Entrevista con Mauricio Ferro, codirector ejecutivo Conservación y Desarrollo (CyD)

Entrevista realizada por Yessenia Soto, Rainforest Alliance

Sobre las aguas del pacífico ecuatoriano se posa una de las más extraordinarias creaciones de la naturaleza: el Archipiélago de las Islas Galápagos, también conocidas como las Islas Encantadas. En ellas conviven desde los pingüinos más pequeños del mundo hasta criaturas exóticas como las tortugas gigantes, leones marinos y prehistóricas iguanas tanto marinas como terrestres, maravillas que solo en el 2008 atrajeron a unos 120.000 turistas.

Galapagos Land TortoisePreocupada porque la creciente actividad turística pudiera alterar las Galápagos, la organización ecuatoriana Conservación y Desarrollo (CyD), con el respaldo de organización conservacionista internacional Rainforest Alliance, desarrolló Smart Voyager — un programa de certificación de turística que opera desde el año 2000. Según Mauricio Ferro, codirector ejecutivo de CyD, este programa nació con la filosofía de implementar un concepto de sostenibilidad “real y práctico” que de verdad minimice los impactos negativos del turismo y maximice los positivos.

SmartVoyager ha certificado al 30% de los negocios turísticas de Galápagos y fue reconocido por el Comité de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como un ejemplo para seguir en otros sitios Patrimonio de la Humanidad. Actualmente el programa se está ampliando a otros países de Latinoamérica.

Pero quizá lo más importante es que Smart Voyager ha demostrado el potencial que tienen los programas de certificación turística para hacer un verdadero cambio en la industria y el ambiente.

P: ¿Cuál es la clave del éxito de Smart Voyager en Ecuador?

Ferro: Yo creo que nuestros logros se deben, en parte, a la gran credibilidad que hemos adquirido dentro del sector turístico. La gente cree en Conservación y Desarrollo y en nuestros 18 años de trabajo, también en el respaldo que tenemos de la Red de Certificación de Turismo Sostenible de la Américas y de distintos actores claves, tanto nacionales como internacionales, que se han comprometido a apoyar las iniciativas de SmartVoyager. Detrás de nuestro sello están la Federación Hotelera del Ecuador, la Asociación Ecuatoriana de Ecoturismo, la Cámara de Turismo de Galápagos, el Ministerio de Turismo del Ecuador y universidades de prestigio. Internacionalmente tenemos el respaldo de actores clave como Rainforest Alliance, el Instituto de Normalización Argentino, la Fundación Natura de Colombia, el Instituto para la Cooperación y Autodesarrollo en Honduras, a la Fundación Interamericana de Investigación Tropical en Guatemala, Natura Cert en Chile, Plan 21 en Argentina e, incluso, instituciones financieras como Root Capital.

Smart Voyager Logo - Logo by Conservacion y DesarrolloEsta reputación también responde a los resultados de nuestro trabajo basado en un concepto de sostenibilidad “real y práctico”. Impulsamos una sostenibilidad práctica, o sea, ejecutada con medidas sencillas, cosas simples pero realizables, que generen el cambio y cuyos logros son comprobables.

El resto del mérito se lo lleva el desempeño eficiente de nuestros clientes, cada uno de los empresarios, tour operadores, cámaras de turismo, quienes no se limitan a cumplir los estándares de turismo sostenible que pide la certificación sino que están comprometidos con ellos y nuestra filosofía, consiguiendo cambios reales y medibles y convirtiéndose en ejemplos para otros.

P: ¿De qué se han valido para desarrollar ese compromiso que demuestran las empresas certificadas por ustedes?

Ferro: En estos momentos los actores involucrados en la industria del turismo quieren hacer cambios y ese interés hace la diferencia entre adquirir un sello de certificación y adquirir un compromiso.

Igualmente, las empresas responden al respaldo que les brinda un programa de certificación que cuenta con el apoyo y reconocimiento del Gobierno, que ha señalado nuestra certificación como un ejemplo de iniciativa para ser aplicado en país y de la UNESCO que nos declaró como ejemplo a seguir en otros sitios patrimonio de la humanidad. Además, contamos con el valioso apoyo del Eco-Index de Turismo Sostenible, que ha dado a conocer el trabajo y los esfuerzos que realizan las empresas certificadas Smart Voyager; este tipo de estímulos las hace implicarse más.

P: En su criterio, ¿qué fue lo que capturó la atención de la UNESCO hacia el trabajo de Smart Voyager en Galápagos?

Ferro: Desde el inicio, el programa y la comunidad adoptaron una verdadera actitud de cambio que pronto se reflejó en resultados reales. Smart Voyager y Galápagos le demostraron y comprobaron al mundo que sí es posible hacer turismo sostenible.

Penguin - Photo by Conservacion y DesarrolloOtra particularidad es que la sostenibilidad en Galápagos se ha convertido en un estilo de vida para todos sus habitantes. Entre los empresarios y la comunidad existe una relación estrecha y armónica que es ejemplar; por ejemplo, las tour operadoras son quienes financian el reciclaje de basura en las islas y del aceite de las embarcaciones. Allí el turismo sostenible se convirtió en una plataforma de desarrollo de efecto multiplicador que ahora implica proyectos de investigación, educación, agricultura, comercio sostenible, generación de empleo y más.

P: Smart Voyager está expandiendo su trabajo a Latinoamérica, ya están en Honduras y Nicaragua. ¿Cuál es el objetivo de llegar a otras fronteras?

Ferro: También estamos en camino hacia Argentina, Chile, Colombia y Perú. Nuestra misión es extender al máximo el principio filosófico SmartVoyager. Todos estos países tienen sus propias riquezas naturales y queremos ser una herramienta para que puedan utilizar sus recursos sosteniblemente. Vamos convencidos de que ellos nos representarán muy bien, como se ha hecho en Ecuador.

P: ¿La situación política actual en países como Honduras y Nicaragua podría arriesgar sus logros?

Ferro: Es difícil tener certeza, pero no lo vemos así. La certificación de empresas es un proceso voluntario e independiente que compete a los empresarios, nosotros vamos porque hay una necesidad y un deseo expreso de optar por la sostenibilidad.

P: ¿Qué otros países planean abarcar?

Ferro: Tenemos la meta de certificar en Estados Unidos y Europa, que es un gran reto. Ambos son mercados muy distintos al latinoamericano en cuanto a cultura, prácticas, procesos y, por supuesto, ¡tamaño! Vamos a enfrentarnos a un trabajo a gran escala pero con la satisfacción de que los resultados positivos que generemos, también tendrán grandes dimensiones.

P: El contexto económico actual ha afectado profundamente al turismo. ¿Cómo desafía esta crisis su meta de incrementar los alcances de la certificación sostenible y atraer a más empresas?

Ferro: Sin duda, es difícil enfrentarse a la situación monetaria actual y principalmente en la economía latinoamericana de “sobrevivencia”, en la que los turistas locales y regionales carecen de los recursos económicos para poder escoger y los empresarios tampoco tienen lo necesario para invertir en las tecnologías limpias. Es claro que necesitamos concretar facilidades financieras para la sostenibilidad.

La región también requiere más apoyo político, jurídico e institucional para crear “herramientas” que faciliten la implementación de prácticas sostenibles. Por ejemplo, nada se logra impulsando el reciclaje si no hay una infraestructura para ello, o sea, si al final todo termina en un mismo botadero.

Kayaking the Galapagos - Photo by Tropic AdventuresY queda la importantísima labor de educar a los consumidores que actualmente tienen un gran interés en productos y servicios certificados. Debemos enseñarles la diferencia entre una operación o producto sostenible de los demás, decirle qué es y qué hay detrás de esto, para poder crear un compromiso y una demanda estable que, al mismo tiempo, nos obligue a crear más opciones, una mayor oferta sostenible.

P: Viéndolo desde el otro ángulo, ¿qué facilidades hay ahora para que el turismo opte por la sostenibilidad?

Ferro: Hay voluntad e interés en cuidar el medio ambiente y ser sostenible, es más, yo diría que nuestro trabajo representa hoy lo que quiere la sociedad civil. Varios estudios demuestran que hasta el 65% del turista europeo y norteamericano buscan opciones sostenibles para sus viajes. La sostenibilidad también es más atractiva ya que la naturaleza se convirtió en “oro verde”; hay grandes cadenas hoteleras, líneas aéreas, hasta las embajadas están interesadas en certificarse. Incluso, sí estamos percibiendo más apoyo, disposición y compromiso político y estatal. La sostenibilidad está sucediendo y no hay marcha atrás.

P: ¿Cuál diría que es la meta más ambiciosa que tiene Smart Voyager?

Ferro: Queremos llegar a certificar al menos entre el 50 y el 60% de las operaciones turísticas en Ecuador y luego lograr lo mismo en otros países. También deseamos dar más apoyo a las empresas que certificamos, crear una red de operaciones certificadas, circuitos regionales, mejorar el mercadeo. Smart Voyager apenas ha dado sus primeros pasos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s