Oscar Brenes, Oficial de Agua y Capacitación de Fondo Mundial para la Naturaleza, Centroamérica y a Oscar Núñez, Coordinar del Proyecto de Fondo de Agua de Sierra de Las Minas

Entrevista realizada por Katiana MurilloNuria Bolaños, para Rainforest Alliance (Alianza para Bosques)

“La clave para negociar con empresas son los estudios preliminares que ya tenemos: las cuencas que están siendo deforestadas se están quedando sin agua mientras que la cuencas que mantenemos con bosque conservan el líquido.” — Oscar Núñez

Foto por Defensores de la Naturaleza.El Fondo del Agua de la Reserva de Biosfera de las Minas, impulsado por la organización Defensores de la Naturaleza, de Guatemala, con el apoyo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Centroamérica es un mecanismo novedoso mediante el cual se busca establecer un pago justo por el recurso agua, el cual ha sido tradicionalmente utilizado por los diferentes actores de la región de forma prácticamente gratuita. Es por eso que Defensores y WWF están trabajando actualmente en la conformación de un fideicomiso y en el desarrollo de un sistema confiable de distribución del agua que permita invertir las tarifas de los usuarios en la conservación de cuencas, la puesta en marcha del pago de servicios ambientales a los propietarios de tierras ubicadas en la zona núcleo de la reserva, así como la protección de bosques proveedores de agua y el impulso a actividades amigables con el ambiente.

La reserva posee el 70 por ciento de toda la biodiversidad reportada para Guatemala. De su zona núcleo nacen 63 ríos que abastecen de agua dulce a 13 municipios de 5 departamentos de Guatemala. En su totalidad se benefician del agua 500 comunidades (un total de 300.000 personas), proyectos hidroeléctricos, de irrigación y embotelladoras de agua como la Coca Cola, Licorera Zacapaneca y Agua Gallo.

De cómo el proyecto busca constituirse en un modelo de pago por servicios ambientales hablamos con Oscar Núñez, Coordinador del proyecto y Oscar Brenes, Oficial de Agua y Capacitación de WWF Centroamérica.

Pregunta: ¿En qué consiste el proyecto de Fondo del Agua para Sierra de las Minas?

Brenes: El Fondo del Agua es un fideicomiso que va a permitir la conservación del recurso agua. El fondo se ha diseñado y está en una etapa de búsqueda de financiamiento de parte de empresas hidroeléctricas, embotelladoras que trabajan cerca de Sierra de las Minas y usuarios que consumen agua potable. Allí entran en escena también las municipalidades, las industrias y toda la sociedad en conjunto.

Núñez: El proyecto nació como una inquietud de valorar más los servicios ambientales en Sierra de Las Minas. Mucha de la campaña de educación ambiental de Defensores de la Naturaleza en más de seis años fue en torno al agua. La idea del fondo es ver cómo a través de este recurso logramos transmitir el mensaje de que hay que valorarla y conservar también los bosques. El fondo se concibe como un mecanismo técnico y financiero que permitirá que todos los actores y usuarios locales comiencen a valorar el agua y a pagar a mediano plazo por el uso de la misma.

Photo by Defensores de la Naturaleza.Nos están ayudando el WWF The Nature Conservancy. La idea que tenemos es que de lo que dé cada uno de los usuarios, el 70 u 80 porcentaje de esos fondos se invierta en su misma cuenca hidrográfica (actividades de conservación, control de incendios, etc). El 20 porcentaje restante sería para actividades complementarias como educación ambiental y el mismo manejo financiero del fideicomiso.

P: ¿Cómo se está negociando con las empresas?

Brenes: La Reserva de la Biosfera pertenece a cinco departamentos y principalmente en el departamento de Zacapa se ha trabajado con las municipalidades tratando de involucrarlas. Se han hecho talleres, reuniones y otros eventos para irlas convenciendo de la importancia de conservar estas áreas. A las empresas se les ha invitado a los talleres y de hecho se han realizado visitas específicas para tratar de conseguir algunos fondos.

Núñez: Se trabaja por cuenca y en lograr acuerdos por cuenca. Las municipalidades están muy abiertas también porque tradicionalmente han conseguido financiamiento para tratamiento de aguas, pero ninguna inversión para el mantenimiento de fuentes de agua.

P: ¿Qué beneficio ven las empresas con su participación tomando en cuenta que ellas obtenían el recurso agua prácticamente gratis?

Brenes: Las empresas pueden contribuir a toda una nueva cultura del agua, pero también garantizándose la fuente del recurso que ellos mismos están utilizando, tanto en cantidad y como en calidad. Se les garantiza el suministro de agua en el futuro.

Núñez: Desde el inicio las empresas lo han visto como una inversión hacia la materia prima y de hecho así es cómo nosotros lo estamos vendiendo. Otro aspecto es que el fondo del agua lo estamos pensando como un fideicomiso privado y transparente. Va a haber una Junta Directiva con un representante de cada uno de los usuarios — de la asociación de hidroeléctricas, de los alcaldes, de las industrias, de las comunidades, de los sistemas de riego, del Estado — y la organización Defensores de la Naturaleza va a fungir como secretaría.

La clave para negociar con empresas son los estudios preliminares que ya tenemos: las cuencas que están siendo deforestadas se están quedando sin agua mientras que las cuencas que mantenemos con bosque conservan el líquido.

P: ¿Se han establecido convenios?

Photo by by Defensores de la Naturaleza.by Brenes: Sí, con la Asociación de Usuarios de Riego, con las empresas hidroeléctricas y se está en conversaciones con las industrias embotelladoras que están en la zona. En estos momentos se está en proceso de negociación con los diferentes usuarios a fin de alimentar el fideicomiso.

Núñez: En el orden de trabajo primero hemos establecido convenios con las hidroeléctricas. Mediante estos se estipula que cuando el fondo del agua esté funcionando ellos trasladarán el mecanismo de pago hacia el fondo. Ahorita estamos trabajando con ellos únicamente a través de planes de trabajo anuales que ellos financian para atender aspectos como incendios, reforestación y conservación de suelos. La idea es que en el futuro aporten un porcentaje sobre su valoración energética. Tenemos también contacto directo con los inversionistas de estos proyectos en Canadá y Estados Unidos.

Aparte de las hidroeléctricas tenemos algunos convenios con las industrias. Ya tienen interés en trabajar con nosotros la Coca Cola, la Pepsi Cola y los sistemas de riego industrial. Se les presentó también el proyecto a los alcaldes, principalmente a los que están del lado sur de Sierra de las Minas. Vamos a empezar a trabajar con ellos a nivel de diagnóstico: ver cómo están sus fuentes de agua, de dónde vienen, cómo cuidarlas, cómo está su distribución y en el mediano plazo estudiar cómo está su normativa para ver si la podemos mejorar. Foto por Defensores de la Naturaleza.

P: ¿Cómo se determina el monto con el que las empresas deben contribuir?

Brenes: Hay diferentes métodos de valoración. Se han realizado algunos estudios que determinan un valor — por ejemplo, el uso del agua para las empresas hidroeléctricas. Son valores estimados, se va tener que hacer una negociación y llegar a un precio. Guatemala no tiene una normativa en cuanto al pago de servicios ambientales, sino que se tiene que llegar a una negociación con las empresas.

Núñez: Ahora estamos en los estudios de valoración. No hemos querido hablar de tarifas sino que ha sido más que todo un proceso voluntario. Vamos a tratar de sacar una normativa local y esa podría evolucionar a alguna Ley de Aguas en Sierra de Las Minas.

Este año se ha trabajado en planes de trabajo conjunto, como el convenio con la Hidroeléctrica Río Hondo, donde lo que estamos haciendo es como sacar una foto de la cuenca y trazar indicadores de cómo vamos a monitorearla a largo plazo. Ese es el plan de trabajo: sacar la línea de base de todos los indicadores en aspectos forestales, de vegetación, de fauna, y ver qué es importante en la cuenca para conservarlo a largo plazo.

P: ¿Cuál es el alcance del servicio de agua que brinda Sierra de las Minas?

Brenes: Existen dos cuencas principales: la del Río Motagua, al sur, que es la más seca con un recurso más limitado y menos cobertura forestal, y en la parte norte está la Cuenca del Río Polochic, que es una zona más húmeda y con más bosque. Esta se conserva mucho mejor. Los esfuerzos se han centrado más en la cuenca del Río Motagua. El área es muy importante a nivel del país y del mundo. A partir de 1990 fue declarada Reserva de Biosfera.

P: ¿Cuál es la tenencia de la tierra en la reserva?

Brenes: La reserva de la biosfera cuenta con 240.000 hectáreas. Una parte de esa área está en la zona núcleo y otra en la zona de amortiguamiento. Se han llevado a cabo esfuerzos para garantizar la protección de las tierras en la zona núcleo. Algunas se han podido comprar a través de la organización Defensores de la Naturaleza, otras son del Consejo Nacional de Áreas Protegidas.

En la zona de amortiguamiento de la reserva están las comunidades, algunas con título legal, y se ha hecho todo un esfuerzo en educación ambiental para que las actividades productivas que ellos realicen sean amigables con el ambiente.

P: ¿Qué tipo de prácticas sostenibles se han llevado a cabo en las comunidades para conservar el agua?

Brenes: Se estimula el café arbolado orgánico, totalmente amigable; también proyectos ecoturísticos, agricultura sostenible con bajo uso de insumos y prácticas de conservación de suelo para trabajar en las laderas de la sierra.

P: ¿Cuáles son los principales retos que el proyecto ha debido enfrentar?

Núñez: La principal amenaza en el lado sur de la reserva son los incendios; en el lado norte es el avance de la frontera agrícola. El crecimiento poblacional es alto y hay presión sobre la tierra. Allí tenemos que ver como logramos un cambio en el modelo de desarrollo: pasar de un modelo de agricultura de subsistencia a un sistema de agroindustria o industria en el Valle de Polochic. Necesitamos también un vínculo directo con las hidroeléctricas porque requerimos esa energía. Todas las comunidades del lado norte no tienen energía. Se trata de una meta más a largo plazo.

Actualmente la protección está enfocada en la zona núcleo de la reserva, pero en la medida que miremos que tengamos éxito enfocaríamos una segunda fase a mecanismos de distribución de agua. Veríamos como entrar ya en aspectos de salud, empezar a clorar el agua.

P: ¿Cuándo se piensa que el fondo va a ser sostenible?

Núñez: La meta es que el fondo empiece a funcionar en un año y tenemos también el objetivo de recaudar $5 millones para el fondo semilla en cinco años.

Brenes: También en un año esperamos haber logrado que un grupo de empresas de servicios como hoteles, gasolineras, centros turísticos, bancos y restaurantes, se involucren también en este proceso.

Visite el perfil de este proyecto, disponible en la base de datos del Eco-Index.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s