El lujo se viste de verde: hotel-finca costarricense es ejemplo de sostenibilidad

Glenn Jampol cuenta que cuando vino a Costa Rica, desde su natal Estados Unidos, era un treehugger (término inglés para definir a los fanáticos del medioambiente), “uno de esos hippies graduados de la Universidad de Berkely, California, enamorados de la naturaleza”, dice con una amplia sonrisa. Mientras el exhippy, ahora artista y empresario bromea, la verdad es que su pasión por la naturaleza es lo que explica la clave del éxito de su “templo a dedicado la naturaleza”: Finca Rosa Blanca Coffee Plantation & Inn.

Photo by Finca Rosa BlancaFinca Rosa Blanca es un “pequeño” hotel boutique de lujo envuelto por un paisaje de volcanes, bosque y cafetales del pueblo de Santa Bárbara de Heredia, en la cordillera central de Costa Rica. El hotel nació en 1989, cuatro años después de que Glenn, su esposa Teri y su madre Sylvia soñaran con levantar su hogar y un sitio de alojamiento impregnado con el más sólido y ejemplar compromiso de responsabilidad ambiental.

Y lo hicieron. Rosa Blanca fue el primer hotel que fue certificado sostenible en Costa Rica por el programa de Certificación en Turismo Sostenible (CST), un programa nacional de certificación que verifica la sostenibilidad de hoteles y operadores turísticos. Además, es el único hotel que ha logrado un puntaje perfecto del 100% y actualmente mantiene la más alta calificación.

El hotel cuenta con 13 habitaciones y dos villas, un restaurante y un Spa que operan sobrepasando las buenas prácticas de sostenibilidad ambiental. Además, tiene una plantación de café orgánico, cuyo producto está certificado como sostenible por la organización conservacionista internacional Rainforest Alliance; ostenta la certificación internacional de agricultura orgánica de BCS OKO Garantie y está avalada por el Centro de Investigaciones del Café (CICAFE) en Costa Rica.

La belleza, buen servicio y excelente desempeño ambiental de Finca Rosa Blanca la han hecho merecedora de importantes reconocimientos internacionales. El sitio web de viajes Trip Advisor la colocó en su lista de los 10 Mejores eco-hoteles del mundo del 2009; en el 2008 el periódico inglés The Guardian la nombró como uno de los 5 mejores hospedajes en plantación; ganó como el Hotel más memorable del 2007, según el diario USA Today, y fue nombrado uno de los mejores 10 Eco-Hoteles de lujo por la revista Forbes Traveler en el 2007. En el 2009, la prestigiosa revista Condé Nasté Traveler dijo que Finca Rosa Blanca es una “gema-ecológica”.

Ahora, Rainforest Alliance también reconoció la impecable trayectoria de Finca Rosa Blanca Coffee Plantation & Inn, al otorgarle el reconocimiento internacional denominado “Establecedor de estándares de sostenibilidad 2010”. Este premio se da a empresas e individuos con un destacado compromiso con la sostenibilidad ambiental y social. “Estamos orgullosos de haber sido escogidos por Rainforest Alliance. Somos una empresa pequeña y personalizada donde la esencia es nuestra gente; recibir este honor de una organización con una excelente reputación y presencia mundial es garantía de que nuestro trabajo en materia de sostenibilidad es legítimo”, dijo Jampol.

Jampol y su familia tienen todo el derecho de hablar de legítima sostenibilidad, ya que su historia los coloca como pioneros del ecoturismo en Costa Rica. Ellos compraron el terreno del hotel cuando eran 3 hectáreas de barro dedicadas a práctica de motocross. El empresario recuerda que allí vieron un lienzo en blanco donde podrían crear un destino sostenible. “Cuando entregamos los planos de construcción los nombramos Proyecto Ecoturístico Finca Rosa Blanca. Los funcionarios de las instituciones involucradas entonces se rascaron la cabeza porque el ecoturismo no era un concepto conocido en Costa Rica”, recuerda Jampol.

Ellos arrancaron un proyecto que incluyó un intensivo plan de reforestación, implementaron agricultura orgánica, utilizaron materiales de construcción sostenibles, instalaron sistemas para tratamiento de aguas y reciclaje, desarrollaron iniciativas de educación ambiental y contrataron arquitectos e ingenieros para asegurar un diseño sostenible, además de que buscaron empleados locales para conformar su equipo de trabajo.

Aquella propiedad que sólo tenía 15 árboles se reforestó con unos 300 árboles frutales y una extensa huerta orgánica que abastece al restaurante. Luego, adquirieron un total de 12 hectáreas para el cultivo del café, en las cuales han plantando alrededor de 5.000 árboles de especies nativas, creando corredores biológicos visitados por más de 130 especies de aves al día y donde se brinda un tour de café de la mano de un experimentado barista y guía.

La finca está 100% libre de químicos: todo se cultiva orgánicamente, además tiene un centro de reciclaje, compostaje y vermicultura donde todos los residuos orgánicos se convierten en abono. Igualmente, se cuenta con un centro de acopio para desechos inorgánicos propios, de los empleados y de sus familias.

El diseño verde del hotel se combina con el arte y el lujo. Las formas orgánicas de sus ventanas redondeadas y paredes en ángulo obtuso y en arcos, por ejemplo, se fusionan con el paisaje natural y reducen el consumo de luz eléctrica y permiten la entrada de ventilación natura elimina la necesidad del aire acondicionado. Las paredes están pintadas con materiales no tóxicos; el tejado, los bancos y los basureros están hechos de un plástico reciclado estéticamente similar a las tejas de adobe y a los tablones de madera, respectivamente. El agua se calienta agua con paneles solares; hay una planta de tratamiento de aguas negras y el agua de lluvia se reutiliza para regar plantas y cultivos. Incluso el agua de la piscina es natural ya que, explica Jampol, invirtieron miles de dólares en un sistema de ionización que evita el uso de cloro y el daño que éste genera al ambiente. Y aunque la inversión fue cuantiosa, asegura que en 15 años han ahorrado, al menos, US$50.000 en cloro.

“Uno de los primeros principios de la sostenibilidad es conseguir sostenibilidad financiera”, asevera Jampol. “Las innovaciones para ser sostenibles cuestan dinero y como toda empresa tenemos un presupuesto limitado, pero hemos comprobado que éstas terminan por pagar la factura: bajamos nuestros gastos mientras disminuimos el impacto ambiental”. Para lograr esto, Jampol vive en una constante búsqueda de nuevas “pero pragmáticas” ideas para mejorar su hotel. Él confiesa estar “involucrado hasta la nariz” en el tema de sostenibilidad.

En 1994 el ministro de turismo de turno, Carlos Roche, invitó a Jampol a participar en actividades relacionadas con turismo sostenible tras haber escuchado del innovador trabajo que estaba haciendo en Finca Rosa Blanca. Desde entonces Jampol brinda charlas y seminarios; en el 2004 fue elegido miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Internacional de Ecoturismo, en el 2006 fue miembro de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) – representando a la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) – y en el 2007 fue seleccionado Presidente de la Junta Directiva de la Cámara Nacional de Ecoturismo de Costa Rica (CANAECO).

Él se involucró inicialmente con Rainforest Alliance colaborando con el desarrollo del programa de turismo sostenible. Luego él decidió entrar en el programa de agricultura sostenible para mejorar el manejo de la plantación y la calidad de su café. Tras implementar una serie de estándares ambientales, sociales y económicos de agricultura sostenible, la finca alcanzó la certificación Rainforest Alliance en el 2007. Esto, dice Jampol, no solo lo llena de orgullo, le dado un importante valor agregado en el competitivo mercado estadounidense, donde su café se vende con el sello Rainforest Alliance Certified.

Como parte de su visión y cumpliendo con su compromiso de sostenibilidad, Finca Rosa Blanca también lleva 20 años de ser un buen vecino para su comunidad. La mayoría del personal del hotel son residentes locales. Ellos reciben constantes incentivos como capacitación constante en sostenibilidad y en sus intereses vocacionales. El hotel apoya la economía y el talento de la región, comprando la mayor parte de los insumos del hotel entre proveedores locales y apoyando a grupos de artesanos.

El hotel dona el 5% de los ingresos de su bar y restaurante para proyectos comunitarios, lo que ha permitido la construcción de una nueva biblioteca, un comedor y un centro de cómputo en la escuela local; ha apoyado mejoras en la infraestructura comunal, el desarrollo de un centro de reciclaje y ayudan constantemente al Banco de Alimentos y Cocina de la Niñez. Además incorporan a los estudiantes y residentes de la zona en iniciativas de reforestación, conservación y educación ambiental.

“Glen Jampol y Teri Osman han realizado una increíble labor demostrándole al mundo que un negocio completamente comprometido con la conservación ambiental y el desarrollo social puede ser exitoso y financieramente estable”, dijo el vicepresidente del Programa de Turismo Sostenible de Rainforest Alliance, Ronald Sanabria, y aseguró que sus conocimientos y experiencia han tenido un efecto catalizador en todo el país. “Finca Rosa Blanca se ha convertido en una inspiración para todos los que estamos comprometidos con el desarrollo del turismo sostenible”.

“A veces hacer lo correcto es seguir el corazón”, reflexiona Jampol. “La sostenibilidad siempre fue mi sueño y estaba convencido de que además de correcto, ser sostenible es un buen negocio”. Y ese es precisamente su próximo reto, convencer a más hoteleros de que bien vale la pena ser sostenible.

Contacto: Glenn Jampol, Finca Rosa Blanca Coffee Plantation & Inn, Heredia, Costa Rica. Tel.: +506/2269-9392. Email: jampol@fincarosablanca.com; www.fincarosablanca.com.

Más Sobre Este Proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s