Sexo Seguro para los Meros de Belice, Gracias a la Protección de Sus Sitios de Desove

Los peces de arrecife del Caribe, tales como el mero negro (Mycteroperca bonaci) y la sama (Lutjanus analis) pasan una gran parte de sus vidas al acecho en cuevas, esperando pacientemente, en soledad, la llegada de su próxima comida. Pero unas pocas veces al año se reúnen en grupos de miles a desovar, cuando machos y hembras nadan en formaciones como remolinos donde liberan sus huevos y esperma en el mar en un acto de deleite sincronizado.

Estos rituales biológicos que vienen desde la historia del tiempo, tienen lugar en sitios específicos, en épocas específicas – usualmente en la cercanía de la época de la luna llena, en determinados meses – y son reconocidos en el folklore de los pescadores caribeños. Pero la explotación desenfrenada amenaza todos los sitios de desove de la región donde algunos ya han sido explotados hasta borrarlos del mapa.

Un ejemplo es el sitio de desove del mero de Nassau (Epinephelus striatus), en la zona sur de Belice, donde docenas de botes acostumbraban encontrarse durante el desove. En este sitio, en las décadas de 1950 y 60, los pescadores capturaron hasta 200 toneladas de peces por año, pero cuando en el 2003 los biólogos bucearon en el sitio donde debería haberse producido este desove masivo, encontraron sólo unos pocos meros.

Para poder prevenir que tal desastre ecológico se repita en otros sitios de desove, dos grupos conservacionistas de origen estadounidense -The Nature Conservancy (TNC) y Wildlife Conservation Society (WCS) – están trabajando con ONG locales y agencias de gobierno con el fin de identificar, priorizar, proteger y manejar de manera sostenible todos los sitios de desove de peces a lo largo del Arrecife del Caribe Mesoamericano, que se extiende a lo largo de las costas orientales de México, Guatemala, Belice y Honduras.

Según el biólogo marino Will Heyman, Belice cuenta con 17 sitios donde se presentan desoves en grupo, o los SPAG, por su nombre en inglés. Estos sitios distribuidos a lo largo del sistema del arrecife, serían difíciles de detectar en cualquier otro momento, fuera de la época de desove, pero Heyman han notado que comparten características comunes: todos están en el lado del océano de los promontorios del arrecife, donde convergen las corrientes. Heyman, que hizo las primeras investigaciones sobre SPAG en Belice como principal investigador marino de TNC, ha usado imágenes satelitales para encontrar varios sitios de SPAG, previamente desconocidos.

Hace ya varios años y como resultado de las investigaciones llevadas a cabo por Heyman en los sitios de SPAG de Belice, el colega de investigaciones de WCS Enric Sala, otros biólogos y los grupos ambientalistas comenzaron a pedir la protección de estos sitios. En el 2001 se formó una coalición de siete organizaciones llamada el Grupo de Trabajo de SPAG de Belice, que recopiló información sobre los sitos y provee las bases para que se los proteja. Sus esfuerzos concertados fueron extremadamente exitosos, llevando al país a firmar un decreto en el 2002, que prohíbe la pesca en 11 sitios de SPAG del país. Debido a que dos sitios de SPAG ya estaban siendo protegidos, la nueva regulación llevó los sitios protegidos en Belice a un total de 13.

“Siento que estamos teniendo grandes avances, pero ahora hay que ver si estos cierres realmente están funcionando”, dice Janet Gibson, directora del programa de Belice de WCS y secretaria del Grupo de Trabajo de SPAG. Gibson, quien recibió el Premio Ambiental Goldman, en 1990, por su papel en la creación de la Reserva Marina Hol Chan, explica que las prioridades del Grupo de Trabajo son coordinar el monitoreo de todos los sitios SPAG que sea posible, recopilando información, educando al público y mejorando la conservación.

Los esfuerzos de monitoreo están concentrados en el mero de Nassau, que ha sufrido la mayor sobre-pesca durante el siglo pasado. Los SPAG del mero de Nassau han sido sobre-explotados en todo el Caribe. Varios sitios de SPAG del mero de Nassau en Belice fueron casi exterminados hace años, pero media docena sobrevivieron, aunque con cifras relativamente bajas.

“Algunos sitios están más saludables que otros, pero aún los que se encuentran en mejores condiciones son sólo una sombra de lo que fueron en el pasado” se ñala Gibson.

La investigación sobre los SPAG es financiada por la Fundación Oak, la Fundación Summit y la Agencia para el Desarrollo Internacional. Gracias al apoyo de la Fundación Summit, la investigación de WCS descubrió información perturbadora en el Arrecife Glover en Belice. El biólogo Enric Sala, estima que en una época unos 15.000 meros de Nassau desovaban en este atolón afuera de la barrera de coral. Pero el año pasado, los investigadores sólo pudieron contar 1.700 meros de Nassau en el sitio durante la temporada de desove entre diciembre y febrero. Sala estima que durante el 2001, la pesca en el sitio fue a un nivel tal que lo habría arrasado para el año 2013, una predicción estadística que fue clave para que el Ministro de Pesca de Belice tomara la decisión de proteger los sitios SPAPG del país.

La investigación de Sala ha incluido el marcaje de peces para seguirlos hasta donde van después del desove, de manera de poder estimar mejor la cantidad que es capturada por los pescadores a los largo de un año. El encontró que al menos el 88% de los meros que desovan en el Arrecife Glover regresan año tras año.

Will Heyman, que ha observado los sitios SPAG en todo el Caribe, ha conducido la mayor parte de su investigación en Gladden Spit, un sitio de SPAG en el sureste de la barrera de coral de Belice. Él comenzó a darse cuenta de las congregaciones de desove por medio de las entrevistas con los pescadores que llevó a cabo como parte de su trabajo para TNC. Le dijeron que había sitios donde, en determinadas épocas del año, los pescadores podían llenar sus botes con peces en cuestión de horas. Pero no se dio cuenta de la magnitud del fenómeno biológico hasta que el pescador Eloy Cuevas, lo llevó a bucear a Gladden Spit en un día de luna llena en mayo de 1998. Heyman buceó sólo poco después del atardecer de ese día y lo que observó cambió su carrera – entre 15.000 y 20.000 pargos cuberos (Lutjanus cyanopterus), de 10 a 20 kilogramos cada uno, nadando en una columna en espiral de 30 metros de altura, mientras masivos tiburones ballenas pasaban por encima regodeándose en las nubes de huevas.

“Salí del agua estupefacto”, recuerda el biólogo “e inmediatamente comencé a buscar fondos para investigación y alerta sobre la importancia de proteger estos sitios”.

Amigos de la Naturaleza, un grupo conservacionista local, co-administra y monitorea Gladden Spit, con el apoyo de TNC. En diciembre pasado, completaron un monitoreo continuo por 24 meses, durante los cuales los buzos visitarán el sitio una vez cada tres días. Otras siete organizaciones están monitoreando sitios de SPAG durante los meses de desove, brindando la información básica necesaria para entenderlos mejor y evaluar la efectividad de las medidas actuales de protección.

Los miembros del Grupo de Trabajo colaboraron para desarrollar el protocolo de monitoreo de SPAG, de manera de asegurar uniformidad de datos y apoyar la capacitación de quienes efectúan el monitoreo. TNC ha publicado los protocolos en inglés y español y también ha desarrollado la base de datos. Al usar el Sistema de Información Geográfico , TNC ha identificado 36 sitios potenciales de SPAG a lo largo de la porción mexicana del Arrecife del Caribe Mesoamericano y está trabajando con dos grupos locales para desarrollar el potencial de monitoreo.

Aunque en Belice el monitoreo de SPAG se ha reforzado de manera continua, su conservación aun es un reto. La información de los últimos cuatro años de WCS, muestra una disminución de un conteo estimado de 3.100 meros de Nassau desovando en la temporada del 2000 a 1.700 en el 2004. Aunque esto no significa necesariamente que casi la mitad de los peces que desovaron en el 2000 han sido matados, podría ser que así fuera. Los miembros del Grupo de Trabajo de SPAG están preocupados porque la pesca con arpón está causando una gran pérdida en la población de meros y la organización está promoviendo la prohibición de la pesca con arpón en las áreas marinas protegidas del país.

Es un reto el patrullaje de los sitios de SPAG — muchos de los cuales se encuentra alejados en los cayos donde, a menudo, el mar es bravo. La mayoría de los sitios están únicamente bajo la jurisdicción del Departamento de Pesca de Belice, el que de acuerdo con muchos observadores, cuenta con poco personal y fondos para operar. En el Arrecife Glover, WCS brinda la comida, las casas y una variedad de apoyo logístico para los guardas pesqueros, mientras los investigadores de WCS aumentan su habilidad de patrullar el área; otros sitios SPAG reciben mucha menos vigilancia.

Gibson explica que el Arrecife Glover tiene menos problemas con los pescadores de Guatemala y Honduras que las áreas protegidas más al sur, pero continúa sufriendo presiones significativas por parte de los pescadores del norte de Belice y de las comunidades las cercanas a la costa. WCS trabaja con los residentes de los cayos y las aldeas costeras para que respeten la prohibición de pescar en el sitio SPAG, sin embargo han encontrado indicadores de que la pesca continua en el sitio. Los esfuerzos de educación y extensión de WCS han incluido producir afiches y un comercial de televisión para informar a la gente de Belice sobre la importancia de proteger los sitios SPAG.

Una estrategia importante de WCS, TNC y sus grupos asociados ha sido involucrar a los pescadores locales en el monitorio y la protección, lo que les brinda un ingreso alternativo y los educa sobre la conservación. En 2002, Heyman organizó dos cursos de monitoreo de SPAG para pescadores de Belice y varios países del Caribe. Cada pescador pasó una semana en el campamento de Arrecife Lighthouse. Heyman recuerda que cada noche los participantes se sentaban en un círculo y hablaban sobre lo que habían aprendido ese día y cómo aplicarlo a sus vidas. Aunque algunos pescadores de Belice dijeron que aún hay muchos peces en el mar, y no existe una necesidad de cerrar los sitios de pesca, los participantes de sitios tales como St. Croix, donde han disminuido casi completamente los inventarios de peces, exhortan a que los beliceños protejan sus recursos, antes de que sea demasiado tarde.

Maya Gorréz, la especialista de conservación de TNC en Belice ha capacitado y trabajado con varios pescadores en el monitoreo de sitios SPAG. Está de acuerdo con lo esencial que es involucrar a los pescadores de anzuelo en la investigación y dice “los pescadores que se han involucrado en el monitoreo se han convertido en campeones de la conservación en sus comunidades”.

Eloy Cuevas es uno de esos campeones, quien llevó a Will Heyman por primera vez a Gladden Spit en 1998. Desde entonces, se ha involucrado más y más con la investigación que se lleva a cabo. Como la mayoría de sus vecinos en las comunidades costeras de Monkey River, ha estado pescando y cazando desde su juventud. Pero ahora trabaja en turismo e investigación y está educando a la gente joven de su comunidad para que haga lo mismo.
“Acostumbraba pescar intensamente en Gladden. Acostumbraba pescar allí noche y día” cuenta Cuevas, agregando que la pesca en Belice ya no es lo que era antes “si continuamos usando esos sitios como lo hemos hecho hasta hace poco, en 50 años no tendremos nada”.

Actualmente, la mayor parte de los ingresos de Cuevas provienen de guiar a pescadores de pesca con mosca y a otros turistas, pero dice que el trabajo que más disfruta es el monitoreo de SPAG y otras investigaciones marinas, que ha llevado a cabo para TNC y la Universidad de Carolina del Sur.

Aunque la situación continúa siendo difícil y los esfuerzos por proteger los sitios SPAG son relativamente nuevos, hay indicadores de que estos sitios se pueden recuperar. Gibson indica que en el Cayo Gloria, un sitio SPAG en el que en la década de 1960 los pescadores capturaban hasta dos toneladas de peces al día, en el 2001 los buceadores contaron solamente 21 meros de Nassau. Durante la última temporada de desove, los biólogos contaron 1000 meros en Cayo Gloria, un indicador de que la protección y la educación pueden llevar a la recuperación de los sitios de desove.

–David Dudenhoefer

Contactos en Belice: Nestor Windevoxhel, TNC, #4 St. Charles Street, King’s Park, Belize City, tel +501/223-1747, fax +501/223-1715, nwindevoxhel@tnc.org, Maya Gorrez, mgorrez@tnc.org, www.nature.org. Will Heyman, heymanwill@yahoo.com, Janet Gibson,WCS, PO Box 282, Belize City, jgibson@wcs.org

Obtenga más información sobre el trabajo de TNC para proteger los SPAG en el Eco-Index

Conozca más sobre el trabajo de WCS para proteger los SPAG de Belice en el Eco-Index

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s