Robin Moore, Amphibian Specialist Group

Efectuada por Melissa Krenke, Rainforest Alliance

“Los anfibios han existido por cerca de 100 millones de años — ellos son sobrevivientes. Su súbito decline y su rápido camino hacia la extinción son señales de que algo drástico le está sucediendo a una clase entera de animales — es una crisis sin precedentes”.

Alrededor del mundo, los anfibios está enfrentando declines en su población y extinciones a una tasa alarmante. Los expertos estiman que el 32 por ciento de las 5.743 especies de anfibios del mundo están clasificadas como amenazadas de extinción y, al menos, 122 especies se han extinto desde 1980. Amenazas como la pérdida de hábitat, una nueva enfermedad micótica emergente, especies invasoras y el cambio climático no pueden abordarse mediante tradicionales medidas de conservación. Los anfibios son un clase indicadora del estado de la conservación, esto sumado a su belleza emblemática, hicieron que Rainforest Alliance eligiera a una rana para identificar su trabajo en pro de los recursos naturales.

Foto por Amphibian Specialist GroupEl Grupo de Especialistas en Anfibios, que forma parte de la Comisión de Sobrevivencia de Especies de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), ha desarrollado un ambicioso plan para detener o revertir las tasas de decline en los anfibios e identificar e intentar soluciones para asegurar su conservación a largo plazo. Robin Moore, Oficial de Conservación de Anfibios del Amphibian Action Fund (Fondo de Acción para los Anfibios), habla sobre los esfuerzos del fondo para apoyar proyectos de conservación de anfibios en Mesoamérica.

Pregunta: ¿Cuáles son las principales amenazas a las especies de anfibios?

Moore: La pérdida de hábitat es la principal amenaza a los anfibios alrededor del mundo. Pese a que existe un gran número de especies para las cuales no tenemos todavía información, se estima que alrededor del 30 por ciento de todos los anfibios están amenazados y el 90 por ciento de las especies amenazadas están bajo el impacto de la pérdida de hábitat.

Otra amenaza importante, en América Latina, es una enfermedad micótica llamada chytridiomycosis, o chytrid, que se está propagando en las poblaciones de anfibios y causando declines y desapariciones. No se conoce mucho acerca del chytrid, pero estamos obteniendo gradualmente más información. Nosotros todavía no comprendemos completamente la magnitud de este impacto o por qué existe en algunas áreas y en otras no. En algunos casos, algunas especies parecen portar la enfermedad y no están afectadas, mientras que otras son impactadas grandemente. Ahora sabemos que el hongo no sobrevive a altas temperaturas y que la enfermedad puede ser tratada en cautiverio al exponer a especies infectadas a altas temperaturas.

Los anfibios también son afectados por las interacciones del cambio climático — como los cambios en la radiación, la temperatura, o los niveles de humedad. Un informe emitido recientemente encontró que el cambio climático ha creado condiciones más favorables para el desarrollo del hongo chytrid y podría darse que el cambio climático esté bajando la inmunidad de las ranas a las enfermedades.

Necesitamos más estudios integrados que se enfoquen en los efectos combinados de estas diferentes amenazas. Son necesarias nuevas y creativas estrategias. La pérdida de hábitat puede atacarse mediante medidas tradicionales de conservación — pero las nuevas amenazas emergentes como la enfermedad y el cambio climático, no.

P: ¿Cómo el decline de los anfibios puede ser un indicador de la salud global del ecosistema?

Foto por Amphibian Specialist GroupMoore: Los anfibios han existido por más de 100 millones de años — ellos son sobrevivientes. Su súbito decline y su rápido camino hacia la extinción son señales de que algo drástico le está sucediendo a una clase entera de animales — es una crisis sin precedentes. Una gran preocupación es que los declines de las poblaciones de anfibios están sucediendo en áreas protegidas, que deberían ser hábitat prístino — por lo que las medidas tradicionales empleadas para conservar a las especies animales no aplican en el caso de los anfibios. Uno de los casos de alto perfil es el sapo dorado (Bufo periglenes), el que súbitamente desapareció de Monteverde en Costa Rica. Esto alertó a la comunidad científica sobre este fenómeno de decline enigmático y casos similares en otras áreas protegidas se están volviendo más frecuentes. Muchos expertos piensan que la enfermedad chytrid se está propagando en esas áreas y eliminando especies. Los anfibios están indicando claramente que algo está pasando en los ecosistemas y que éstos ya no son saludables.

Existe un número de características en los anfibios que los hace no sensibles a los cambios en el ambiente. Debido a su piel permeable, ellos son muy sensibles a sutiles cambios y son más susceptibles a las enfermedades. También, muchas especies ponen huevos sin cubiertas protectoras. Muchos anfibios viven tanto en hábitat terrestres como acuáticos y son afectados por la contaminación o por cambios en ambos ecosistemas.

Los anfibios son los primeros en desaparecer cuando el ecosistema no es saludable. Es posible que lo que estamos viendo con los anfibios se presente en otras clases. Muchos de los factores que afectan a los anfibios, como las enfermedades emergentes, podrían llegar a afectar también a los humanos.

P: ¿Porqué fue formado el Amphibian Action Fund?

Moore: Una vez que se reconoció la magnitud del decline de anfibios, fue convocada una Cumbre de Conservación de Anfibios en Washington D.C, en septiembre del 2005, por la UICN y por Conservación Internacional. La cumbre reunió a expertos de todo el mundo para desarrollar un amplio plan de acción en conservación de anfibios, con el fin de definir los pasos requeridos para detener su decline. Como respuesta, la Comisión de Sobrevivencia de Especies de UICN formó el Grupo de Especialistas en Anfibios para ejecutar el plan. Previamente existía el grupo de trabajo con poblaciones de anfibios en decline quienes apoyaban la investigación y creaban conciencia acerca de la crisis, pero fue comprendido que este grupo de trabajo no era suficiente para enfrentar la magnitud del problema — era requerido algo más amplio como el Grupo de Especialistas en Anfibios. Pronto pondremos a disposición un sitio Web en www.amphibians.org que tendrá más información acerca del grupo.

El plan cuenta con un presupuesto estimado de $400 millones, el cual busca extender el Amphibian Action Fund. También tenemos un programa de pequeñas donaciones por medio del Fondo de Alianzas para los Ecosistemas Críticos (CEPF, por sus siglas en inglés) que brinda financiamiento para la conservación de anfibios en el Norte y Sur de Mesoamérica, así como en Asia, en el Cáucaso y en las Montañas del Suroeste de China, y en África, en los bosques de Guinea del Oeste, en el Succulent Karoo, en las montañas del Arco del Este y en los bosques costeros. Colocamos un aviso para recibir propuestas en el FrogLog, un boletín bimestral publicado por el Grupo de Especialistas en Anfibios. También llevamos a cabo un abordaje proactivo de solicitudes y de trabajo con los aplicantes para desarrollar propuestas fuertes para proyectos de conservación de anfibios en esas regiones.

P: El sitio Web del CEPF dice que “el fondo da la más alta prioridad a proyectos de investigación, construcción de capacidades y acciones concretas de conservación que reversen el decline de especies endémicas amenazadas”. ¿Cuáles serían algunos ejemplos de esos planes concretos de investigación?

Moore: Estamos buscando protección formal y manejo mejorado de áreas de hábitat que ahora solo están protegidas en el papel. Financiaremos proyectos de construcción de capacidades para brindar capacitación en el manejo y en el desarrollo de la infraestructura requerida para llevar a cabo reproducción en cautiverio. Estamos también interesados en desarrollar la capacidad local para monitorear las poblaciones de anfibios — en muchos lugares no tenemos una idea de qué está sucediendo y existe mucha gente en el campo que con el conocimiento justo y la capacitación, puede proveer información muy útil y alertarnos cuando una población se encuentra de pronto en decline.

P: ¿Qué tipo de proyectos están visualizando en Mesoamérica?

Moore: Principalmente proyectos que se enfoquen en especies amenazadas y que se centren en un grupo taxonómico del cual conozcamos poco. Nosotros también buscamos financiar investigación en enfermedades o amenazas a los anfibios. También financiamos proyectos de conservación de hábitat si las propuestas indican cuáles anfibios están presentes en un área y cómo el proyecto los beneficiará.

P: ¿Cómo puede aplicar una organización para fondos?

Moore: Las partes interesadas deben enviarme un correo electrónico directamente. Estoy buscando activamente buenas propuestas y cuantas más propuestas reciba, mejor. Estamos revisando propuestas para Mesoamérica ahora. El monto típico es de $10.000.

P: ¿Están específicamente las áreas meta dentro de los puntos calientes o hotspots de Mesoamérica?

Moore: Estamos enfatizando en áreas que representan los últimos sitios remanentes para, al menos, una especie de anfibio identificada por la Allliance for Zero Extinction (Allianza para la Cero Extinción). Si ese sitio se pierde, entonces las especies se pierden. Conservación Internacional hizo equipo con la American Bird Conservancy con el fin de ayudar a la ONG ProAves a adquirir y proteger un sitio en Colombia que representa el último lugar remanente para cinco especies de anfibios y contiene un número de otras especies amenazadas. El sitio de 648 hectáreas, localizado en las montañas de Santa Marta, fue recientemente destacado por la Alliance for Zero Extinction como una prioridad global para la conservación y por lo tanto estamos evaluando la oportunidad de salvarlo de ser fragmentado en lotes para casas de veraneo. ProAves maneja ahora el sitio y está planeando desarrollar actividades de ecoturismo para asegurar la protección a largo plazo y el manejo de esa área.

P: ¿Cómo monitorearán el éxito del Fondo?

Moore: Tenemos una serie de metas a corto y largo plazo. Una es la conservación de anfibios y sus hábitats para prevenir la extinción. Monitorearemos esto al observar si las poblaciones viables de anfibios están siendo re-establecidas, o si las extinciones son prevenidas — si evitamos que las especies vayan a la extinción, entonces lo consideramos un éxito. También queremos ver que, dentro de los próximos 10 a 20 años, disminuya la categoría o el estado de amenaza de 500 especies de anfibios incluidos en la Lista Roja de la UICN. Otra meta es mejorar las prácticas de manejo de áreas protegidas que toman en cuenta a los anfibios. También queremos establecer más áreas protegidas, debido a que hay muchas especies amenazadas que viven fuera de estas.

En el corto plazo buscamos revertir el decline de especies amenazadas de anfibios y la implementación de medidas apropiadas a largo plazo para mantener esta reversión. Uno de nuestros indicadores es una tasa positiva de crecimiento de un 10 por ciento en la población de los anfibios amenazados dentro de cada una de las regiones donde el Amphibian Action Fund está financiando. Finalmente, queremos ver un tercio de los proyectos que financiamos convertirse en proyectos grandes y permanentes para llenar el actual vacío de estudios e información a largo plazo.

P: Ahorrar tanto tiempo como sea posible es crucial para la conservación de anfibios, ¿Cómo el fondo comparte las experiencias exitosas y sus resultados con aquellos a quienes otorga fondos?

Moore: Nosotros monitorearemos el número de publicaciones escritas por las organizaciones que recibirán nuestros fondos y las estimulamos a compartir sus resultados en FrogLog, que está en línea de forma gratuita y también disponible en www.amphibian.org. El sitio Web también mostrará informes de campo con el fin de compartir experiencias y conclusiones de los proyectos alrededor del mundo. También estimularemos grandemente a quienes les otorguemos los fondos a que suministren su información en el Global Amphibian Assessment (Evaluación Global de Anfibios), que es parte del Grupo de Especialistas en Anfibios. Mediante este sitio Web de evaluación, estaremos en capacidad de dar un seguimiento a lo que estos proyectos están encontrando y si están llenando vacíos existentes en información.

P: ¿Cuál piensa que podría ser un proyecto o estrategia promisoria de conservación de anfibios?

Moore: La protección de hábitat es probablemente la estrategia más importante porque para nueve de cada 10 especies amenazadas de anfibios, la pérdida de hábitat es la principal amenaza. Adicionalmente, estrategias como la reproducción en cautiverio son solo herramientas de conservación efectivas si se integran con medidas de conservación in situ para proteger el hábitat. Como dije, la protección de hábitat por si sola podría no ser suficiente para asegurar la sobrevivencia de los anfibios en un área particular, debido a que los anfibios pueden sucumbir ante amenazas como enfermedades y el cambio climático que no respetan los límites de las áreas protegidas. En estos casos se necesita adoptar otras herramientas junto a la protección del hábitat – como el establecimiento de colonias cautivas seguras, investigación sobre las causas del decline y formas de mitigar las amenazas, así como la construcción de la capacidad local para permitir el éxito a largo plazo de estas acciones.

Lea más sobre el Amphibian Action Fund en el Eco-Index.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s