Nuevo Mapa que Define los Territorios Indígenas de Centroamérica Revela una Afinidad entre las Tierras Nativas y las Áreas con Bosque

Durante siglos, exploradores y cartógrafos han elaborado miles de mapas de México y América Central, pero casi ninguno reveló los límites de las tierras, o de las comunidades, de los residentes originales de la región. En febrero, como resultado de una alianza entre el programa Tierras Nativas y la Sociedad National Geographic de los EE.UU., y también con el trabajo y el apoyo de organizaciones indígenas y de investigadores, se publicó un mapa aclarando que debería ser una herramienta poderosa, no solo para la causa de los derechos indígenas sino también para la conservación de la biodiversidad.

Ilustración por Allan Núñez ("Nano")En éste aparecen, por primera vez, pueblos que no eran tomados en cuenta en los mapas de sus respectivos países, como los nahoa y los texiguat, en Honduras, y los matagalpa, nahua, sutiaba, nicarao y chorotega, en el Pacífico de Nicaragua. Además, el mapa muestra la distribución de los recursos forestales y marinos de la región, que se extienden desde el sur de México hasta Panamá. El resultado de poner el mapa de recursos naturales, sobre las ubicaciones de las comunidades indígenas, aclara algo que los conservacionistas han reconocido durante mucho tiempo: existe una fuerte correlación entre las tierras indígenas y áreas de bastante biodiversidad.

De acuerdo con Amílcar Castañeda, coordinador del Centro de Tierras Nativas, un programa del Environmental Law Institute de los EEUU; uno de los principales objetivos del mapa es el reconocimiento de los pueblos indígenas y la legalización de sus territorios. “Los indígenas no tienen acceso a la participación. No hay políticas específicas y si las hay, se imponen porque no nacen de sus necesidades”, afirma Castañeda.

El mapa, impreso en la edición en español del mes de febrero de la Revista National Geographic para Centroamérica y México, así como también en la revista WorldWatch, es la continuación de un primer mapa lanzado en 1992. Sin embargo, la nueva versión no tiene las limitaciones de información y de acceso a los pueblos indígenas, producto de la situación de guerra en el sur de México y en gran parte de Centroamérica durante en los años 80s y principios de los 90s.

Para el mapa del 2003 un grupo de coordinadores, incluyendo a investigadores indígenas en cada uno de los 8 países, recopiló información geográfica, biológica y cultural no solo para el mapa regional, sino también para la edición de mapas nacionales con mayor nivel de detalle, y que saldrán a la luz a lo largo de este año. La información de los mapas nacionales está basada en la consulta a expertos en diferentes ramas, instituciones y organizaciones no gubernamentales nacionales y regionales, pescadores y comunidades y líderes indígenas.

Castañeda enfatiza que en los indígenas había un gran deseo de colaborar: “la necesidad de ser visibles”.

Luis Tenorio fue el geógrafo asesor del proyecto y líder del equipo de Costa Rica, quien participó, además, en la elaboración del primer mapa. Señala que el mapa del 2003 es el primero desde del sur de México hasta Panamá que muestra los recursos marinos, su uso tradicional y la dependencia por parte de los pueblos indígenas. Señala que, asimismo, es el primer mapa desarrollado en conjunto con los pueblos indígenas de la región y que, por lo tanto, “muestra su visión y realidad, incluyendo los nombres de los poblados en su propia lengua”.

Tenorio resalta cómo a lo largo de Mesoamérica se da una coincidencia entre la ubicación de los pueblos indígenas y los bosques y que, pese a eso, proyectos de biodiversidad y de acceso a los recursos casi nunca contemplan la consulta a los pueblos indígenas. “Muchas veces los megaproyectos del tipo hidroeléctrico, minero, de construcción de carreteras y oleoductos coinciden con las áreas de los territorios indígenas y a éstos no se les toma en cuenta”.

El problema se agrava, según manifiesta Tenorio, cuando los derechos de los indígenas no se hacen valer por estar fuera de los territorios reconocidos por el Estado. Incluso hay indígenas que migran de un país a otro, continuando una tradición de muchos siglos que nunca reconoció las fronteras establecidas por los colonos hispánicos. Por ejemplo, los miskitos de Nicaragua migran a Costa Rica y terminan en áreas marginales.

Afirma Tenorio que “a las comunidades indígenas les ayuda a tener una mayor conciencia de lo que poseen, para utilizarlo mejor y para participar en la toma de decisiones”.

Un gran parte de la información para el nuevo mapa tiene origen de fotografías satélites, que ayuda en determinar cuáles áreas en Mesoamérica están en mayor riesgo de deforestación, incluso con una visión a través del tiempo, y al unir diferentes tipos de información como áreas de bosques, áreas de pobreza y ubicación de pueblos indígenas, es posible definir políticas a futuro en diferentes áreas. “La frontera agrícola se agotó y lo que queda son las áreas protegidas y los territorios indígenas”, sostiene Castañeda.

Próximo paso para los coordinadores de Tierras Nativas para México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador es la producción de un Mapa Maya, también en colaboración con la National Geographic Society. Este mapa mostrará la cobertura forestal, las áreas de uso indígena, los ecosistemas marinos y los principales sitios arqueológicos en los cinco países.

De acuerdo con Tierras Nativas, en la última década, la mayor parte de los pueblos indígenas en Mesoamérica – que incluye 23% de la población de la región — ha asumido el tema de tierras, ha formado organizaciones para presionar a sus gobiernos y ha montado campañas para legalizar sus territorios. Para ayudarles en su lucha por sobrevivir en países que les han ignorado durante años, tienen nuevos mapas que pueden ayudarles en reclamar su custodia sobres los recursos naturales que son tan amenazados como sus propias culturas y tradiciones.

— Katiana Murillo

Contactos en Costa Rica:

Amílcar Castañeda
Tierras Nativas
Apdo 50-2400
San José
tel 506/250-2596
fax 506/219-7483
www.nativelands.org
acastane@racsa.co.cr

Luis Tenorio
geógrafo consultor
tel 506/241-3967
luista@yahoo.com

Lea más sobre el proyecto de la Red de Ecoturismo en el Eco-Index:
www.eco-index.org/search/resultss.cfm?ProjectID=442

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s