Comunidades Impulsan la Pesca Sostenible en los Cayos Cochinos

La langosta, un exquisito platillo que alcanza precios hasta los EE.UU. $80, es también uno de los recursos pesqueros más preciados por las comunidades del archipiélago de Cayos Cochinos, en el caribe hondureño. Este grupo de islas y cayos, ricos en arrecifes de coral, ostentan el status de área protegida desde 1993 y, por lo tanto, presenta regulaciones de pesca; la medida más importante fue tomada a partir del 2002 por las propias comunidades de la zona: no más pesca de langosta a través del buceo con tanques de aire comprimido.

Ilustración por Allan Núñez ('Nano')Este tipo de pesca, grandemente promovida por pescadores industriales que contratan principalmente a los buzos de las etnias miskita y garífuna de la costa caribeña de Honduras, constituye una amenaza tanto para la salud de los pescadores, que abusan de las inmersiones, como para los arrecifes de coral y sus especies asociadas, entre las que resalta la langosta espinosa (Panulirus argus).

Gracias a la iniciativa de los pescadores de Cayos Cochinos, un decreto ministerial prohíbe, actualmente, la pesca con tanque en el área protegida, y ellos son los primeros en acatarla con orgullo y convicción.

De acuerdo con Adrián Oviedo, Director de la Fundación Hondureña para los Arrecifes Coralinos que administra el área protegida, “la ausencia de tanques en la pesca de langosta limita la profundidad, la cantidad que se extrae y al mismo tiempo, se protege al buzo”.

Actualmente la única pesca permitida en Cayos Cochinos es la artesanal y la entrada de botes comerciales a la zona está absolutamente prohibida.

La iniciativa comunal surgió a raíz de una visita que los pescadores de Cayos Cochinos realizaron a Banco Chinchorro, México; como una actividad impulsada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) a fin de que estos conocieran por sí mismos, la experiencia que sus homólogos mexicanos han desarrollado en la organización de cooperativas de pesca, la negociación de precios justos para sus productos y, principalmente, los beneficios de eliminar el buceo con tanque dentro de la Reserva de la Biósfera mexicana.

Sylvia Marín, Representante de WWF para Centroamérica, considera que este intercambio de pescadores es una forma muy efectiva de que las comunidades se interesen y se convenzan de la importancia de adoptar métodos más sostenibles de aprovechamiento de los recursos. “Es diferente cuando la gente habla con sus iguales y no solamente con técnicos”, afirma.

Para la salud de los pescadores hondureños el buceo con tanque es sumamente dañino debido a la falta del entrenamiento adecuado en el uso de tanques de aire comprimido. También pesa la presión ejercida por los pescadores industriales que obligan a los locales a realizar hasta 12 inmersiones al día, cuando el máximo recomendado es de cuatro y a profundidades mucho mayores de las que el organismo puede resistir. Esto provoca la paralización del cuerpo debido al nitrógeno acumulado en la sangre, situación que se agrava para el pescador local, que no tiene acceso a tratamientos de emergencia como la cámara hiperbárica para regular la presión de su cuerpo. Actualmente, más de 100 hombres provenientes de la Mosquitia Hondureña, sufren de incapacidades debido a sus actividades de pesca con tanques.

Afortunadamente este es un problema que los pescadores de Cayos Cochinos no volverán a experimentar. Igualmente la medida supone un respiro para la población de langostas, que no continuará en disminución, así como para los frágiles corales donde habitan, que recibirán menos impacto y alteración.

Según expresa Juan Natividad Arzú Zúñiga, Vicepresidente de la comunidad garífuna de Chachahuate, en Cayos Cochinos, y pescador desde los 15 años de edad: “el buceo con tanque da ingresos a corto plazo mientras que a largo plazo no hay trabajo ni recursos”. La actividad ni siquiera es tan lucrativa para el pescador local, que recibe tan sólo 45 Lempiras (menos de tres dólares) por medio kilo de langosta. Para Román Norales, un expescador y actualmente distribuidor local de pescado, el decreto ministerial que elimina el buceo con tanque es “perfecto porque protege al trabajador y también a la producción”. Norales, que coloca el 80% del pescado que vende en restaurantes de La Ceiba, está convencido de que el buceo con tanque “destruye la riqueza del mar”.

El área marítima de Cayos Cochinos protege 5 millas náuticas alrededor de los cayos. En las primeras dos millas náuticas es permitido, en algunas áreas, realizar la actividad de buceo sin tanque, así como la colocación de nasas o trampas para langosta, pero utilizando cayuco y no, un bote con motor. Igualmente, el área protegida establece convenios de común acuerdo con los pescadores quienes definen cuáles son las actividades de pesca que se permiten y bajo qué circunstancias.

El Area Protegida de Cayos Cochinos está situada en el Departamento de Islas de la Bahía. Abarca 460 km2, que cubren todo el archipiélago, y cinco millas náuticas a su alrededor. Incluye dos islas boscosas de origen submarino (Cochino Grande y Cochino Pequeño) y 12 cayos de arena. Como parte de su riqueza marina se encuentran 226 especies de peces. En la zona habitan alrededor de 350 personas, entre propietarios y comunidades garífunas que viven en tres de los 12 cayos. La zona forma parte, asimismo, de una franja de arrecifes coralinos de gran valor científico y turístico, tanto para Honduras como para el Sistema Arrecifal Mesoamericano del cual forma parte y que se extiende desde el extremo norte de la Península de Yucatán, en México, hasta las islas de la Bahía de Honduras. Comprende más de 1000 km e incluye formaciones coralinas de gran importancia como la Barrera de Arrecife de Belice.

El trabajo en Cayos Cochinos del grupo ambiental Fundación Hondureña para los Arrecifes Coralinos incluye la conservación del arrecife y de las especies endémicas o en peligro de extinción; un programa de investigación, que cuenta con una estación científica equipada para el desarrollo de esta actividad; y el de desarrollo comunitario, que integra a los pobladores en las actividades de conservación y ejecuta proyectos de desarrollo sostenible. La Fundación recibe apoyo del Grupo AVINA, Inc., Fundación InterAmericana, Sociedad de Inversiones Ecológicas, SIEC, de Honduras, World Wildlife Fund; y U.S. Geological Survey.

— Katiana Murillo

Contactos:

Adrián Oviedo
Director Ejecutivo
Honudran Coral Reef Foundation
Apdo. 1053
La Ceiba
Atlántida, Honduras
tel/fax 504/443-4075
aeoviedo@caribe.hn

Sylvia Marín
WWF representative for Central America
Apdo. 629-2350
San Francisco de Dos Ríos
Costa Rica
tel 506/253-1529
fax 506/234-7976
smarin@wwfca.org

Lea más sobre este proyecto en el Eco-Index:
www.eco-index.org/search/resultss.cfm?ProjectID=343

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s