Participación Comunitaria y Agricultura y Forestal Sostenibles Contribuyen a Conservar los Bosques Nubosos de Chiapas

Los bosques nubosos son sinónimo de agua, ya que la captan, la absorben y contribuyen a mantener las fuentes del líquido que benefician a las comunidades aledañas. Esto sucede en Chiapas: el segundo estado de mayor diversidad biológica de México, pero, paradójicamente, el primero en pobreza. La falta de opciones de empleo ha provocado que los residentes -60% de ellos viven en zonas rurales – corten más del 50% de sus bosques nubosos. Como resultado, una de las fuentes principales de agua pura de Chiapas está en peligro.

Con el objetivo de ofrecer a la población opciones que beneficien tanto a la gente como a la naturaleza, el grupo ambiental Pronatura Chiapas lleva a cabo – desde hace 9 años – un proyecto de conservación del bosque nuboso en las tierras altas de Chiapas.

De acuerdo con Romeo Domínguez, director de Pronatura Chiapas, todo inició gracias a una reserva que adquirió la organización en la parte alta de las montañas de San Cristóbal de Las Casas, donde estudios científicos revelaron la presencia de una gran biodiversidad, principalmente de aves, bromelias y anfibios. Los biólogos de Pronatura identificaron 13 fragmentos de bosque de niebla en el norte de Chiapas, que albergan a las poblaciones de quetzales más norteñas de América. Además del quetzal, la presencia de pequeños parches en las partes altas de las montañas ha favorecido el desarrollo de especies propias de esos microclimas, como la ardilla voladora ( Glaucomys volans ), orquídeas, bromelias y helechos arborescentes. Anualmente estos bosques son usados por cientos de aves del norte del continente como puntos de descanso durante la migración o como áreas para pasar los meses del invierno. Este archipiélago de vegetación posteriormente fue considerado por su fragilidad y biodiversidad como parte del Corredor Biológico Mesoamericano.

Conforme la organización empezó a crecer, realizó un diagnóstico sobre los bosques nubosos en el Estado de Chiapas y definió una estrategia para la conservación y el manejo de estos bosques. Pronatura se propuso conciliar los intereses de conservación con las necesidades de los residentes, de ahí que, señala Domínguez, su objetivo se centra en “la gente que tiene como prioridad la tierra”. Con ellos realizan inicialmente un diagnóstico del estado de los recursos naturales y posteriormente un plan de lo que la comunidad desea hacer. “La aproximación es con la gente y para la gente, buscando como resultado el manejo de los recursos y, en consecuencia, la conservación de estos”, explica.

Por eso es que en el equipo de Pronatura han participado desde agrónomos, forestales y biólogos, hasta sociólogos y médicos. Incluso, los profesionales en ciencias naturales reciben una capacitación que los prepara en aspectos sociales para el trato con las comunidades.

En este trabajo la diversificación productiva ha sido clave, ya que las actividades incluyen: el manejo forestal sostenible y el aprovechamiento de recursos no maderables del bosque, con un valor agregado -mediante el desarrollo de pequeñas industrias forestales, artesanales y de carpintería. Otras alternativas incluyen la producción de café bajo la sombra de árboles nativos, para establecer una zona de amortiguamiento alrededor de los bosques nubosos y la conservación de tierras privadas empleando formas legales como servidumbres ecológicas, contratos de usufructo, fideicomisos y acuerdos de conservación comunales o ejidales.

El tipo de actividad responde al interés de las comunidades y se complementa con intercambios a otras regiones del país con el fin de aprender de otras experiencias. “Es más difícil para un técnico ir a una comunidad y decir lo que se debe hacer, que si la gente ve el ejemplo de lo que está funcionando y cómo lo manejan o desarrollan otros campesinos como ellos”, sostiene Domínguez.

Añade: “cuando se acompaña a la gente en el proceso de reflexión sobre cuál es el valor de los recursos naturales, como el agua, bosque y tierra, la gente lo capta inmediatamente y a partir de ello empieza a desarrollar sus propias estrategias de manejo de recursos y de conservación.

Hasta la fecha, la organización mantiene una reserva de bosque nuboso que abarca un total de 135 ha, la cual siempre ha permanecido abierta al público,y donde se promueven actividades de investigación y de educación ambiental con las comunidades. El proyecto ha trabajado con cinco municipalidades en la región norte de Chiapas y aproximadamente con 2500 personas.

El Ejido de Coapilla es una de las comunidades donde los residentes han transformado su forma de ganar una vida, con la asesoría de Pronatura Chiapas. El ejido posee 6300 hectáreas, de las cuales 2300, son bosques y 950, se encuentran en aprovechamiento. También desarrollan agricultura de cultivos básicos como hortalizas, maíz y frijoles.

Como parte del trabajo conjunto entre Pronatura y el ejido, los productores – gradualmente — están, gradualmente, dejando de trabajar con químicos y herbicidas y ahora desarrollan una agricultura completamente natural en sistemas agroforestales. “Somos concientes de que estamos recuperando nuestros suelos, que se estaban perdiendo y les estamos sacando más provecho porque producen mejor”, señala Concepción Culebro, Comisariado Ejidal de Coapilla.

De acuerdo con Culebro, el ejido está conciente de que es importante cuidar la naturaleza y aprovecharla de una forma sostenible y racional para que el recurso no se agote y pueda durar de por vida. También han mejorado la calidad del producto y han entrado a negociar de forma directa la madera, lo cual los beneficia y motiva aún más. Antes vendían la madera en pie; venía un industrial y se llevaba lo mejor. Pero ahora “las cosas han cambiado para la gente y la naturaleza”, según el comisariado.

Miembros del ejido han tenido también la oportunidad de conocer experiencias de manejo sostenible de los recursos naturales en otros estados de México, lo cual, según manifiesta Culebro, “fortalece mucho al grupo, ya que no es lo mismo conocer las experiencias de otros compañeros que estar encerrados en nuestra comunidad”.

Él l valora mucho la capacitación que los habitantes del municipio han recibido. “Con esto, estamos asegurando nuestras tierras para las próximas generaciones que vendrán — nuestros hijos y nietos”.

Según Romeo Domínguez, “para hacer conservación hay que tratar con la gente que es usuaria de los recursos naturales, que los maneja y vive directamente de ellos; si no nos preocupamos por entender sus intereses y necesidades, no hay manera”.

Uno de los principales logros del trabajo con las comunidades, según explica Domínguez, , es que se demuestra que el bosque nuboso se puede manejar en forma sostenible, sin provocar un impacto negativo. En algunos casos ha habido un impacto profundo en la manera cómo la comunidad ve su riqueza y mantiene su capital, incluyendo a los jóvenes, a los que se les ofrece oportunidades de trabajo dentro de la misma comunidad, en vez de estimularlos a emigrar hacia los Estados Unidos.

Uno de los retos futuros de la organización es promover que los múltiples servicios ambientales que proveen los bosques nubosos, entre ellos el agua, contribuyan económicamente y de forma importante, a la conservación de estos ecosistemas: “Chiapas es el principal productor de energía de México a través de hidroeléctricas. El mantener estos bosques tiene mucho que ver con el suministro de energía y muchos otros servicios”, señala.

Pronatura Chiapas, trabaja actualmente en distintas regiones de Chiapas y Oaxaca y en tres reservas de la biosfera, apoyando los esfuerzos para la conservación del bosque de niebla. El proyecto “Conservación del bosque nuboso en las tierras altas de Chiapas” ha recibido apoyo de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional, el Gobierno de México, el Estado de Chiapas, la Fundación Ford, la Fundación Inter-American y la Fundación Overbrook.

–Katiana Murillo

Contactos en México: Romeo Domínguez, Director General Pronatura Chiapas, 219, C.P. 29200, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, tel/fax +52-967/678-5717, Romeo@pronatura-chiapas.org

http://www.pronatura-chiapas.org

Concepción Culebro, Comisariado, Ejidal de Coapilla, Chiapas, tel +52-919/673-5030.

Más sobre este proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s