Un Cuidadoso Conteo en las Naciones Sudamericanas Protegerá a las Aves Acuáticas y a los Humedales Amenazados

Existe un grupo de especies con el poder de unir a América del Sur en un esfuerzo común. Muchas de éstas son características del continente americano y algunas, como el chorlo rojizo ( Calidris canutus ), se desplazan miles de kilómetros desde la tundra de Norteamérica hasta la Tierra del Fuego, para compartir, con las poblaciones locales del sur, los numerosos beneficios que brindan los humedales costeros.

Las aves son el punto de partida de un esfuerzo realizado por nueve países de la región para generar información científica para la toma de decisiones que permita proteger importantes ecosistemas de humedal y especies únicas o migratorias. El Programa de Monitoreo de Aves Acuáticas del Neotrópico, iniciativa de Wetlands International con el apoyo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y del Servicio de Vida Silvestre de Canadá, reanudó este año el censo de aves acuáticas en América del Sur luego de alrededor de nueve años de escasez de datos para toda la región. Participan en el programa Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.

Para Daniel Blanco, coordinador del programa en Sudamérica, “las aves son una forma de conexión entre la gente y los humedales, además de que funcionan como indicadoras de la salud del humedal”. Según Blanco, si se nota que la cantidad de aves disminuye, probablemente esté indicando que el humedal está entrando en un proceso de degradación y se puede llamar la atención para que se investigue y se tomen medidas.

En cada uno de los nueve países existe un coordinador que determina los sitios prioritarios para el conteo y recluta a los voluntarios en todo el país. Éstos van desde estudiantes y ornitólogos, hasta personal de las ONG y amantes de las aves con conocimiento e interés en estas especies. En total, han participado más de 750 voluntarios de toda América del Sur. De esta forma, afirma Blanco, las comunidades locales se involucran en el esfuerzo. En cada país se recolecta información, que no está disponible, sobre las poblaciones de aves acuáticas y los sitios importantes para la conservación. Esta labor se lleva a cabo en los meses en que las aves se encuentran más quietas; es decir, cuando no están migrando o son difíciles de observar. En febrero se efectuó el primer censo del 2004, con un conteo total de más de 33.000 individuos en toda la región. En julio se realiza el segundo censo.

El objetivo, de acuerdo con Blanco, ha sido retomar el censo a partir del 2004 como una herramienta de generación de información científica que permita tomar decisiones acertadas en conservación, como podría ser el establecimiento de humedales de importancia internacional, llamados sitios Ramsar, la creación de nuevas áreas protegidas o el establecimiento de medidas para la protección de especies en peligro o raras, así como sus hábitats. Existen actualmente 59 humedales de importancia internacional en los países participantes en el censo, según datos de la Convención Ramsar.

Como las aves no conocen fronteras, un esfuerzo en gran parte de Sudamérica permitirá tomar medidas integradas y más eficaces para la protección de ecosistemas y aves migratorias. Muchas de éstas, como la becasa de mar ( Limosa haemastica ), una especie poco común que una vez fue muy cazada en América del Norte y del Sur, podrían desaparecer si sus hábitats no son protegidos en los dos continentes. La gente amenaza los humedales con la contaminación, la alteración de su régimen hídrico, la destrucción para obras de infraestructura y la agricultura. En peligro están sitios de gran importancia o potencial turístico y humedales que brindan a las poblaciones locales beneficios como el suministro de agua, la protección contra huracanes e inundaciones y la obtención de productos naturales como peces, semillas y fibras.

Algunos países de la región como Argentina, Chile y Uruguay, poseen datos del censo de aves desde hace más de diez años. De acuerdo con Luis Espinosa, coordinador del censo en Chile, la información recopilada durante ese lapso ha permitido conocer mejor el tipo de aves que frecuentan los ambientes de las zonas central y sur: su abundancia, distribución y la situación en que se encuentran las poblaciones. Chile cuenta con ocho sitios Ramsar, que suman más de 100.000 ha. El reto, afirma Espinosa, es lograr que esta valiosa información sea empleada por las autoridades.

Los censos en Uruguay, según señala su coordinador Francisco Rilla, han constituido una herramienta útil para la conservación de los ecosistemas de humedal en el país. Un ejemplo son los Esteros de Farrapos – humedales de agua dulce vinculados a la cuenca de los ríos Uruguay, Paraná y Paraguay – sitio que está a punto de ser declarado humedal de importancia internacional, en gran parte gracias a esta información. El país cuenta en la actualidad con un sitio Ramsar: Bañados del Este y la Franja Costera, que ostenta también la categoría de Reserva de la Biosfera y está ubicado en la zona sureste de la frontera con Brasil y posee dos de las cuencas hidrográficas más grandes de Uruguay.
De acuerdo con Rilla, gracias al programa de los censos de aves acuáticas, las comunidades locales están obteniendo una mayor conciencia sobre la importancia de los humedales y su conservación. Señala: “en la medida en que apoyemos con información valedera los conteos de aves acuáticas a largo plazo, las medidas van a ser más eficientes y se podrá identificar cuáles poblaciones declinan o están en aumento, unido a otros problemas como el cambio climático global o la destrucción del hábitat”.

Además, Rilla enfatiza que muchos de los humedales en Uruguay, como sucede en el resto de Sudamérica, son sitios interesantes y ricos en biodiversidad, con gran potencial para el ecoturismo, una actividad que cobra cada vez más importancia como alternativa económica a las actividades agrícolas.

— Katiana Murillo

Contactos: Daniel Blanco, coordinador regional del Censo Neotropical de Aves Acuáticas, 25 de Mayo 758 10 I (1002), Buenos Aires, Argentina, tel +54-11/4312- 0932, dblanco@.wamani.apc.org ; Manuel Nores, coordinador nacional en Argentina mnores@com.uncor.edu ; Susan Davis, coordinadora nacional en Bolivia, sedavis@141.com ; Joao Menegheti, coordinador nacional en Brasil, meneghet@vortex.ufrgs.br ; Luis Espinosa, coordinador nacional en Chile, tel +56/ 65- 232-517, legpvar@hotmail.com ; Fernando Castillos, coordinador nacional en Colombia, calidris@telsat.com.co ; Sandra Loor-Vela, coordinadora nacional en Ecuador, cecia_de@vio.satnet.net ; Rob Clay, coordinador nacional en Paraguay, rob@guyra.org.py ; Víctor Pulido, coordinador nacional en Perú, wetperu@amauta.rcp.net.pe ; Francisco Rilla, coordinador nacional en Uruguay, tel +59-

82/481-11-21pico@internet.com.uy

www.ducks.org/conservation/latinamerica_activities.asp

Más sobre este proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s