El Crisis de Café Golpea Duramente en Centroamérica; Los Finqueros que Cultiva Granos Eco-Amables Podrían Sobrevivir

Los consumidores en los EEUU y Europa pueden estar pagando, despreocupadamente, precios exorbitantes por una taza de café, pero decenas de miles de productores cafetaleros en Centroamérica están al borde de la bancarrota. Una abundancia de granos en el mercado mundial, ha hecho que el pago que reciben los agricultores llegue a su nivel más bajo, lo cual no sólo está aumentando la pobreza en naciones como Honduras o Guatemala, sino que también podría tener serias consecuencias ambientales, ya que los agricultores transforman sus fincas de café de sombra en pastizales u otros monocultivos que no ofrecen abrigo para la vida silvestre. Grupos sin fines de lucro de la región, están tratando de ayudar a que los agricultores sobrelleven esta crisis.

Ilustración por Allan Núñez ('Nano')El agrónomo José Alfredo Torres dirige la oficina regional del Instituto para la Cooperación y Autodesarrollo (ICADE) y trabaja con pequeños productores de café en las colinas al este de Tegucigalpa, en Honduras. Dice que a lo largo del país los agricultores están sufriendo y “muchos están perdiendo sus tierras ya que no pueden pagar las deudas. Para muchos la única opción que les queda es arrancar sus plantas de café y reemplazarlas por pastizales, lo que significa deforestación, ya que casi todas las fincas están plantadas con café bajo sombra. O pueden reemplazar el café por cultivos que requieren agroquímicos tóxicos. Aquí, en las montañas, esto es un problema, ya que las fuertes lluvias llevan los químicos a los ríos que son las fuentes de agua para beber”.

El mercado está tan malo que muchos agricultores ni siquiera se están molestando por recoger sus cosechas. Torres nota que en un estudio reciente, hecho por el ICADE, se muestra una pérdida promedio de alrededor de US$ 175 por manzana. El no cosechar significa que los recolectores de café quedan desempleados, obligando a la mayoría a emigrar a ciudades como San Pedro Sula o Tegucigalpa. Luego de la reunión de emergencia de los productores de café del 28 de junio, el Presidente del Banco Hondureño del Café, informó a los medios locales que probablemente, la mayoría de los 105.000 productores de café se verán obligados a abandonar su actividad, ya que la crisis cafetalera durará por otros dos años. Agregó que la situación está causando una migración masiva de jóvenes hacia los EEUU.

El mercado mundial del café siempre ha sido volátil, con la última baja de precios drástica fue en los años 90s, pero ahora es particularmente severa, con precios tan bajos como hace 30 años. Cuando los mercados eran fuertes, el quintal de café costaba alrededor de US$ 120. Actualmente, el quintal no alcanza los US$ 50. Las causas de la abundancia de grano son complicadas, pero de acuerdo con un estudio realizado por Oxfam, una agencia de ayuda internacional, las razones principales son las nuevas tecnologías que dan plantas con un mayor rendimiento, y una mayor producción en países como Viet Nam, donde la producción aumentó casi un 400 por ciento durante la década pasada.

En las fincas tradicionales, el café crece bajo la sombra de los árboles del bosque. Las nuevas plantas, con mayor rendimiento, necesitan pleno sol y más químicos, de manera que aunque los finqueros cosechan más granos por hectárea, el costo ambiental es mucho mayor que en las fincas con bosques. Los árboles en las fincas con sombra no sólo protegen contra la erosión y las inundaciones, sino que también brindan el hábitat para la vida silvestre, particularmente para aves e insectos. Mientras que los economistas globales no han podido darle un valor dólar a esos beneficios, Torres cree que el café producido de manera sostenible, con poco impacto en el ambiente, en estos momentos difíciles, puede aumentar las ganancias para los agricultores.

Explica que “ICADE está trabajando con una cooperativa de 300 agricultores que están yendo a probar el mercado ambiental. Estamos conversando con compradores en Taiwán que están dispuestos a pagar un mejor precio por el café ambiental”. Los granos eco-amigables son producidos en fincas con sombra, utilizando fertilizantes orgánicos, con poco o ningún uso de pesticidas, haciendo un cuidadoso manejo de los desechos y controles contra la contaminación de agua. Torres también indica que las ganancias pueden aumentar si los agricultores le venden directamente a los compradores en el exterior, eliminando así al intermediario.

En las tierras altas del sudoeste guatemalteco, un grupo llamado “Manos Campesinas” también está tratando de darle a los productores de café un ingreso directo a los mercados internacionales, a la vez que los capacitan en técnicas de agricultura orgánica. El director del proyecto, Jerónimo Bollen, dice que aunque los grandes productores del país están abandonando sus fincas, aproximadamente 1.000 pequeños agricultores con los que él trabaja, tienen que cosechar sus granos, “ya que es su único medio para obtener ingresos”.

Otro problema es que los agricultores no tienen los recursos económicos para cambiar a cosechas con más ganancias. Un objetivo del grupo Manos Campesinas, es alentar a que los agricultores diversifiquen sus fincas, de manera que no les afecte tanto la fluctuación de precio de alguno de sus productos. Bollen dice que en este momento “es más fácil encontrar un nicho para café orgánico que para café no-orgánico, aún cuando la calidad sea la misma”.

Pero admite que aún así, no siempre es fácil convencer a los agricultores para que produzcan orgánico, al menos inicialmente. Manos Campesinas trata de que queden bien claras las ventajas de la agricultura orgánica, incluyendo mejor salud para los agricultores y sus familias, ya que no necesitan manipular agroquímicos.

En Guatemala, el total de las exportaciones de café es casi la mitad de lo que era hace dos años; por décadas el café ha sido el líder de las exportaciones. Alrededor de 700.000 familias, o el 20 por ciento de la población, tiene trabajos relacionados con el café. Ahora, hay miles de recolectores de café desempleados y muchos han emigrado a México en busca de trabajo. La Asociación Nacional del Café estima que hasta ahora el país ha perdido alrededor de US$ 300 millones de ganancias y que probablemente esa cifra aumente.

En Centroamérica, las organizaciones de la industria del café han pedido que se retenga el grano, para que suban los precios, de manera similar a lo que hacen las naciones de la OPEC hasta que los precios del petróleo se elevan. Pero Torres del ICADE duda que esto tenga mayor impacto a largo plazo y como indica Bollen, los pequeños productores en Guatemala, no tienen otra alternativa más que colocar sus granos en el mercado, ya que es todo lo que tienen para vender.

Contactos:

ICADE
Apdo 4079
Tegucigalpa, Honduras
Tel: 504/222-3435
Fax: 504/238-7080
Email: icade@sdnhon.org.hn

Manos Campesinas
14 Av. 5-26
Zona 3
Quetzaltenango, Guatemala
Tel: 502/767-2040
Fax: 502/767-2044
Email: mancamp@intelnet.net.gt

Asociación Nacional de Café (Guatemala)
Tel: 502/366-4583
Fax: 502/353-3158
promotion@guatemalancoffees.com

Lea más sobre Manos Campesinas en el Eco-Index.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s