Como Custodios del 13% de los Bosques Remanentes de Costa Rica, los Propietarios de Tierras Privadas, Tienen un Papel Importante en la Protección de la Biodiversidad Nacional

La suerte de los árboles de maderas duras, fuera de los afamados parques nacionales de Costa Rica, pareciera estar en serio peligro debido a los camiones madereros que continúan rodando a diario, a lo largo y ancho del país. Durante 14 horas, de un día del pasado mes de setiembre, miembros conservacionistas de la organización sin fines de lucro Grupo Yiski contaron a 13 camiones cargados con 245 troncos inmensos, arrancados de sólo una de las regiones del país — la costa del Caribe. Sin embargo, desafiando al constante ruido de las motosierras, un pequeño — pero creciente — número de propietarios determinados, está trabajando de manera conjunta para tratar de mantener intactas sus tierras cubiertas de bosques.

Ellos son los 110 miembros de la Red de Reservas Privadas, una organización sin fines de lucro con seis años de existencia. De acuerdo con Carlos Sandí, Presidente de la Red, los miembros poseen tierras con cobertura de bosque que van desde dos hectáreas, hasta 22.000 hectáreas. Algunas de las propiedades están totalmente cubiertas de bosques, otras cuentan con cabinas para turistas o estaciones biológicas e instalaciones para científicos visitantes. Otros miembros de la Red tienen fincas que han pertenecido a sus familias, que en parte están dedicadas a la producción agrícola o ganadera, pero que también contienen valiosas porciones de bosque, que no ha sido explotado.

Sandí dice que “alrededor de la mitad de nuestros miembros poseen reservas donde están promoviendo el ecoturismo, la otra mitad simplemente está tratando de proteger una importante sección de bosque, de cuenca o de humedal”.

La mayoría de los miembros quiere encontrar una manera de que su bosque sea, al menos en parte, beneficioso desde el punto de vista económico, pero sin caer en el tradicional negocio de cortar el bosque de una vez. El gobierno de Costa Rica alienta a propietarios como estos, pagándoles US$226 por hectárea al año. El pago es en reconocimiento de los servicios ambientales que brindan las tierras con cobertura boscosa, como por ejemplo prevenir la erosión que atasca las represas hidroeléctricas aguas abajo, o protegiendo los arroyos que alimentan los ríos que a su vez brindan agua potable a los costarricenses. La Red ayuda a los propietarios con los trámites necesarios para accesar a los servicios ambientales y también trabaja con las autoridades de gobierno para asegurar la integridad del programa de pagos.

Jenny Asch, coordinadora de áreas protegidas en el Ministerio del Ambiente en Costa Rica, dice que el gobierno quiere alentar el establecimiento de áreas de conservación de propiedad privada, ya que “el Estado no tiene los fondos para comprar más tierra, ni tiene el personal para mantenerlas”.

La Red también brinda asistencia a sus miembros, guiándolos a través de la burocracia, de manera que puedan concretar la titulación de las propiedades que pueden haber pertenecido a la familia por décadas, pero que nunca fueron registradas legalmente de manera adecuada. La Red se involucró en asistir a Billy Montero, dueño de una reserva llamada Montesky, que limita con el Parque Nacional Tapantí, no muy lejos de la ciudad capital de San José. Montesky, junto con Tapantí, protege una cuenca vital que ayuda a proveer de electricidad y agua potable a una gran parte de la población urbana cercana. No estaba claro donde terminaba Montesky y donde comenzaba Tapantí, por lo que los abogados de la Red de Reservas ayudaron a definir los límites precisos. Montero dice que de alguna manera “se siente perseguido” por la falta de interés del gobierno para definir los límites de Tapantí, especialmente porque él está tratando de extender el valor biológico del parque nacional protegiendo el bosque del que el es propietario.

Montero también se siente frustrado por el programa del gobierno de pagar a los propietarios para mantener a los árboles en pie. Dice que aún con la ayuda de la Red, el proceso necesario para recoger los pagos es caro y demanda demasiado tiempo, y que de los tres millones que se le deben (US$9.000), ha recibido sólo 600,000 (menos de US$2000)

Él describe fervientemente a Montesky como un albergue con senderos que recorren las boscosas laderas nubosas, que le pertenecen a el y a su madre. “Valoro este sitio como si fueran todos los bosques del mundo, y le digo a los visitantes que cierren sus ojos y escuchen al agua, y oigan a las aves; que abracen a los árboles como si fueran sus hermanos”.

Pero su pasión no le garantiza ganancias económicas. Reconoce que ganarse la vida a través del turismo es un reto. Debido a que tantos miembros de la Red también están involucrados con el ecoturismo, Sandí cree que al trabajar juntos podrán atraer a los visitantes que aman a la naturaleza y que aseguran ingresos para los dueños de las pequeñas reservas. Agrega que “para las pequeñas empresas, es difícil tener experiencia en mercadeo, pero como grupo, podemos ayudar a los miembros con la promoción”. Los socios también se apoyan entre si intercambiando ideas sobre como confrontar los retos que enfrentan usualmente, tales como el patrullaje, o los causados por cazadores, pescadores, mineros ilegales y los precaristas.

Alrededor de un tercio de los miembros de la Red son organizaciones cívicas, que de acuerdo con un estudio realizado en 1999, sobre la reservas privadas, se refleja una tendencia creciente. Los investigadores Carlos Mesquita, Juan Antonio Aguirre, Miguel Cifuentes y Eduard Müller efectuaron un reconocimiento de 118 reservas privadas en Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Honduras, México y Perú. El 50 por ciento de las reservas estudiadas pertenece a individuos o familias, mientras que el 25 por ciento pertenece a ONGs y un 19 por ciento a empresarios. Los investigadores indicaron que en el pasado las ONGs recaudaban fondos para comprar bosques que luego donaban al gobierno, para integrarlos a los sistemas de parques nacionales.

Actualmente son más las que prefieren manejar las reservas por si mismas, ya sea como estaciones biológicas o como operaciones ecoturísticas. El estudio de 1999 también indica otra tendencia: El tamaño de reservas privadas se está reduciendo. Un estudio similar efectuado en 1990 revelaba que el 31 por ciento de las reservas privadas en Latinoamérica tenían menos de 200 hectáreas, mientras que en 1999 el estudio encontró que el 49 por ciento tenía menos de 200 hectáreas. El estudio de 1990 encontró que la mitad de las reservas tenían 500 hectáreas o más, mientras que el estudio de 1999 encontró que sólo el 37 por ciento pertenecían al grupo de ese tamaño.

Sandí cree que independientemente del tamaño, las reservas privadas juegan un papel importante en la conservación de la biodiversidad de Costa Rica, ya que muchos de estos bosques remanentes forman corredores que están conectados con parques nacionales. Los corredores de bosques protegidos evitan que las especies de flora y fauna se conviertan en parches aislados, demasiado pequeñas para, desde el punto de vista genético, asegurar poblaciones saludables. Indica también que se ha demostrado la importancia de estas reservas ya que protegen algunas especies que no se encuentran dentro de los Parques Nacionales. Más aún, ya que dos tercios de Costa Rica están deforestados, y los parques nacionales sólo representan el 12 por ciento del país, la importancia de conservar el 13 por ciento de bosques remanentes, que está en manos privadas, se vuelve muy importante.

Contactos en Costa Rica:

Red de Reservas
Apdo. 4442-1000
Las Mercedes de Guácimo, Limón
Tel: 506/713-0000
Fax: 506/713-0001
Email: clsandi@earth.ac.cr
Web: www.encostarica.co.cr/reservas

Billy Montero
Apdo. 289-1225
Plaza Mayor, Pavas
Tel: 506/228-0010
Fax: 506/228-0010

Jenny Asch
MINAE
Apdo 10104-1000
San José
Tel: 506/283-8004
Fax: 506/228-0010
Email: jaschc@minae.go.cr

Lea más sobre este proyecto en el Eco-Index:
www.eco-index.org/search/resultss.cfm?ProjectID=192

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s