Mauricio Salas, investigador principal y estudiante de la Maestría en Desarrollo Sostenible del Sistema de Estudios de Posgrado de la Universidad de Costa Rica; Guisselle Monge y Olivier Chassot, codirectores del proyecto “Investigación y conservación de la lapa verde (Ara ambiguus), del Centro Científico Tropical

Entrevista realizada por Nuria Bolaños, Rainforest Alliance (Alianza para Bosques)

“Un sistema de humedales es mucho más que la suma de sus cuerpos de agua; es como un laberinto: es una red de caños, lagunas y espejos de agua. Lo importante es la interacción de esos cuerpos de agua o humedales con los bosques y las poblaciones que están dentro de Maquenque”.

Laguna La Torre (Humedal Tambor)El Refugio Nacional de Vida Silvestre Mixto Maquenque (RNVSMM), así establecido por decreto ejecutivo en el año 2005, cuenta con más de 50.000 hectáreas de bosque húmedo tropical al norte de Costa Rica. Se considera como el área núcleo entre zonas protegidas de Nicaragua y Costa Rica y es parte de la iniciativa del Corredor Biológico San Juan-La Selva y del Corredor Biológico Mesoamericano (CBM). Es un santuario para especies amenazadas, así como un reservorio de ecosistemas diversos y frágiles como los humedales: sistemas lagunares, ríos y caños que enmarcan a este refugio como un área de interés nacional e internacional. Del total de humedales presentes en la región se seleccionaron cuatro — Maquenque, Tambor, Canacas y Colpachí — para hacer un estudio que buscó recopilar la información necesaria y hacer una investigación de campo, para generar una base sólida y científica sobre lo que está pasando, realmente, en estos humedales. Ahora conocemos las amenazas, los problemas y las posibles soluciones y podemos realizar toda una estrategia de desarrollo sostenible y trabajar para conseguir la declaración de estos humedales como sitios de importancia internacional o sitios Ramsar. Los humedales presentes en Maquenque son únicos en el país y por ello su representatividad en el portafolio Ramsar es sumamente importante.

Pregunta: En muchos lugares aún existen tierras que podrían destinarse a la conservación de los recursos, ¿cuál es la lucha que hay que emprender para que un área determinada se convierta en una región protegida?

Monge: Principalmente tiene que haber algo que motive a proteger la zona, para algunos esto puede ser el recurso agua, para otros una especie en peligro de extinción, también puede ser el tipo de ecosistema o bosque único en la región; pero siempre habrá algo. En nuestro caso fue la lapa verde (Ara ambiguus).

P: Cuando ustedes empezaron, hace 14 años, ¿se imaginaron hasta adonde iban a llegar?

Chassot: Nosotros no, tal vez sí lo imaginó George Powell quien fue el que lanzó la iniciativa de investigación y conservación de la lapa verde. Nosotros iniciamos ahí y con el tiempo le dimos vuelta, lo convertimos en un proyecto de conservación integral: empezamos a trabajar con grupos, aglutinamos la gente y catalizamos procesos. Algo que marcó la diferencia fue el visualizar este trabajo como un programa permanente y no como un proyecto que tiene un inicio y un fin.

Monge: Nosotros empezamos por la lapa verde, la problemática en torno a ella y en lo que había que hacer para conservarla, pero fuimos viendo que la especie no es única, que depende de su hábitat y de todo lo que esto implica, es ahí donde surge el área protegida. Para ese entonces ya se hablaba de corredor biológico y empezamos a ver que el área se prestaba para consolidar el Corredor Biológico San Juan-La Selva. Luego nos percatamos de que nos estaba afectando lo que sucedía del otro lado de la frontera, lo que motivó la parte binacional y empezamos a trabajar en alianzas. Inició como una investigación científica y biológica que luego creció.

Laguna La Piedra (Humedal Maquenque)Chassot: Esta iniciativa se distingue de otras ya que en lugar de crear un estudio y entregarlo al gobierno (como para que ellos crearan el área protegida o para que ellos impusieran una veda de corta del almendro) nosotros mismos decidimos liderar los cambios y asumimos las responsabilidades de una forma más integral.

Monge: Existe una Alianza que la coordinamos nosotros [Chassot y Monge] y que está formada por 24 diferentes organizaciones. Hasta la fecha no hemos tenido ninguna diferencia de criterio, ningún problema; la Alianza ha depositado en nosotros — como coordinadores o como Centro Científico Tropical — toda la confianza, no ha habido discusiones, pleitos o que alguien no esté de acuerdo en el manejo de fondos ni nada de eso.

P: ¿A qué se debe el éxito de este trabajo en grupo?

Chassot: Hay un asunto de liderazgo, de ética y de confianza, de bases científicas sólidas que brindan una perspectiva bastante orientadora y general que nos permite tomar decisiones y simplificar un poco el trabajo. El proceso de aprendizaje es de todos los miembros del grupo, en conjunto; todos hemos pasado diferentes etapas y hemos crecido juntos, hemos escalado nivel por nivel y evaluamos constantemente el trabajo, es así como hemos logrado crecer poco a poco. Sin el esfuerzo de todos los miembros de la Alianza, en conjunto, no sería posible que una iniciativa de conservación como esta pueda avanzar.

P: Ustedes ya lograron la protección del área como un Refugio Nacional de Vida Silvestre Mixto; entonces: ¿cuál es la importancia de lograr llevar la zona a un humedal de importancia internacional?

Monge: Los humedales de Maquenque ya estaban protegidos por decreto, pero igual continuaban deteriorándose. Luego se logró consolidar la Refugio, lo que significó que los humedales subieron de categoría: pasaron de ser humedales establecidos por decreto a ser el Refugio Nacional de Vida Silvestre Mixto Maquenque (RNVSMM); aún así, los humedales se continúan deteriorando y alterando debido a las actividades humanas. El lograr subirlo nuevamente de categoría, hasta llevarlo a Sitio Ramsar, le da un carácter internacional; eso permite que el país le preste más atención a la zona y le da un nivel de importancia que puede agilizar la gestión y solicitud de fondos ante los donantes — para ellos podría ser más atractivo financiar un proyecto que se ejecuta en un área que tiene la categoría Ramsar, que si es sólo un humedal establecido por decreto en un país.

Laguna Colpachi (Humedal Colpachi)Salas: Si bien el estudio es de un área que está en Costa Rica, involucra al río San Juan y consecuentemente a otros humedales en la parte sur de Nicaragua – entonces, estamos hablando de la importancia internacional de esta zona del país, que engloba un área transfronteriza y que toma cualidades de lo que hay en Nicaragua y en Costa Rica, como por ejemplo las especies que pasan de un lado a otro.

Chassot: La idea es darle un enfoque más integral a las actividades de conservación en el RNVSMM y tomar en cuenta la importancia de estos humedales dentro de la propuesta general de conservación del refugio y de la creación del Corredor Biológico.

P: ¿Cuáles son las ventajas de lograr que una región sea declarada Humedal de Importancia Internacional?

Salas: Es unir la estrategia nacional de conservación con una internacional. Da una mayor amplitud a la visión de conservación.

P: ¿Cómo se realiza un trabajo de este tipo?

Salas: Se seleccionan humedales representativos, en este caso dentro del RNVSMM, que dan una visión representativa del área. Canacas es un yolillal muy cerca del río San Carlos y es un ecosistema muy dañado por la parte ganadera y por drenajes que lo han secado muchísimo. Maquenque es el humedal del sector oeste, muy grande y compuesto por una serie de sistemas lagunares que desembocan en el río San Juan. El de Tambor también desemboca en el río San Juan, aquí se trató de evaluar que tan alterado estaba este humedal ya que tanto el conocimiento popular, como los estudios científicos, indican la presencia de manatíes (Trichechus manatus). El de Colpachí está rodeado por fincas en las que hay muchos problemas de deforestación o fincas ganaderas, es uno de los que está más en peligro.

Guisselle Monge, Olivier Chassot y Alejandro Álvarez (Humedal Copalchí)P: ¿Continúa la actividad humana en la zona?

Chassot: Sí. Los humedales tienen efectos antropogénicos muy fuertes en sus bordes. Los humedales son definidos como los cuerpos de agua o zonas anegadas, más 50 metros a partir de su borde. En muchos casos existen fincas con potreros o plantaciones forestales con especies exóticas u actividades humanas que están impactando directamente en sus bordes (no se respetan los 50 m). Por suerte hay muchos lugares en donde el efecto antropogénico ya no es tan fuerte como solía ser; por ejemplo, la ganadería extensiva ya no se ve mucho en la zona, pero continúan los potreros que no se están regenerando pues los dueños los mantienen en este estado para no perder los derechos de uso de la zona. Lo que busca la iniciativa de conservación es regular los usos, según los tipos de categoría de manejo.

P: ¿Cómo pretenden enfrentar el lograr esta regulación?

Monge: A nivel local, de propietarios o de organizaciones de la zona, se está intentando que en todas las áreas abiertas se hagan esfuerzos ya sea para dejarlo en regeneración natural o reforestar con especies nativas. Algunos propietarios ya no tienen más ganado y les conseguimos árboles si es que están interesados en restaurar, así ellos solo se encargan de plantar y de dar mantenimiento a los árboles. Lo que se busca es involucrar más a los propietarios, que ellos hagan conciencia y que propongan ideas o actividades conjuntas de cómo ir progresando.

P: ¿Qué fue lo que motivó el que los propietarios dejaran de lado la actividad ganadera: fue una situación económica o lo motivó todo este movimiento de conservación de la zona?

Chassot: Son cambios históricos que se han dado y que son bastante típicos de zonas rurales con condiciones de suelo difíciles y con baja densidad de poblaciones. Maquenque es una zona de vocación forestal — tierras con potencial de cobertura boscosa, pero que al remover el bosque no son aptas para actividades agrícolas o agropecuarias; es una zona no muy fértil, que presenta muchas dificultades para los campesinos: accesos difíciles y complicados, que no son lo suficientemente buenos como para que ellos puedan sacar sus cosechas, entre otros. En la década de los 80 lo que imperó en la zona fue la extracción de la madera, esto generó un impacto sobre los remanentes de bosques que ya, en ese momento, estaban fragmentados. A finales de los años 90, con la nueva ley forestal y los cambios en las políticas forestales, la parte industrial forestal también perdió el interés en la zona. Estos son los factores económicos y sociales que influyeron. Además, también está la iniciativa de conservación, pero no podemos decir que sea la causante principal de estos cambios que en realidad fueron cambios estructurales, económicos y de políticas de gobierno.

P: Las actividades agrícolas ¿qué impacto tienen?

Chassot: Es un impacto reducido pues son localizadas. Aparte de las plantaciones de piña que están rodeando el refugio y que están entrando en algunos puntos. El mayor impacto se está dando en la zona de amortiguamiento del refugio y en este momento podemos decir que esta zona no está cumpliendo con su papel de amortiguar los efectos y es casi inexistente.

Laguna Caño Negro (Humedal Tambor)Salas: Se visualiza desde el punto de vista que hay un cambio en la cobertura, pero también influye la parte de agroquímicos y a dónde están llegando. Lo que nos preocupa es la influencia de la piña en áreas circundantes y cómo eso puede llegar a perjudicar los cuerpos de agua a futuro.

P: ¿Cómo se relaciona todo esta actividad social dentro de Maquenque, con los humedales?

Salas: El sector social valora el recurso agua y otros derivados de los humedales, como la pesca y el transporte. Todo el sector ubicado en las cercanías del río Sarapiquí lo utiliza para desplazarse hasta las principales áreas poblacionales. Cuando hablamos de humedales no estamos hablando solo de las lagunas, sino también de los ríos que están rodeando toda el área protegida. La gente ve como una buena iniciativa el que se esté conservando el refugio y los sistemas acuáticos que lo integran. Si bien es cierto que cerca de los humedales y de las lagunas ha disminuido la presión ganadera y la forestal, en este estudio consideramos la laguna como un todo, tratamos de abarcar las cuencas en las que están los humedales y razonar un poco sobre el impacto que se está generando, por ejemplo, en las fuentes principales que llegan a las lagunas, en las fincas que están en las principales de las vías de paso — que son un poco más accesibles — y determinar qué es lo que está pasando ahí. Se están dando otras problemáticas como lo son las plantaciones de piña en los alrededores e inclusive algunas plantaciones que están dentro del refugio. Tratamos de visualizar la cuenca en su totalidad para poder pensar en una estrategia de sostenibilidad.

P: ¿La declaración de Humedal de Importancia Internacional se refiere a los humedales estudiados o a todo el Refugio?

Salas: La declaratoria abarca todo el refugio. Los humedales no se pueden ver como sectores aislados. El área de los humedales de Maquenque involucra 5 o 7 sectores de lagunas que están intercomunicadas, que son áreas anegadas y que son parte del refugio. Hay ciertas condiciones para considerar a todo el RNVSMM como un sitio de importancia internacional, por ejemplo, especies en peligro o emblemáticas — la lapa verde, el jaguar (Pantera onca), el manatí y otras especies importantes que se tratan de rescatar; igualmente el concepto de importancia internacional por ser un área transfronteriza, tenemos todos los ríos que rodean la cuenca más grande de Centroamérica que es la del río San Juan y el Lago de Cocibolca. El área tiene muchos aspectos en los que nosotros podemos incidir para que el RNVSMM sea adoptado como un humedal de importancia internacional. No solo por los humedales sino por todo lo que representa, en términos de biodiversidad y por ser el centro o núcleo de unión de toda la estrategia del Corredor Biológico Mesoamericano, entre Nicaragua y Costa Rica.

Mauricio Salas and Israel Mena (Humedal Colpachi)Chassot: El sistema de humedales es mucho más que la suma de sus cuerpos de agua. Es la interacción de esos humedales con sus caños asociados, es como un laberinto, es una red de caños, lagunas y espejos de agua — ¡hay de todo!. Lo que importa acá es la relación o interacción de esos cuerpos de agua o humedales, en general, con los bosques que están dentro de Maquenque. Los tipos de humedales presentes en Maquenque son únicos en Costa Rica — no encontramos estas asociaciones o estos tipos de humedales en otras regiones. Son una asociación y paisajes únicos, zonas que todavía están en formación — desde el punto de vista geológico — son lugares que pueden cambiar muchísimo en su estilo, composición y su parte biofísica en los años que van a venir. Como son únicos en el país, su representatividad en el portafolio Ramsar es importantísima.

Monge: Hay una vegetación característica; además, el área de Maquenque, ha sido identificada como el único sitio que permite la conectividad entre Nicaragua y Costa Rica para el Corredor Biológico Mesoamericano, esto y el enfoque binacional son las piezas claves que estamos promoviendo.

P: ¿Qué ha pasado con los problemas políticos del San Juan, les ha afectado?

Monge: En realidad son problemáticas a nivel de gobierno y a nivel de la capital de los países. Todos los grupos que trabajamos en el área del río San Juan seguimos trabajado igual; hacemos los Festivales Binacionales de la Lapa, igual vienen los nicaragüenses acá y nosotros vamos allá. Afecta en el sentido de que se ocupa una visa para andar en el bote en el río San Juan, pero nada más.

Chassot: En lo que sí afecta es para hacer iniciativas de conservación compartidas a una escala mayor. Se hace tan difícil ponerse de acuerdo; por ejemplo, nosotros servimos de puente entre el Ministerio de Recursos Naturales, de Nicaragua y el Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica; trabajamos bien en el campo, pero no podemos influir o lograr que los presidentes o ministros se pongan de acuerdo para ratificar convenios. Nos afecta al nivel político. Por esta razón hay proyectos que no pueden pasar de ser diagnósticos o evaluaciones preeliminares, pues no pueden tener incidencia a mayor nivel.

Salas: Puede ser que un aspecto significativo para Ramsar sea el hecho de que se abarque humedales o sistemas transfronterizos. Espero que en un futuro, el hecho de estar en un sector transfronterizo o binacional, nos pueda ayudar a conseguir fondos para estudios de los humedales.

P: ¿Cómo una declaratoria de Humedal de Importancia Internacional apoya al desarrollo sostenible del área?

Salas: Hicimos un estudio económico que consideraba lo que pensaba la gente del recurso hídrico, la idea es seguir buscando la integración de la parte ecológica, la humana y la económica. La declaratoria es un insumo para el plan de manejo del refugio, que analiza lo qué se puede cambiar y lo qué se puede mejorar, cómo ve la gente a los humedales, cómo involucrarlos a ellos con el manejo, saber si estarían anuentes a participar en la conservación; tal vez, con estas pequeñas acciones y con direccionar un poquito el cómo utilizar o perfeccionar el plan de manejo es cómo se podría apoyar la sostenibildad.

Chassot: Para mí no es tanto la declaratoria en sí, sino la investigación que desarrollo Salas; el documento generado es la suma de conocimientos sobre los humedales, su caracterización, sabemos las amenazas, los problemas y las posibles soluciones; entonces, sobre la base de este documento, es que vamos a poder realizar toda una estrategia de desarrollo sostenible enfocada a los humedales, lo que es ecoturismo, visitación, investigación, educación y al final es integrar estos humedales como parte de la iniciativa de conservación: no solo como un elemento del paisaje, sino como una parte central de desarrollo del refugio y de las poblaciones humanas y sus beneficios económicos.

P: ¿Qué falta para que estos humedales sean declarados sitios Ramsar?

Salas: 2008 es el año de la Conferencia de las Partes y la meta es que el Ministerio de Ambiente y Energía colabore, que podamos presentar la ficha y que sea adoptada. A partir de eso es empezar a trabajar y a buscar soluciones de los problemas encontrados en el campo, a nivel de humedales, de refugio y de las poblaciones que usan los humedales. El estudio es una plataforma.

Chassot: El estudio de Mauricio Salas es un hito, pues los humedales de esta zona nunca habían sido estudiados a este nivel de detalle.

Salas: Ingresar a estos humedales es toda una aventura. Solo el hecho de ingresar ya genera el desconocimiento de hasta qué punto se puede llegar y eso no le gusta a muchos investigadores. Hay que ingresar con todo un equipo de trabajo y contar con contactos en la zona. Esto fue posible gracias a los fondos que brindó el Critical Ecosystem Partnership Fund (CEPF) y a fondos propios.

Monge: El CEPF ha apoyado tres estudios básicos: estudio de tenencia de la tierra, el plan de manejo y el análisis de las imágenes de satélite, éstos fueron parte del proyecto de consolidación del RNVSMM. Luego financiaron una tesis sobre la estructura y composición de un paisaje boscoso fragmentado y luego vino este proyecto de la aplicación de los lineamientos de la Convención Ramsar en la conservación de los humedales del Refugio Nacional de Vida Silvestre Mixto Maquenque.

P: Y al futuro ¿qué ven?

Monge: El sueño es ver esta zona convertida en un Parque Nacional, una zona de conservación absoluta. Los esfuerzos van en esa línea: conseguir recursos para adquirir o comprar todas esas tierras importantes, con bosque en buen estado, para conservación absoluta y también por el recurso agua, cómo poder conservar esta zona para en el futuro poder tener fuentes de agua.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s