teníamos varios amigos y colegas colaboradores en la región quienes confiaban en nosotros. Comenzamos entonces a recolectar, uno por uno, cuestionarios de los proyectos y a construir nuestra base de datos.

Estábamos determinadas a no lanzar el sitio web hasta que tuviéramos al menos 50 proyectos, lo que ocurrió rápidamente, por lo que muy pronto quedó claro que el Eco-Index iba a ser una poderosa fuente de información, tanto en inglés como en español.

P: El Eco-Index cuenta ya con más de 1.000 perfiles de proyectos de conservación en su base de datos. ¿Cuál cree que ha sido la clave para este éxito?

Jukofsky: Desde el principio, dedicamos mucho esfuerzo a asegurar que la información del Eco-Index fuera de la más alta calidad, de fácil acceso e interesante para leer. Esto no ha cambiado en los últimos 10 años. Todavía editamos, verificamos los datos y traducimos cuidadosamente. Desde el inicio, cada pieza de información se publicó en inglés y en español y muy pronto añadimos el portugués. Hace diez años era muy poco común encontrar sitios web totalmente bilingües.

El Eco-Index fue establecido como respuesta a una necesidad específica expresada por nuestros colegas en la conservación. Todavía hacemos encuestas periódicas para asegurarnos el continuar sirviendo a nuestras audiencias clave.

P: ¿Cómo ha cambiado y beneficiado al Eco-Index la creciente aparición de herramientas en línea y la llegada de las redes y medios sociales?

Jukofsky: Nos esforzamos para garantizar que el Eco-Index se mantuviera tecnológicamente relevante en los últimos 10 años, aunque el trabajo se ha realizado dentro de las restricciones de un presupuesto limitado. Hemos creado foros de discusión en línea e incluimos mapas Google de la ubicación de los proyectos en los perfiles. Además creamos cuentas en Facebook y Twitter, muy populares, lo que nos tiene muy ilusionados, ya que nos brindan otra plataforma para interactuar con nuestra audiencia, así como con personas que no son profesionales en conservación, pero que están interesados en saber más sobre el tema.

Leaf cutter antJukofsky: Compartir información y experiencias utilizando medios virtuales puede ciertamente informar el trabajo de los conservacionistas, mejorar la consciencia y la comprensión de su trabajo y aumentar así el apoyo, pero definitivamente no sustituye el trabajo de conservación en el campo mismo.

P: Los conservacionistas están enfrentando nuevos retos, tanto locales como globales. ¿Han visto la necesidad de adaptar el Eco-Index para responder a estos nuevos desafíos?

Jukofsky: De hecho; sin embargo creo que los desafíos para los conservacionistas ahora, son muy similares a los de hace 10 años. Puede ser que utilicemos palabras diferentes para describirlos, pero los problemas principales aún están asociados con cómo los seres humanos pueden conservar la biodiversidad al tiempo que continúan ganándose el sustento y mejorando su calidad de vida. Hace diez años los conservacionistas conocían bien las amenazas que representaba el cambio climático, pero hoy en día existe más financiamiento disponible para ayudar a las personas a adaptarse y a mitigar el calentamiento global. Entonces el Eco-Index ahora está creando una impresionante biblioteca de información sobre cómo los grupos dedicados a la conservación están respondiendo a las amenazas del cambio climático.

P: ¿Cuáles han sido los mayores retos que ha enfrentado el Eco-Index durante estos diez años?

Jukofsky: La recaudación de fondos siempre ha sido el principal desafío – es muy difícil asegurar financiamiento para proyectos de comunicación, ya que los portafolios de muchos donantes se concentran en financiar proyectos en el campo. Estamos muy agradecidos por el apoyo que hemos recibido de donantes comprometidos como el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, el Fondo de Alianzas para Ecosistemas Críticos y la Fundación Spray.

Hoy en día es muy común ir a Internet para encontrar respuesta a casi cualquier pregunta que alguien pudiera tener. Ahora todos compartimos información… ¡en algunos casos hasta compartimos demasiada! Pero hasta no hace mucho, muchos conservacionistas estaban renuentes a hablar acerca de los resultados de su trabajo. No querían hablar oficialmente de cuánto financiamiento habían recibido para un proyecto o quién era el donante. A menudo trataban los resultados y las estadísticas de su investigación como información propietaria. Hoy en día, la comunidad de conservación está mucho más abierta a compartir las lecciones aprendidas, ya que entiende que solo porque un proyecto no resultó exactamente como se había planeado, no significa que sea un fracaso.

La conservación es un experimento; no sabemos exactamente qué funcionará mejor en diferentes circunstancias. Es por eso que debemos compartir nuestras experiencias, para no desperdiciar tiempo o dinero sin razón. El Internet ha permitido a muchas comunidades trabajar más de cerca entre ellas y quiero creer que el Eco-Index fue -y continúa siendo- un excelente catalizador para que los conservacionistas unieran fuerzas para salvar la vida en la Tierra.

P: ¿Cuáles son las metas futuras para el sitio?

Jukofsky: En el próximo año, vamos a rediseñar la fachada del Eco-Index. También, estamos ilusionados con la continuación de nuestra alianza con la Iniciativa sobre Especies Migratorias del Hemisferio Occidental, que nos permite agregar y actualizar proyectos de conservación de especies migratorias al Eco-Index, además de administrar el sitio WHMSI.net y su sub-sección Sendero WHMSI, que calza las necesidades de conservación de las especies migratorias prioritarias con los proyectos y herramientas disponibles para tratarlas, incluyendo los perfiles de proyectos del Eco-Index.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s