ONG y productores se asocian para asegurar un futuro sostenible a la industria de la nuez de Brasil en Perú

Por Katy Puga

Aunque parece ser solo otra nuez del montón, la deliciosa nuez de Brasil o castaña amazónica esconde mucho más de lo que el ojo puede ver. Nativo de Bolivia, Brasil, Perú, las Guyanas y Colombia, el árbol de nuez de Brasil (Bertholletia excelsa) se ubica entre los más altos de la Amazonia, alcanzando hasta 50 metros de altura (165 pies). Además, es una de las especias más longevas de la región — la edad estimada de los árboles de nuez de Brasil encontrados en la Amazonia va de 800 a 1200 años. Estas nueces son también fuente importante de minerales y vitaminas, tienen propiedades antioxidantes, y pueden ayudar a mantener la salud del sistema nervioso.

Cultivada comercialmente en Bolivia, Brasil y Perú, la castaña amazónica representa una parte importante de la economía de la región, ya que genera un gran número de empleos y una considerable fuente de ingreso para las comunidades rurales. En Perú, la producción de esta nuez se realiza principalmente a través de concesiones y pequeños negocios que se extienden por toda la cadena de producción, desde la recolección y el procesamiento de la nuez hasta la venta final del producto a exportadores internacionales.

Bajo la Iniciativa para la Conservación en la Amazonía Andina (ICAA), un proyecto financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Rainforest Alliance trabaja en la zona sur de Perú, en el departamento de Madre de Dios, junto a concesionarios forestales a quienes brinda capacitación y asistencia técnica en el manejo sostenible de sus bosques y en el fortalecimiento de mercados de productos verdes no maderables, como es la castaña.

Los productores de castaña de Madre de Dios — zona reconocida como “la capital de la biodiversidad peruana” por su exuberante y rica vegetación- reciben apoyo sobre cómo cuidar los recursos naturales y ambientales que los rodean y a la vez obtener ganancias.

Rainforest Alliance y su socio local la organización de Comercio Alternativo de Productos No Tradicionales y Desarrollo para Latino América Perú (Candela Perú) trabajan juntas para capacitar a más de 60 productores de castaña en cómo cumplir con los requisitos del Consejo de Manejo Forestal (FSC, por sus siglas en inglés), para la certificación forestal de su cosecha de nueces.

Río en un bosque - Foto por David VickeryCandela Perú fue fundada en 1989 con el propósito de buscar recursos forestales que pudieran proveer a los residentes de Madre de Dios de un ingreso fijo pero sin dañar la rica biodiversidad de su entorno, logrando consecuentemente atenuar los problemas sociales, ambientales y económicos del área. La organización trabaja actualmente con 280 concesionarios de castaña en la producción y exportación de la nuez a los mercados internacionales, principalmente Estados Unidos y Europa.

Candela Perú maneja un programa orgánico, del que forman parte 171 productores de castaña, entre ellos, castañeros del Grupo Recolectores Orgánicos de Nuez Amazónica de Perú (RONAP). Cerca de 70 productores de nuez de Brasil, de RONAP en Madre de Dios ya han conseguido la certificación de Fair Trade, lo que les facilita poder cumplir con los requisitos necesarios para lograr la del FSC a través del programa Smartwood, de Rainforest Alliance — el líder mundial (FSC) en certificación forestal.

Daniel Navarro, funcionario de Candela Perú, comenta: “es de gran importancia para nosotros involucrarnos en toda la cadena de producción, especialmente con los recolectores, pues son ellos quienes tienen más desventajas para vincularse en los mercados- ellos son nuestros mejores aliados y los verdaderos guardianes del bosque en Madre de Dios.” Candela Perú no solo tiene interés en desarrollar la parte comercial de la castaña amazónica, añade Navarro, sino que busca “alternativas que aseguren la conservación y sostenibilidad a largo plazo de la increíble biodiversidad de esta región al mejorar la calidad de vida de los residentes locales.”

Candela Perú planea trabajar con comunidades nativas de la zona como Palma Real y Boca Pariamanu, que son parte de la Asociación Forestal Indígena (AFIMAD) y al momento cuentan con apoyo de la Unión Europea, bajo el proyecto Fortalecimiento del Manejo Forestal Sostenible en Territorios de Pueblos Indígenas en la Amazonía del Perú (FORIN), ejecutado por World Wildlife Fund, la Asociación Internética de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), Cesvi, IBIS y otras organizaciones.

Bolsos - Foto por Candela PerúNavarro cree que la certificación es una herramienta clave para mejorar el proceso de producción de la nuez de Brasil y mantener el alto nivel de calidad necesario para posicionarla en mercados internacionales nicho y entonces incrementar los ingresos de los recolectores de la nuez. Él apoya la certificación SmartWood de Rainforest Alliance porque su enfoque integral toma en cuenta aspectos sociales, ambientales, económicos y de calidad. Además, muchos criterios del Consejo de Manejo Forestal están acorde con la misión y visión de Candela Perú. “Los bosques en pie generan los ingresos necesarios para mejorar la calidad de vida de los recolectores de Madre de Dios,” afirmó.

Mientras el número de consumidores socialmente responsables aumenta, Candela Perú ha sido testigo del alza en la venta de sus productos orgánicos. El grupo cree que el mercado para castaña con certificación FSC también aumentará paulatinamente y ven esta certificación como un valor agregado que les favorecerá en estos tiempos de crisis.

Aún hay mucho por hacer en Madre de Dios, los retos son enormes. “Los recolectores de la nuez necesitan capacitación en el manejo y calidad del producto, pues para ingresar a mercados nichos se requiere cumplir exigentes normas de calidad que no se limitan a las buenas prácticas de recolección, sino de un manejo integral del bosque”, dijo Katherine Pierront, Gerente de la División Forestal de Rainforest Alliance en Suramérica.

Como parte de este proyecto piloto, la pre-evaluación de la certificación FSC de Rainforest Alliance a Candela Perú incluirá una verificación del avance en el cumplimiento de los principios y criterios de la Union for Ethical Biotrade (UEBT). Adicionalmente, se realizarán esfuerzos de mercadeo para identificar nuevos compradores para la castaña y sus sub-productos, tales como aceites, jabones y shampoo.

Pierront explica, “nuestra meta es que este modelo sirva de base para replicar la experiencia en otras zonas del Perú y con otros productos”. Hasta el momento, en Madre de Dios se ha certificado un área certificada total de 210.280 hectáreas (519,600 acres), de ellas 179.894 hectáreas (444,520 acres) bajo el programa de certificación Rainforest Alliance/FSC. Mediante alianzas similares entre Rainforest Alliance y organizaciones como: Cesvi Perú y Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica, este número continuará creciendo y contribuyendo a la conservación de “la capital de la biodiversidad” de Perú.

Contactos: Katherine Pierront, Rainforest Alliance, Calle Manuel Ignacio Salvatierra 359, 2 piso, Santa Cruz Bolivia. Tel: +5913-332-5042, kpierront@ra.org, www.rainforest-alliance.org. Daniel Navarro Coquis, Candela Perú. Tel: +51-1-2873703 / 2875995 Anexo 102, dnavarro@candelaPerú.net, www.candelaperu.net.

Más Sobre Este Proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s