Vecinos del Parque Nacional Chirripó, en Costa Rica, Apoyan Tanto a la Conservación como las Restricciones para los Turistas

A través de un cuidadoso control de turistas y el involucramiento de las comunidades locales, los funcionarios de las áreas protegidas en Costa Rica están protegiendo el hermoso y muy visitado Parque Nacional Chirripó, que no sólo alberga la montaña más alta de Costa Rica, con 3820 metros, sino también la mayor superficie de páramo centroamericano y ecosistemas únicos como lagos glaciales que datan de 25.000 años.

Ilustración por Allan Núñez ("Nano") En un esfuerzo por minimizar los impactos de los visitantes – entre 6.000 y 6.500 que recorrían más de 14 km hasta la cumbre del Chirripó cada año – los funcionarios del parque empezaron a permitir el ascenso a solamente 5.100 personas. Este número se basa en los estudios de capacidad de carga. A la vez, para mitigar cualquier pérdida de ingresos y mejorar la relación no siempre cordial entre las áreas protegidas y las comunidades locales, se diversifican los servicios turísticos y atractivos del área protegida y de la zona.

De acuerdo con el biólogo Adrián Arias, director del parque, el impacto del turismo es la amenaza más fuerte que sufre el área protegida luego de los incendios forestales, por lo que se han tomado otras medidas como la restricción a 40 turistas por noche en la parte alta, la prohibición del uso de caballos para subir las pertenencias de los turistas y el cierre del parque al menos un mes al año para las labores de mantenimiento y para que la vida silvestre pueda moverse libremente en la parte alta. Entre la fauna del Chirripó se encuentran especies amenazadas como el saíno (Tayassu pecari), el jaguar (Felis onca), la danta (Tapirus bairdii) y el quetzal (Pharomachrus mocinno).

Pese a estas restricciones, según señala Arias, la iniciativa de disminuir los impactos del turismo en el parque diversificando los atractivos y servicios turísticos, busca beneficiar aún más a los 1.500 habitantes de las poblaciones de Canaán, Herradura y San Gerardo de Rivas. Tradicionalmente ellos se dedicaban a la agricultura y a la ganadería de leche, pero en épocas recientes han ingresado en la actividad turística, empujada por la existencia del parque.

El Programa de Pequeñas Donaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha otorgado US$20.000 a la Asociación Ecológica Amigos del Chirripó (ASEACHI) que permitirá la habilitación de un albergue en Llano Bonito, a medio camino de la parte alta, con el fin de mejorar la distribución de la carga turística del parque. También se le dará mantenimiento al sendero principal y se construirá en Llano Bonito un sendero interpretado denominado: “Los Sonidos de la Naturaleza”. Asimismo, se capacitará y se gestionarán licencias oficiales de guías de turismo para los miembros de la Asociación de Arrieros, Guías y Porteadores de la comunidad de San Gerardo de Rivas, que trabajan guiando los turistas hasta la parte alta del parque y trasladando sus pertenencias.

Fundada en 1998, ASEACHI es una organización sin fines de lucro dedicada a contribuir con las necesidades básicas de información y apoyo logístico a los visitantes al parque Chirripó. Prestan servicios con los que se incrementan los ingresos al parque y contribuyen a su sostenibilidad. Los miembros de la organización también animan a los vecinos a involucrarse en proyectos que puedan beneficiarlos, además de preservar la biodiversidad del parque.

De acuerdo con Arias, en estos momentos el albergue de Llano Bonito es sólo un lugar de paso, con servicios mínimos para los turistas. “La idea es contar con un sitio interpretado para mover un turismo especializado, principalmente ornitólogos, debido a la gran cantidad de aves que allí existen y promover la visita de un día al lugar, para que el turismo que lo visita se hospede en las comunidades locales”.

Al ser limitado el número de visitantes al parque, Arias espera que los caminantes enérgicos que lleguen hasta la cima “sean turistas que se preocupen por poner un grano de arena y no del tipo al que no le interesa aportar a la conservación de estos lugares”.

Trabajando en conjunto con ASEACHI las comunidades promocionarán sus atractivos turísticos, como cataratas cristalinas, museos con piezas arqueológicas, aguas termales terapéuticas y actividades como cabalgatas y las tradiciones locales, como la molienda de caña de azúcar. Los albergues rústicos de montaña, que habitualmente han usado los visitantes que suben al Chirripó, probablemente tengan mayor demanda gracias a los esfuerzos de promoción.

Rafael Elizondo, artesano y presidente de la Asociación de Desarrollo de la Comunidad de San Gerardo de Rivas, aplaude la iniciativa de Llano Bonito porque le permitirá al “visitante mantenerse en el entorno del parque disfrutando de los quetzales y de tanta vida que hay en ese lugar”.

Elizondo resalta la importancia que tiene la diversificación de actividades turísticas ante la restricción en el número de visitantes a la parte alta del parque Chirripó. “El turismo es el principal sostén y el futuro de esta zona, abandonada tradicionalmente por el gobierno y golpeada por la caída en los precios de los productos agrícolas”.

El turista más codiciado es el nacional, que visita el parque en grupos familiares o de empresas y es de un alto poder adquisitivo. Según manifiesta Elizondo, cuyos hijos son propietarios de un albergue en San Gerardo de Rivas, “el turista nacional se ha ido percatando de que Costa Rica es un paraíso”. Tanto es así, que un aspecto interesante de esta área protegida, según sus funcionarios, es que no presenta temporadas altas o bajas de turismo, sino que el flujo es constante todo el año, de ahí la importancia de regular la cantidad de visitantes y ofrecerles diferentes opciones.

Aún sin estar listas las mejoras en Llano Bonito, las restricciones ya brindan beneficios económicos a los pobladores locales. La prohibición de emplear caballos para subir los enseres de los turistas ha incrementado la demanda de porteadores. De acuerdo con Arias, sólo en el mes de enero del 2005 estos realizaron 210 viajes a un promedio de US$23 cada uno.

Para luchar contra la principal amenaza del parque – los incendios – los pobladores también se están capacitando como bomberos forestales ad honorem. Arias señala que ésta es una forma en la que ellos pueden retribuir el trabajo que el área protegida les brinda. También tienen el compromiso de ayudar a sacar toda la basura generada por la visitación al parque.

Los estudios han demostrado que los costarricenses sí pueden beneficiarse de tener un parque en sus patios. El Centro Internacional de Política Económica de la Universidad Nacional de Costa Rica y el Instituto Nacional de Biodiversidad finalizaron una investigación sobre el aporte de los parques nacionales y reservas biológicas al desarrollo económico y social en el país. Según sus datos, las comunidades vecinas de Chirripó se vieron beneficiadas en el 2002 con un ingreso aproximado de US$22.000 gracias a la existencia, conservación y visitación de este parque nacional.

Por ejemplo, sólo en San Gerardo de Rivas existen por lo menos 9 actividades que generan ingresos gracias al turismo: verdulería local, abastecedores, pesca de truchas, aguas termales, porteadores, guías, servicio de cocineras, alquiler de implementos para pernoctar en el albergue y la carrera hasta la cumbre del Chirripó, competencia que se realiza anualmente.

–Katiana Murillo

Contactos en Costa Rica: Adrián Arias, director Parque Nacional Chirripó, tel +506/770-9136, 397-1567 aarias@ice.ac.cr.  Rafael Elizondo, presidente, Asociación de Desarrollo de San Gerardo de Rivas, tel +506/390-4194.

Más sobre este proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s