Matthew Johnson, profesor, Universidad Estatal Humboldt

Entrevista realizada por Melissa Krenke, para Rainforest Alliance (Alianza para Bosques)

“La meta es documentar los servicios ecológicos de las aves y convertir esos servicios en dólares. Si los agricultores producen cinco cajas más de café con la presencia de aves, significa que hay un valor monetario que se les puede asignar”.

Foto por Matthew JohnsonEl Parque Nacional Blue y John Crow Mountains es la extensión más grande remanente de bosque intacto de hoja ancha en Jamaica, extendiéndose 79.665 hectáreas. Los bosques del parque cuentan con uno de los más altos grados de endemismo y diversidad de especies en el Caribe, y son hogar para aproximadamente 150 especies de aves, residentes y migratorias. La más grande amenaza al parque es la deforestación, en buena parte debido a la producción de café. El café Blue Mountain es conocido por ser uno de los cafés más finos del mundo y por obtener algunos de los precios más altos en el mercado global, por lo que — para este caso — el promover el cultivo de café sostenible para mercados de nicho o “verdes” es difícil.

Matthew Johnson, profesor de vida silvestre en la Universidad Estatal Humboldt, en California, está trabajando para determinar los servicios ecológicos, como es el caso del control de pestes, que las aves pueden brindar a los agricultores de café y estimularlos así a que planten más árboles en sus fincas e incrementen el hábitat de aves residentes y migratorias en el Parque Nacional Blue y John Crow Mountains y en su zona de amortiguamiento.

Pregunta: El café que crece bajo la sombra de árboles brinda un importante hábitat para las aves en muchos países neotropicales. ¿Por qué el cultivo del café en Jamaica no es bajo sombra?

Johnson: Mientras que el café es considerado una valiosa herramienta de conservación en muchas regiones del Neotrópico, constituye la principal amenaza al Parque Nacional Blue y John Crow Mountains. El parque es uno de los más amenazados del mundo y está incluido en el programa de Parques en Peligro de The Nature Conservancy. Mucho del café que crece en la zona de amortiguamiento del parque no está bajo ningún tipo de dosel de árboles.

Foto por Matthew JohnsonEl café Blue Mountain es uno de los cafés de primera calidad del mundo y — se puede vender por más de $80 dólares la libra. Tradicionalmente se obtiene un precio ligeramente mayor para el café que crece bajo la sombra, considerándose por ello como un producto sostenible. Esto no aplica en las Blue Mountains debido a que los agricultores ya están vendiendo su café por un alto precio.

P: Entonces ¿cómo estimula a los agricultures de café a adaptar prácticas de conservación en sus fincas?

Johnson: Nos estamos enfocando en el beneficio potencial de las aves en esas fincas de café y lo unimos a prácticas de conservación que atraen a las aves con beneficios económicos derivados de ello. Los agricultores en Jamaica están gastando mucho dinero para tratar de controlar las pestes de insectos que dañan sus cultivos. En Jamaica, así como en otros sitios a lo largo de América Latina, las dos principales pestes de insectos de café son la broca del café (Hypothenemus hampei) y una oruga llamada la minadora de hojas (Leucoptera coffeella). Nos estamos enfocando en el abejón que produce la broca — si las aves que comen insectos depredan sobre esas pestes, beneficiarán a los agricultores que querrán manejar sus fincas para atraer aves y recibir control de enfermedades gratis. Por supuesto, una buena forma de atraer aves es plantar árboles de sombra para hábitat, los cuales también brindarían una zona de amortiguamiento a lo largo de los límites del parque.

P: ¿Cómo están midiendo la depredación de aves sobre esas pestes?

Johnson: Estamos realizando experimentos de encierro, que siguen los estándares en investigación ecológica, son llamados así debido a que “excluyen” las aves. En noviembre del 2005 colocamos 35 encierros alrededor de un número de arbustos de café para mantener a las aves fuera de las plantas. Monitoreamos la cantidad de insectos dentro y fuera de los encierros, así como las tasas de infestación de granos de café y los rendimientos del café vendible. Si las aves están controlando esas pestes, encontraríamos más insectos dentro de los encierros que fuera.

P: ¿Qué sugieren los resultados a la fecha?

Johnson: Estamos todavía recolectando datos, pero nuestros resultados preliminares muestran claramente que la infestación por broca es más alta con la ausencia de aves. En el otoño del 2005 realizamos un pequeño estudio guía donde simulamos un brote causado por insectos en fincas de café al colectar diferentes especies de orugas que no comen plantas de café. Reunimos cientos de esas orugas, las colocamos dentro y fuera de los encierros y luego monitoreamos constantemente cuán rápido desaparecían debido a la depredación por aves en un periodo de 24 horas. Encontramos que las orugas fueron comidas dos veces más rápido fuera de los encierros, con la presencia de aves esas orugas desaparecieron casi inmediatamente. Esto nos dio un interesante resultado guía que muestra que las aves no solo pueden eliminar pestes crónicas del café, sino que si existe una plaga adicional en fincas diversificadas, las aves pueden también ayudar al control.

P: ¿Cómo están convirtiendo su información en beneficios económicos para los agricultores?

Johnson: La meta es documentar los servicios ecológicos de las aves y convertir dichos servicios en dólares. Si los agricultores producen cinco cajas más de café con la presencia de aves, significa que hay un valor en dólares que se les puede asignar. Estamos todavía trabajando en los detalles, pero vamos a cuantificar algunas variables — una es el rendimiento de la cosecha con la presencia o ausencia de aves, y la segunda es la proporción de ese rendimiento que es vendible con la presencia o ausencia de aves. La diferencia entre las dos representa el incremento en la cantidad de cultivo vendible con la presencia de aves.

P: ¿Están las autoridades del área protegida involucradas en este proyecto?

Johnson: Estamos trabajando con ellas tan cercanamente como podemos. Así como sucede con muchos parques en los trópicos, ellos no tienen suficiente dinero ni personal. Realmente ellos son un grupo de muchachos muy trabajadores y han sido muy cooperadores.

P: Como los agricultores están respondiendo a su investigación y resultados?

Johnson: En general, los agricultores cooperan bien. Alguna de su resistencia a plantar árboles para generar sombra es debido a que ellos piensan que puede estimular el brote de hongos como el ojo de gallo y el mal de hierro (Mycena citricolor y Cercospora coffeicola), favorecido por que se encuentran a una alta elevación y en una región muy húmeda. Para investigar esta especulación, vamos a realizar algunas investigaciones para determinar si esos hongos están claramente relacionados con la cantidad de sombra presente.

Luego de que finalicemos la colecta de nuestros datos empíricos, nos enfocaremos en el análisis y divulgación de resultados. Vamos a organizar talleres educativos de difusión en el verano del 2007 en los que reuniremos a todos los actores- los agricultores, personal de agencias de gobierno y biólogos, para facilitar una discusión acerca de los pros y los contras de árboles con sombra y para tratar de empezar a cambiar efectivamente en el terreno.

Visite el perfil de este proyecto, disponible en la base de datos del Eco-Index.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s