Wil Maheia, director ejecutivo, Toledo Institute of Development and the Environment (TIDE) en Belice y Néstor Windevoxhel, líder del equipo, Proyecto Ambiental Regional de Centroamérica/Componente de Manejo de la Zona Costera (PROARCA/Costas)

TIDE es una organización conservacionista sin fines de lucro que trabaja estrechamente con los pescadores y otros residentes de Toledo en el sur de Belice. Luego de trabajar arduamente para ganarse el apoyo de la comunidad, TIDE cabildeo exitosamente para que la Reserva Marina Puerto Honduras, se declarara área protegida. Pero con las nuevas restricciones llegó el dilema, tal como lo describe más abajo su director ejecutivo Wil Maheia.

Néstor Windevoxhel ha estado expuesto a situaciones similares, particularmente en lo que respecta al manejo de recursos costeros a nivel de comunidades, gracias a su larga experiencia con PROARCA/Costas y UICN. Las preocupaciones de Maheia y la respuesta de Windevoxhel seguramente resonará para algunos colegas. Estos comentarios han sido editados mínimamente, para facilitar su comprensión y con el permiso de las partes.

Maheia: TIDE continúa teniendo reuniones, especialmente en y alrededor de la Reserva Marina de Puerto Honduras. Uno de los cuatro compromisos asumidos con la gente antes de que se declarara la reserva fue que se llevarían a cabo reuniones. Nos reunimos con las comunidades para aprender que era lo que estaba trabajando bien y que no. Escuchamos sus quejas, y los informamos sobre las posibilidades de capacitación que aparecían. Seguimos buscando oportunidades generadoras de ingreso y capacitación sobre métodos de pesca nuevos y sostenibles. Queremos que nuestra gente use los recursos marinos disponibles, pero de una manera sostenible. Esto va de la pesca deportiva, a pequeñas casas para huéspedes, o las excursiones en canoas, o la observación de aves. Una de las cosas de las que estamos más orgullosos es que todos nuestros administradores y guardabosques para nuestras cuatro áreas protegidas, son gente local que ha sido entrenada por TIDE. Cada uno de ellos ha nacido y se ha criado en esta zona. De hecho, durante las últimas cuatro semanas TIDE llevó a doce pescadores locales a Cuba, para que junto con otros conservacionistas, vieran la manera efectiva y sostenida en la que los cubanos manejan su industria de la langosta.

Lo hicimos porque, una vez que se declaró la Reserva Marina de Puerto Honduras, se volvió ilegal la pesca con redes agalleras, y habíamos prometido continuar buscando alternativas, ya que muchos pescadores tuvieron que renunciar a sus redes.

En una reunión de la semana pasada nos llenaron los oídos de quejas y comentarios. Mucha gente de la comunidad nos felicitó por el trabajo efectuado…. Indicamos que actualmente hay más manatíes, que hay más langostas, y que más que nada — hay más peces en esta zona. Algunos dijeron que está funcionando, pero en medio de esta reunión había algunos pescadores estaban muy molestos con nosotros. Nos dijeron que les habíamos prometido que compraríamos sus redes, y no lo hicimos. Reclamaban haber invertido miles de dólares en sus redes, y que ahora nosotros les estamos diciendo que no pueden usarlos. Muchos reclaman que no tienen como alimentar a sus familias, y que esta es la manera en la que se ganan su dinero para mandar a sus hijos a la escuela, y que como no les hemos comprado sus redes, no pueden invertir su dinero en otras cosas — y que no tienen otra opción más que continuar usando sus redes agalleras.

Todos estuvieron de acuerdo con que la industria turística está ayudando, pero aún es muy pequeña como para que todos se beneficien, además de que la gente que quiere invertir en la industria y cambiar sus prácticas, no tienen el capital para hacerlo. La Sra. Anna, de uno de los cayos dijo: “Míreme, aún tengo que colocar mi red. Necesito el dinero para enviar a mis hijas a la escuela. No puedo limpiar mi islita y TIDE no me ha comprado ni una sola de mis redes”.

Aunque el foro abierto iba subiendo de tono más y más, algunos de los miembros de la comunidad que han renunciado a sus redes sintieron que no era justo que algunos hubieran renunciado a su uso, mientras que otros aún las estaban colocando. Les dijimos que esto no podía estar pasando ya que tenemos guardas patrullando. Se rieron de nosotros y nos dijeron que los que tienen sus redes saben cada vez que uno de los guardas sale de la estación. De hecho algunos de ellos nos gritaron que los guardas no patrullan a las 3 de la mañana. Los guardas estaban en la reunión y todos lo tomaron en cuenta. Escuchamos casi lo mismo en cada uno de las comunidades que visitamos, y todas las comunidades hicieron el mismo comentario sobre las 3 de la mañana.

Esta mañana, cuando estaba mirando al muelle recién construido por TIDE, todo lo que podía ver eran redes. Los guardas tuvieron en cuenta el dato que les dio de la comunidad y patrullaron a las 3 de la mañana. Encontraron una cantidad de redes, con todo tipo de peces en ellas, peces pequeños, peces grandes, peces muertos y en mal estado, además de otras cosas que son destruidas por las redes. Al poco rato, se escuchaba en las calles que TIDE está privando a la gente de su medio de vida; que TIDE no estaba cumpliendo con la promesa de comprarles las redes. Uno de los dueños de las redes se presentó en la oficina enojado y demandando que le devolviéramos su red y reclamando que si le hubiéramos pagado por su red desde un principio, esto no hubiera sucedido. Nos dijeron “Ustedes no están cumpliendo sus promesas”. Le dije que sí, que lo estábamos haciendo, que estábamos capacitando a la gente en actividades alternativas generadoras de ingresos, tales como la pesca deportiva, la navegación en canoas y que estábamos mercadeando la reserva de manera que vinieran más turistas. Nos preguntó “¿Pero cuantas redes han comprado en total? ¿Acaso no era esa una de sus promesas”?

Mi punto aquí es que si, con la ayuda de las comunidades, ahora tenemos una de las reservas marinas más grandes del país. Con su ayuda supimos a que horas patrullar. Pero al mismo tiempo, debemos continuar trabajando con ellos y cumplir nuestra promesa de manera que todos podamos ser una familia feliz!

Windevoxhel: He leído su mensaje cuidadosamente y quiero hacerle llegar algunas de mis impresiones con la esperanza de que le sirvan.

Primero que nada, déjeme decirle que una familia feliz se basa en el deber, la responsabilidad y la confianza.

Si usted promete algo, la gente debe saber que se cumplirá — ese es el verdadero deber. Muchas organizaciones como la nuestra creen en TIDE, y reconocen la ardua tarea que ustedes realizan para permitir la conservación del sur de Belice. También reconocemos su compromiso para trabajar en una manera socialmente sensible. Estos nos agrada particularmente porque sabemos que esta es la única manera de convencer a la gente de que la conservación es importante.

Tal como usted lo mencionó, TIDE se comprometió a ayudar a las comunidades alrededor de la Reserva Marina, y lo han hecho. La cosa más importante, es dar precisamente lo que han ofrecido. Ofreció ayudar, pero no dijo que resolvería todos los problemas socioeconómicos de todas las comunidades del área. Obviamente eso ni es posible, ni es la misión o responsabilidad de TIDE. El desarrollo y la conservación son responsabilidades de todos nosotros.

Si TIDE no se comprometió a comprar las redes, ni siquiera debe pensar dos veces sobre el tema. Sólo tenga bien claro cual es su papel, y cual no. Si la gente lo conoce bien, entonces podrán confiar en usted y entenderlo.

Pero, si en la otra mano, usted decide pagar por esas redes ahora .. ¿que será la próxima vez? Cuándo la gente se haya gastado el dinero … ¿que harán después? ¿Y que puede hacer TIDE con las redes? No, el comprarles las redes no es la solución; en realidad podría causar un nuevo problema.

La responsabilidad de la conservación es muy importante para el futuro de las comunidades. Al final del día, muchas decisiones de conservación no nos afectarán ni a usted, ni a mi, pero afectarán directamente a las comunidades locales. Menciona que la gente reconoce mejoras en la salud pesquera, como resultado de la declaración de la nueva reserva. Están encontrando más peces y más langostas. El hecho es que estas mejoras pueden tener un efecto sobre todo el ecosistema completo, de manera que eventualmente la mayor producción de peces mejorará en otras áreas cercanas a la reserva marina. Eso quiere decir que las comunidades podrán obtener beneficios económicos debido a que tienen una reserva cerca, así como nuevas alternativas económicas debido al turismo y a la pesca deportiva. Todos esos beneficios son para ellos.

Otra alternativa es decir, Bueno vayan y pesquen todo lo que les de la gana …. y que!!! Pues bien, por un lado, en el futuro colapsará la pesquería, y no tendrán ningún pescado, no tendrán turismo, y habrán perdido el potencial de la pesca deportiva. ¿Quién se verá afectado entonces? La propia comunidad.

Entonces, ¿es el tema de las redes un problema para TIDE? Para mi no lo es. Es un problema para la comunidad, por lo tanto es responsabilidad de la comunidad encontrarle una solución adecuada. En PROARCA/Costas estaremos más que felices de ayudar a TIDE en este proceso, pero no podemos aceptar que este sea un problema que nosotros debamos solucionar. Estamos acá para ayudarlos – esa es nuestra responsabilidad. Pero tienen que entender cual es su responsabilidad y aceptarla como tal. Eso fue lo que hizo ADEPESCO en Panamá [una asociación de pescadores fuera del Parque Nacional Bastimentos, en Bocas del Toro] y funcionó.

La confianza puede ser el objetivo más difícil de lograr con un grupo comunitario. Se resume en la expresión “Nosotros podemos lograrlo”. Sabemos que TIDE puede desarrollar un papel importante; de hecho lo están haciendo. Sabemos que las comunidades pueden aprender y pueden cambiar, de manera de mejorar su propia relación con la naturaleza. Mucha gente en el sur de Belice ya lo ha demostrado. Por lo tanto no hay que tener miedo …..

  • Vaya y busque nuevas áreas para pescar sin redes, y enlácelas con el potencial brindado por la reserva marina.
  • Trate de buscar las maneras de pescar que sean más sostenibles.
  • Busque en el departamento de pesca de gobierno, oportunidades de acuacultura.
  • Trate de desarrollar en tierra, otras actividades que sean generadoras de ingresos.

Todas las familias tienen que enfrentarse con problemas. Debemos enfrentarlos con la certeza de que les podremos encontrar solución — quizás no sea fácil y es posible que no sea simple, pero tenemos la confianza de que lo podremos hacer y lo haremos para el beneficio de la mayoría de nosotros, tanto gente como naturaleza.

No se si mis comentarios lo ayudarán. Pero siento que debo expresarle mis sentimientos al respecto, contarle sobre mis experiencias en manejo comunitario. La pesquería es manejada por la gente que vive allí – podemos estar preocupados, podemos ofrecer ayuda, pero al final, serán ellos mismos los que decidan si tendrán o no un arrecife saludable que les brinde un medio para su sustento.

Visite el perfil de PROARCA/Costas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s