Andrew Bovarnick, economista líder en el tema de los recursos naturales del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

Efectuada por Leif Pedersen, Rainforest Alliance

“El café sostenible no solo ha tenido un impacto directo a nivel de las fincas, sino que ha cambiado paisajes enteros en las naciones productoras, y se ha tornado en un complemento para los sistemas nacionales de áreas protegidas”.

Logo de UNDPEl Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) es una red global de desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas. Con presencia en 166 países, el PNUD trabaja con gobiernos y comunidades para mejorar las vidas del mundo en desarrollo. Por su parte, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés) es una institución intergubernamental que ayuda a las naciones en desarrollo en su lucha por proteger en medio ambiente en el planeta. GEF es financiado por naciones donantes de todo el mundo y es el mayor ente de financiamiento para proyectos ambientales y de desarrollo. El GEF está actualmente cofinanciando un proyecto de $12 millones, implementado a través del PNUD y ejecutado por el Rainforest Alliance, llamado: “Conservación de la biodiversidad en pantaciones de café: Incrementanr la demanda de mercado para café certificado como sostenible para transformar las prácticas productivas en este sector“. Andrew Bovarnick, economista líder en el tema de los recursos naturales del PNUD, discute la importancia ambiental y económica del café sostenible.

P: ¿Por qué el café sostenible es tan importante?

Bovarnick: El café sostenible cobra importancia en diversos niveles y es un componente esencial para el manejo del ambiente mundial. Muchas fincas se ocupan de optimizar sus ganancias a través de la intensificación del cultivo, del alto uso de fertilizantes y pesticidas, bajos salarios para sus trabajadores y la ausencia de programas de educación y salud para su fuerza laboral. Estas prácticas pueden funcionar a corto plazo, pero provocan la pérdida de los hábitats ricos en biodiversidad, la contaminación del agua, la erosión del suelo y aumentan la dependencia a los agroquímicos, la cual no puede ser costeada por los caficultores de pocos recursos. El mundo no puede sostener dichas prácticas e impactos.

Desde mi punto de vista, las fincas de café sostenibles logran reducir el daño ambiental y brindan rendimientos a los caficultores y a sus trabajadores. Además, contribuyen a la conservación de la tierra por medio de la siembra de las plantas de café dentro de sistemas agroforestales mixtos, que proveen un hábitat para la flora y fauna propia de sus bosques. Estos sistemas diversificados permiten también a los productores generar ingresos desde varias fuentes, reduciendo así su dependencia económica del grano y a su vez tornando sus propiedades cada vez más sostenibles, particularmente cuando la volatilidad del mercado reduce los precios.

Lo que hace al cultivo sostenible de café una práctica de importancia global no es solo que las fincas cambian de manera trascendente su entorno, sino que siendo un producto de importancia mundial – más de 25 millones de agricultores lo producen-, este cambio puede tener beneficios ambientales de carácter mundial.

Ahora, existen dos beneficios primarios derivados de la producción del café. Primero, la mayoría de los caficultores son pequeños propietarios con solo un par de hectáreas a su nombre, así que mejorar su sostenibilidad económica tendría un impacto social positivo, principalmente en las áreas rurales de escasos recursos.

PajaroEn segundo lugar, el café se cultiva en algunos de los lugares más ricos en biodiversidad y en los ecosistemas más amenazados en el mundo. Por ejemplo, en América Central – una región clave en la producción del café – hay aproximadamente 17 mil especies de plantas, de las cuales 3 mil son endémicas. Sus bosques hospedan más de mil especies de aves, de las cuales 200 son nativas, además de 450 especies mamíferos, 65 de ellos propios de la zona. Esto incluye al amenazado quetzal (Pharomachrus mocinno) y al mono araña centroamericano (Ateles geoffroyi). En esta era de colapso de los ecosistemas debido al cambio climático, la posibilidad de que las tierras cultivables provean espacio para la vida silvestre y para que se trasladen entre áreas protegidas, se torna más trascendental. Así que, el café sostenible no puede tener solamente un impacto directo a nivel de finca; tal vez su aporte más estratégico consista en que puede cambiar paisajes enteros en las naciones productoras de café y tornarse en un complemento para los sistemas nacionales de las áreas protegidas. Pero esto, requiere una convergencia de los mercados, del planeamiento, administración en las fincas y del soporte técnico, elementos necesarios para trabajar por este cambio.

A nivel general, el café es un producto para un consumidor de alto perfil, que puede actuar como nexo directo entre el consumidor y el productor. Los consumidores alrededor del mundo compran productos todos los días sin estar concientes de las implicaciones de sus actos y decisiones de compra. La naturaleza de los mercados promueve un consumidor desligado de la realidad detrás de un producto como una taza de café. Pero el café es un producto para consumidores de alto perfil, quienes lo toman diariamente, y provee una oportunidad increíble para educar a los consumidores acerca de sus vínculos con la elaboración de productos naturales y para hacer ver que todos estamos conectados, no solo al café sino a todos los bienes producidos a partir de los recursos naturales. De esta forma, promoviendo el cultivo sostenible del café, tenemos una oportunidad para transformar la forma en que los mercados globales trabajan e incluir el medioambiente mundial en su carpeta, lo cual es una meta clave para el PNUD.

P: Y los consumidores ¿realmente se preocupan?

Bovarnick: Algunos lo hacen, pero desafortunadamente la mayoría de los consumidores alrededor del mundo no están enterados que el café que compran puede haber sido cultivado y producido de distintas formas, y que sus decisiones de compra crean ondas expansivas a través de la cadena de suministros. La mayoría de los consumidores siguen enfocados en sus necesidades de precio, calidad y sabor, y no hacen una conexión inmediata con los caficultores que producen sus granos en una ladera de las montañas de Guatemala o de Cerrado, en Brasil.

Sin embargo, con la tecnología de la información y un mundo que se contrae rápidamente, las oportunidades se abren para educar a los consumidores acerca de sus vínculos con las zonas productoras de café. Adicionalmente, el café sostenible ya es un nicho de mercado y un producto especializado, en donde los consumidores realmente se preocupan; existe entonces la oportunidad de proveerlos con café sostenible. El reto es ensanchar la cantidad de consumidores interesados e influenciar los mercados globales para traer así un cambio global y todos los beneficios mencionados anteriormente.

P: ¿Qué puede hacer la industria del café para ayudar?

Bovarnick: Las compañías tienen una oportunidad especial para hacer una contribución sustancial al ambiente a través de la adquisición y venta de café sostenible, relacionado a los consumidores con la forma en que este café se produce. Debido a que el café se consume de forma diaria, los mensajes en empaques, tazas y en las tiendas de café puede alcanzar a millones de personas y educarlas sobre la biodiversidad y los trabajadores detrás de su taza de café. Las empresas que aprovechan de lleno esta situación demuestran una responsabilidad social corporativa real. Es impresionante ver cómo muchos negocios han tomado ventaja en llevar este mensaje a sus clientes. Desde aviones hasta casas de café, estantes en los supermercados y anuncios de televisión, el mensaje acerca del café sostenible empieza a surgir. Sin embargo, aún queda mucho más por hacer y cada compañía puede cumplir con su parte. A cambio, las empresas pueden asegurar una cadena sostenible, reducir riesgos, mejorar su reputación y conquistar nuevos nichos de mercado.

P: ¿Los caficultores deben estar preocupados por la sostenibilidad?

CosechadoraBovarnick: Demostrar los beneficios del café sostenible con sólidos datos económicos y ambientales es algo complejo. Primero, usted necesita definir qué se entiende por café sostenible. La mayoría de las prácticas sostenibles como el manejo integral de las plagas, de los suelos, la protección de los recursos hídricos, el pago justo para los trabajadores y el cuidado de su salud, pueden brindar beneficios a los agricultores. Trabajadores mejor pagados y educados pueden mejorar la calidad del proceso del grano, el cual puede ser cotizado a un alto precio. La capa de hojas y su sombra estimula la fertilidad de los suelos y el crecimiento de las plantas, lo cual reduce el uso de agroquímicos. Aunque el uso de la sombra puede limitar la producción, a cambio existen beneficios comerciales más allá de esa misma sombra Si ésta proviene de especies de madera comercial y árboles frutales, los agricultores pueden generar ingresos adicionales y diversificados, y de esta forma reducir su riesgo al ser menos dependientes de los mercados globales y de su volatilidad. Determinar la composición forestal óptima y el uso adecuado de agroquímicos en las fincas de café es difícil; contar con más datos nos sería muy útil.

Además de optimizar las ganancias de las fincas, existen otras forman en que los caficultores pueden mejorar sus ingresos a través de las prácticas sostenibles. Los compradores recompensan a los productores sostenibles por medio de los altos precios, estableciendo programas de compra preferenciales o bien ofreciendo contratos de venta de largo plazo. Seguramente, esto puede hacer de la sostenibilidad algo más rentable para los agricultores.

P: ¿Por qué el PNUD y el GEF han escogido respaldar el programa de café de Rainforest Alliance?

Bovarnick: El sistema de certificación de Rainforest Alliance es un buen ejemplo de una herramienta basada en el mercado, que a su vez promueve la conservación y la sostenibilidad. A nivel de las fincas, Rainforest Alliance y sus socios dentro de la Red de Agricultura Sostenible han desarrollado criterios para el cultivo de café que conservan la biodiversidad y procuran mejorar la calidad de vida de la población local, además de ayudar a los caficultores a competir en los mercados internacionales. A diferencia de los demás esquemas de certificación, el de Rainforest Alliance es el más enfocado en el aspecto ambiental y de biodiversidad. A nivel de mercado, el uso de la certificación para etiquetar los productos como sostenibles es esencial en el esfuerzo por aumentar la conciencia de los consumidores acerca de los métodos de producción. A nivel de industria, el programa de certificación de Rainforest Alliance ha sido diseñado para atraer a las compañías, lo cual es primordial para su aceptación y uso. Las fuertes relaciones de Rainforest Alliance con las compañías son un recurso para el PNUD y GEF, porque entendemos que la promoción del café sostenible solo puede ocurrir mediante la participación y soporte corporativo.

El sello de certificación de Rainforest AllianceYa existe mucha actividad por parte de los caficultores y de las compañías para producir y vender café sostenible, ahora es el tiempo de expandir la producción y venta del café certificado por Rainforest Alliance, para convertirlo en un producto comercializado y reconocido globalmente. La capacidad institucional es necesaria para manejar este crecimiento y el PNUD ha monitoreado el uso estratégico de sus recursos para ayudar a incrementar la demanda global del café certificado por Rainforest Alliance.

P: Según su opinión ¿Cuál será el próximo paso para aumentar el consumo global del café sostenible?

Bovarnick: Precisamente, nos encontramos en el momento justo para pensar sobre esto y la estrategia a utilizar. Necesitamos institucionalizar el concepto y prácticas del café sostenible en los gobiernos, en las asociaciones de café y de agricultores, donantes, Organizaciones No Gubernamentales y en los consumidores, de forma tal que podamos expandir la producción, calidad y venta del producto. Esto implica más soporte, tanto técnico como financiero, para los agricultores. En el aspecto financiero, necesitamos trabajar conjuntamente con instituciones de microfinanciamiento para proveer de créditos acordes con los recursos de los agricultores que deseen cambiar y mejorar sus prácticas. El mercado también necesita recompensar a los caficultores por sus prácticas sostenibles, lo cual incrementa los beneficios globales antes mencionados. La certificación de Rainforest Alliance tradicionalmente ha rendido altos precios, pero conforme la certificación se vuelve más común, estos precios privilegiados podrían caer.

La absorción de carbono se está tomando como un servicio del cual los agricultores podrían beneficiarse, pero debemos seguir asegurando los beneficios producidos al invertir en agua, suelo, biodiversidad y microclimas. Estos beneficios pueden luego costear la asistencia técnica que los caficultores urgentemente necesitan. Existe además necesidad de ayuda para el desarrollo de las pequeñas empresas locales, como los viveros de árboles, para que de esta forma las economías locales por sí mismas puedan proveer los servicios a los agricultores y reducir su dependencia de los donantes y del gobierno. Esto significa crear servicios rentables de asesoría que los productores puedan pagar, talvez en su inicio financiados a través de créditos subsidiados mientras se producen rendimientos económicos. La demanda de apoyo está ahí fuera, solo necesitamos ayudar a crear dichas economías rurales sostenibles. Este desarrollo necesita ajustarse a los costos más bajos para las pequeñas fincas poseedoras de una certificación, coordinación con otros esquemas de certificación y una consistente medición de los beneficios para las fincas. En materia de mercadeo, debe crecer la publicidad y la presencia en los medios para el café sostenible y, consecuentemente, es necesario incrementar los acuerdos de asociación con compañías que puedan dedicar sus equipos de mercadeo y campañas que vinculen a los caficultores y las prácticas de cultivo con los consumidores. El futuro del café sostenible está mejorando, pero necesitamos ser creativos y seguir construyendo una capacidad global de forma que aseguremos la sostenibilidad del café para las futuras generaciones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s