Biólogos en México y EE.UU. colectan y comparten información en un esfuerzo binacional para proteger las aves migratorias de América

Cuando el clima fresco se desliza sobre el Hemisferio Norte, cientos de especies de aves alrededor del mundo fijan su vista hacia el sur. Las aves costeras, las canoras y aún los diminutos colibríes de los Estados Unidos y Canadá, toman los cielos desde septiembre y cerca de 250 especies vuelan, eventualmente, tan lejos como México, Centro y Sur América y el Caribe.

Muy pocas lograrán sobrevolar México sin parar. De hecho, cerca del 95% se detendrán, ya sea para descansar y reabastecerse allí antes de continuar su viaje o para permanecer en los bosques, humedales o en los kilómetros de línea costera de ese país. Estos hechos son conocidos para los ornitólogos; sin embargo, poco se sabe sobre cuáles son las áreas de tierras silvestres de México más importantes para estas aves y cuáles ecosistemas están más en riesgo debido a amenazas como el turismo, la tala y la expansión agrícola. En un proyecto llamado: “Uniendo las regiones claves de México y sitios de interés para la conservación de aves migratorias Neotropicales“, los biólogos de la Comisión Nacional de Biodiversidad de México, la Universidad Autónoma de México, la Iniciativa de Conservación de Aves de Norteamérica y el grupo conservacionista Pronatura Chiapas están colaborando con sus homólogos en el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell y la Sociedad Nacional Audubon para identificar las áreas críticas para la protección de las aves migratorias.

“Planeamos identificar hábitat críticos y especies de alta prioridad a lo largo de México y utilizar esta información para comprender mejor cuáles son sus necesidades de ser conservados en primer lugar”, explica Humberto Berlanga, coordinador del proyecto. “Esta información será divulgada tan pronto como sea posible”.

En la actualidad, 240 regiones que los conservacionistas llaman “Áreas de Importancia para las Aves” han sido identificadas en México, que abarcan las lagunas del Parque Nacional Chacahua, en el sur de México, donde cientos de miles de aves acuáticas se reúnen; los bosques secos de la Reserva Biológica Sian Ka’an y la Reserva de Biosfera Sierra de Manantlán, en el centro-oeste de México, un refugio para cientos de águilas migratorias, búhos y otras aves de caza. El equipo del proyecto está construyendo, diligentemente, una exhaustiva lista de especies de aves para cada sitio prioritario y reuniendo información de más de 200 científicos que han estado conduciendo investigaciones en esas áreas.

La segunda fase del proyecto inició en septiembre del 2006 y está enfocando la investigación sobre aquellas áreas donde las congregaciones de aves migratorias han sido identificadas y digitalizadas en los mapas disponibles en NatureServe, un sitio Web que brinda información biológica alrededor del mundo.

“Las listas necesitan ser precisas y actualizadas con el fin de identificar las áreas más importantes para la conservación de aves neotropicales, tanto en México como en los Estados Unidos”, afirma Berlanga. “Este proyecto está determinando cuáles especies están en peligro, cuáles sitios son vitales para ciertas especies y las áreas donde las especies se agrupan y por qué motivo.

La información ayudará a definir estrategias de conservación como el establecimiento de nuevas áreas protegidas y de servidumbres de conservación, que protegen tierras silvestres de propiedad privada, programas de educación ambiental y opciones económicas que pueden reducir o mitigar el impacto de la agricultura y las cosechas.

El sur de México es particularmente crítico para las aves migratorias debido a que es donde el país se torna más estrecho y forma una especie de embudo. Con el fin de permanecer en tierra, las aves convergen y cada bosque o área de humedal es vitalmente importante para su sobrevivencia. Si las aves migratorias no pueden detenerse o permanecer en un ecosistema que les brinde alimento, agua o refugio, probablemente perecerán.

En el estado mexicano sureño de Chiapas, los biólogos de Pronatura Chiapas están participando en el proyecto al estudiar aves migratorias en la Reserva de Biosfera El Triunfo, uno de los pocos bosques nubosos remanentes en el país. Esta reserva de más de 119.380 ha constituye un hábitat importante para especies de aves endémicas y amenazadas. Claudia Macías, de Pronatura, explica que el proyecto se ha extendido a la Planicie Costera del Pacífico, la Cordillera Madre de Chiapas, los bosques secos de la Depresión Central, un área cercana al límite con Guatemala, y las montañas en el norte y este de Chiapas, las cuales albergan largos parches de bosque de pino-encino.

“Nuestro objetivo último es contar con un plan de conservación para ecosistemas amenazados que representen hábitat críticos para la conservación de aves migratorias y otras especies de flora y fauna”, señala Macías.

Pronatura Chiapas también está estableciendo alianzas con organizaciones locales, regionales e internacionales para asegurar la conservación de hábitat en peligro, como es el caso de los bosques de pino-encino, que se encuentran desde México a Nicaragua, y que son hábitat de invierno críticos para aves migratorias como el altamente amenazado chipe mejilla dorada (Dendroica chrysoparia). Esta ave anida únicamente en la parte central del Estado de Texas, en los Estados Unidos, y migra en el invierno hacia el sur de México, Guatemala y Honduras.

Berlanga anticipa que para finales del 2007 toda la información colectada sobre las especies de aves migratorias será ampliamente accesible en sitios Web, bases de datos, mapas digitales, libros y discos compactos. Más importante aún, él espera que toda la información será usada por científicos y tomadores de decisión para ayudar a asegurar que los cielos en las Américas se llenen, dos veces al año, con las alas y cantos de las aves migratorias.

Contactos: Humberto Berlanga, Mexico, tel +52-55/5528-9176, fax +52-55/5528-9185, hberlang@xolo.conabio.gob.mx, www.conabio.gob.mx, http://conabioweb.conabio.gob.mx/aicas/doctos/aicas.html. Claudia Macías, Pronatura Chiapas, tel/fax +52-961/611-3893, cmacias@pronatura-chiapas.org, www.pronatura-chiapas.org

Más Sobre Este Proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s