Científicos y Buzos Unen Fuerzas para Buscar una Solución al Problema Feo que Amenaza el Arrecife de Coral en el Yucatán

Los viajeros inundan las playas de Quintana Roo, en México, en un número que bate récords y como resultado se obtiene el enorme incremento en las aguas residuales. Estás no son sólo debido a los visitantes, sino también a la gente que se ha mudado al estado con el fin de obtener trabajos bien remunerados en la industria turística.

Quintana Roo, ubicado en la Península de Yucatán, recibe actualmente 4 millones de visitantes por año y el gobierno pronostica que su número se incrementará en 11 millones para el año 2025. Por cada turista que visita el área, hay tres mexicanos trabajando en o que dependen de la industria turística, lo cual significa que la población costera podría crecer en 33 millones para los próximos 21 años, convirtiendo a esta región en una de las áreas de más rápido crecimiento en toda América Latina. Pese a que a los grandes centros turísticos les es exigido por ley tratar sus propias aguas servidas, muchas de las comunidades residenciales no cuentan con plantas de tratamiento; las plantas existentes presentan problemas debido a que algunas de ellas inyectan el desecho tratado en profundos pozos que contaminan el sistema de ríos subterráneos de la península.

“Pienso que estamos asentados en una bomba de tiempo”, afirma Charles Shaw, Director Científico del Centro Ecológico Akumal (CEA). Akumal está ubicado en el corazón de la Riviera Maya: el tramo de costa de 140 kilómetros entre Cancún y Tulum, que constituye el sitio de más alto crecimiento de la región. El número de habitaciones de hotel construidas a lo largo de la Riviera Maya, durante los pasados siete años, equivale a lo construido en Cancún durante el pasado cuarto de siglo y está programada la construcción de más de 15.000 habitaciones durante los próximos cinco años.

Shaw, un profesor de geología retirado, que ha invertido varios años en promover alternativas a los inadecuados sistemas de tratamiento de aguas residuales actuales, explica que la hidrología inusual de la región, que comprende más de 500 kilómetros de ríos subterráneos y una mesa de agua poco profunda a lo largo de la costa, hace que los métodos existentes de abordar las aguas servidas, entre los cuales se incluye el ignorar el problema completamente, sean peligrosos para la gente y la vida marina. Él subraya que la planta de tratamiento de aguas servidas para Playa del Carmen – el principal destino turístico de la Riviera Maya – puede soportar sólo una porción de los desechos de la ciudad, mientras la mayoría de los demás pueblos del área carecen de plantas de tratamiento.

Con fondos de la Fundación Summit y de la Fundación Community, CEA ha lanzado una campaña educativa y está investigando alternativas prácticas al actual statu quo de manejo de aguas servidas y desechos sólidos. La Fundación Summit ha apoyado, también, el trabajo del Centro de Investigación del Sistema de Acuíferos de Quintana Roo (CINDAQ), que está mapeando los sistemas de aguas subterráneas, probando su calidad de agua y tratando de determinar las fuentes de contaminación.

“Todos vivimos en una plataforma de piedra caliza muy frágil y debajo de nosotros existe un sistema de ríos subterráneos que fluye hacia el arrecife”, señala el fundador y director de CINDAQ, Sam Meacham, quien vive en Playa del Carmen. Él explica que la falta de conciencia sobre de la existencia del sistema de ríos y su rol vital en el abastecimiento de agua potable para los residentes de Quintana Roo, le resta esfuerzos a la protección del agua subterránea. CINDAQ, que fue fundada por buzos de cavernas experimentados, está explorando y mapeando diligentemente los sistemas de cavernas y documentando el impacto humano sobre ellos.

Agrega que mucha de la gente que vive en Quintana Roo proviene de otras partes de México y tienen poco conocimiento sobre el medio ambiente local. Él realiza presentaciones sobre el trabajo de CINDAQ a un gran número de audiencias y está diseñando kioscos educativos para algunas de las caletas- intrincadas cavernas donde los ríos subterráneos fluyen al mar – que han sido desarrolladas como atracciones turísticas.

El trabajo primordial de CINDAQ es explorar y mapear el sistema de cavernas inundables del área, que conectan cientos de grandes pozos naturales, mediante los cuales el agua de lluvia que cae en el interior de la Península de Yucatán fluye al mar. Los buzos de CINDAQ han mapeado más de 15 kilómetros de cavernas no exploradas, llamadas cenotes, en el Sistema de Ox Bel Ha, que incluyen la caverna inundada más grande del mundo. Entre sus descubrimientos están seis posibles sitios arqueológicos y paleontológicos – uno de los cuales contiene los vestigios de lo que se piensa es un Gomphothere, un pariente prehistórico del elefante. En un cenote aproximadamente 7 kilómetros tierra adentro, ellos encontraron un tarpón, una especie de pesca deportiva, que ejemplifica la conectividad de los ríos subterráneos con el mar.

CINDAQ trabaja con una red de hidrólogos, arqueólogos, biólogos y otros expertos que se benefician de la exploración de cavernas y analizan la información que colectan. Los buzos fotografían los sitios prehistóricos y recogen muestras para su posterior análisis. “Actuamos como sus ojos y manos”, afirma el buzo de CINDAQ Steve Bogaerts. “Les damos visión de rayos X, pero depende de la comunidad científica darle sentido a lo que encontramos”.

Al tiempo que Bogaerts chequea su equipo para una inmersión en un río submarino que fluye hacia el mar en Tres Ríos, al norte de Playa del Carmen, explica que el buceo de cavernas es muy intensivo en equipo, que ellos cargan respaldos para todo y frecuentemente dejan tanques a lo largo de la ruta con dos tercios de su aire en ellos, a fin de respirar en el camino de vuelta. Debido a que las burbujas de su aire golpean los sedimentos del techo de algunas de las cavernas, la visibilidad puede ser extremamente baja en su ruta hacia el exterior, por lo que siempre colocan una línea con marcas direccionales para guiarse hacia fuera de la caverna. “Es un ambiente extraño”, afirma. “No posees el lujo de salir a la superficie por aire. Por lo que si algo sale mal, tienes que ser capaz de resolverlo donde quiera que estés”.

Las cavernas de la Península de Yucatán son el hogar para aproximadamente 38 especies de peces y crustáceos y contiene cámaras que semejan catedrales con estalactitas y estalagmitas formadas durante la era de hielo, cuando una baja en el nivel del mar las dejó altas y secas. Meacham estima que los buzos de CINDAQ han mapeado cerca del 25% de las cavernas inundadas a lo largo de la Riviera Maya, donde un sistema de ríos subterráneos conecta cerca de 100 cenotes entre sí y con el mar. Durante el 2005 los buzos del grupo están concentrando sus esfuerzos en el Sistema de Cavernas Ponderosa, cerca del hotel de Puerto Aventuras, donde ellos planean poner en marcha un sistema de monitoreo de la calidad del agua.

Las muestras de agua colectadas durante una inmersión exploratoria en ese sistema de cavernas presentó materia fecal, lo que Meacham sospecha provino del hotel cercano. Las exploraciones de cavernas favorecerán la meta de CINDAQ de documentar el impacto del desarrollo turístico en los sistemas de ríos subterráneos. Meacham y Bogaerts encontraron, de hecho, un impacto muy tangible de la industria, cuando detectaron que los constructores de un centro turístico en proceso perforaron una caverna subterránea con una columna de cemento.

Akumal es una de las áreas más populares de la Riviera Maya y donde el CEA ha enfocado la mayoría de su trabajo. Las propiedades frente al mar de Akumal están dominadas por casas de veraneo y desarrollos de tiempo compartido, mientras que la tierra al norte está destinada a centros turísticos masivos. Al oeste está la comunidad del pueblo de Akumal, que se está expandiendo rápidamente para albergar a los trabajadores de los mega-hoteles cercanos. El gobierno japonés financió la reciente construcción de una planta de tratamiento para Akumal, pero los hogares todavía tienen que ser conectados a ésta, por lo que la comunidad continúa confiando en tanques sépticos y en sanitarios de hueco fuera de las casas.

El CEA planea crear un Centro de Manejo Integrado de Desechos en una cantera abandonada al norte del pueblo de Akumal, una vez que el gobierno les dé permiso para hacerlo. El director ejecutivo del CEA, Paul Sánchez, lamenta que la cantera esté siendo utilizada actualmente como un basurero ilegal, donde los camiones que bombean los tanques sépticos descargan los vertidos.

El CEA promueve el uso de inodoros orgánicos (que utilizan poca o ninguna agua y que están conectados a un tanque en el cual el material de desecho es descompuesto por bacterias aeróbicas) y la creación de humedales como alternativas a tanques sépticos, que son inadecuados para el área debido a su mesa de agua poco profunda. El CEA espera usar la cantera para educar a la gente sobre la importancia de reciclar, tema en el que la organización ha invertido años promoviéndolo en las comunidades y hoteles del área. Sánchez explica que cambiar la forma en que se manejan las aguas servidas y los desechos sólidos es importante pero desalentadora. Él manifiesta que los gobiernos locales continúan enviando toda su basura a botaderos de cielo abierto, algunos de los cuales están justo al lado de cenotes. También cita ejemplos de camiones que bombean los vertidos de los tanques sépticos en los cenotes.

El impacto de las aguas servidas en el Arrecife del Caribe Mesoamericano es difícil de documentar debido a la rápida disolución del vertido costero. Sin embargo, Eric Jordan, un experto en corales de la Universidad Nacional Autónoma de México, indica que las aguas de la región naturalmente contiene una baja concentración de nutrientes, por lo que un ligero incremento en el contenido de nutrientes podría causar un impacto en su balance natural.

“El tratamiento de aguas servidas es más complicado en esta región debido a que la idea no es simplemente remover la bacteria patógena, meta del tratamiento de aguas servidas tradicional, sino también remover los nutrientes”, señala y agrega que en el arrecife, en años recientes, ha habido un incremento de muertes causadas por bacterias. Mientras que el fenómeno ha sido vinculado a las altas temperaturas del agua asociadas con el calentamiento global, Jordan sospecha que la contaminación también juega un rol en el problema. “El efecto que la contaminación tiene en el arrecife es mucho más grave que si un barco o un huracán los impactara”, enfatiza.

Sánchez informa que la gente en la región está hablando finalmente sobre temas de tratamiento de desechos desde que Cancún recientemente agotara la capacidad de su botadero de basura sin contar con un plan alternativo de qué hacer con sus desechos. “Pocos años atrás, el manejo de los desechos no era siquiera un tema en esta región”, recuerda. “Ahora está en los titulares todo el tiempo”.

Para mantener el problema de las aguas servidas en agenda, el CEA es miembro del subcomité para el manejo de los desechos de la Municipalidad de Solidaridad, que incluye Tulum y Playa del Carmen. También está mejorando su laboratorio y registrándolo con el gobierno mexicano, por lo que el grupo puede trabajar con los buzos de CINDAQ para cuantificar la contaminación del sistema de cavernas y las aguas costeras.

–David Dudenhoefer

Contactos: Centro Ecológico Akumal, Apartado Postal 2, Akumal, Quintana Roo, Mexico 77760, tel-fax +52-984-875-9095, info@ceakumal.org, www.ceakumal.org. Sam Meacham, makachik@webtelmex.net.mx.

Más sobre este proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s