Entre Minería y Agroforestería Sostenible en Área de Alta Biodiversidad de Bolivia

El Valle del Río Tipuani es uno de los sitios con mayor biodiversidad y especies únicas de la Cordillera Nororiental de Bolivia; sin embargo, es también la zona boliviana más importante para la minería de oro, el cual se extrae a través de minas abiertas y subterráneas. La consecuencia es significativa: los bosques cercanos están convertidos en pastizales y en áreas deterioradas sin vegetación, ni suelos fértiles. La situación se agrava debido a que las minas subterráneas, o socavones, requieren del uso constante de madera.

Ilustración por Allan Núñez ('Nano')Este fue el motivo que llevó a la organización local Asociación Boliviana para la Conservación (TROPICO), a desarrollar un proyecto que busca la recuperación de suelos degradados, la reforestación con especies nativas y la puesta en marcha de actividades agroforestales que ofrezcan una opción más de aprovechamiento a las comunidades mineras.

“Normalmente se piensa que la minería de oro impacta al medioambiente por la utilización del mercurio, pero en esta zona casi no se usa. El problema serio es la deforestación”, afirma Robert Müller, coordinador del proyecto.

El proyecto inició hace ocho meses con el financiamiento del Fondo de Alianzas para los Ecosistemas Críticos (CEPF, por sus siglas en inglés) y desarrolla, en su primer año, una iniciativa piloto con la comunidad minera de San Juanito-Rinconada. A partir del segundo año la iniciativa proyecta extender las experiencias generadas a todo el Valle del Tipuani, así como a otras zonas mineras.

“No queremos acabar con la minería. Nuestro objetivo es lograr que las comunidades saquen la madera de las plantaciones y trabajen con un concepto de sostenibilidad a largo plazo”, sostiene Müller. Esto “no es fácil, tomando en cuenta que los mineros son personas acostumbradas a gastar lo que ganan rápidamente”.

La mayoría de las comunidades surgieron, precisamente, de campamentos mineros y llegaron a tener muchos recursos. Sin embargo, ahora se enfrentan a la realidad de que el oro que queda, es cada vez más difícil de extraer. Además, la región sufre las consecuencias de los derrumbes e inundaciones causadas por la deforestación y la erosión.

Es por eso que el proyecto busca un manejo sostenible de los recursos forestales, con el fin de aprovechar el bosque de manera que siga creciendo en el futuro. TROPICO también pretende motivar a los mineros y a sus hijos mediante la educación ambiental. Ya se realizaron concursos de pintura y obras de títeres sobre temas ambientales. Este último con la participación de 400 estudiantes. También se realizó una campaña con afiches contra las quemas de bosques y pastizales.

“El proyecto nos ha abierto los ojos y estamos muy agradecidos. A largo plazo la reforestación es útil para la minería y también estamos volviendo a la agricultura”, señala René Machaca, Presidente de la comunidad La Rinconada. Añade que los habitantes ahora han comprendido las ventajas de aprovechar la tierra sin quemas y con una visión a largo plazo.

Machaca, junto con TROPICO y las 400 personas que conforman su comunidad, trabaja actualmente en el desarrollo de un vivero de 30.000 plántulas, o plantas recién germinadas; en la reforestación de 15 hectáreas con 40 diferentes especies, en su mayoría aprovechables; en la reforestación y recuperación de la fertilidad de una mina abandonada; y, en el desarrollo de sistemas agroforestales.

“La minería es como la lotería; pero con la agricultura de productos como cítricos, bananos, arroz, yuca y plátano, va a haber una mejora”, señala Machaca, quien reconoce que la situación económica que vive la comunidad es difícil.

El proyecto también contribuye a fortalecer el Corredor Biológico Vilcabamba-Amboró, de gran importancia por constituir un nexo entre el Parque Nacional Cotapata, al sur, y el Área Natural de Manejo Integrado Apolobamba, al norte. El corredor alberga bosques montanos y submontanos que van desde la montaña Vilcabamba, en Perú, hasta el Parque Nacional Amboró, en Bolivia. Forma parte, asimismo, de la región de los Andes Tropicales que, según la organización Conservación Internacional, es una de las 25 áreas del planeta con mayor riqueza natural y especies de flora y fauna endémicas; es decir, propias del lugar y que no existen en otros sitios, como es el caso de la orquídea Masdevallia setipes.

Los Andes Tropicales abarcan más de 75 millones de hectáreas, donde se encuentra el 46 por ciento de la biodiversidad del mundo, y comprenden las zonas andinas de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Contactos:

Robert Müller
Asociación Boliviana para la Conservación
Casilla 11250
La Paz, Bolivia
tel +591-2/243-5905
fax +591-2/243-5027
tropico@acelerate.com o robemule@yahoo.com

Más sobre este proyecto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s