Los Biólogos Pesan sus Prioridades: Estudiar o Salvar los Ecosistemas Antes de que Desaparezcan

Debido a la continua pérdida de especies animales y vegetales en los países tropicales, muchos ecólogos están cuestionando que es más urgente si aprender sobre lo que se está perdiendo o salvar lo que queda. Esta es la conclusión de una encuesta informal, pero reveladora, efectuada por el científico en ecosistemas David Clark, de la Organización para Estudios Tropicales (OET). En la encuesta se consultó a los biólogos sobre cuáles creían ellos que eran los “grandes retos” para la biología tropical del Siglo XXI.

La respuesta más común fue el “mejor manejo de los bosques tropicales y de las plantaciones de árboles”, dada por el 12 por ciento de quienes respondieron. La segunda respuesta más común, “inventarios de biodiversidad e investigaciones sistemáticas” fue dada por el 11 por ciento. Alrededor del 37 por ciento mencionó 12 temas diferentes de investigación, incluyendo ecología de los bosques fragmentados, condiciones básicas en bosques relativamente no perturbados, efectos del cambio global en los sistemas de bosques tropicales, y el efecto de especies introducidas.

Clark efectuó la encuesta para el comité de investigación de la OET, del cual él es presidente, con el fin ayudar a la organización a decidir su prioridades de investigación y enseñanza. OET es un consorcio de 55 universidades e instituciones de investigación en los EEUU, América Latina y Australia y es dueña de tres estaciones de investigación biológica en Costa Rica. La más antigua es La Selva, cuyos laboratorios, aulas y dormitorios se ubican en la margen de una reserva de bosque tropical de bajura de 1.516 ha. Miles de biólogos de todo el mundo han desarrollado investigaciones y tomado cursos de campo en La Selva.

“Los tópicos mencionados en el estudio no son diferentes al tipo de investigaciones que se está desarrollando en La Selva, donde se encuentran fuertes componentes de ecología y sistemática, las dos respuestas más comunes”, indica Clark. “Pero, como profesor, durante mucho tiempo, de los estudios de campo de la OET, no creo que estemos enseñando suficiente de lo que la gente dice que son los asuntos más importantes”.

Clark enfatiza que el pequeño tamaño de la encuesta la hace sesgada, debido a que la mayoría de los que respondieron son investigadores de estudios terrestres de los EEUU, que probablemente se orienten más hacia la conservación. En enero de este año le envió los cuestionarios a profesionales asociados con la OET o de la Sociedad Ecológica de los EEUU; respondieron 52 de ellos.Clark se sorprendió de que los inventarios de biodiversidad y la investigación sistemática , o la ciencia de la clasificación de plantas y animales, fueran mencionados por tantos científicos. Pero agrega, “cada persona que respondió así, lo hizo con un sentido de emergencia de que lo estamos perdiendo — así que mejor estudiémoslo ahora”.

David Whitacre, un biólogo de la conservación que trabaja para el Fondo Peregrino, fue uno de los que, en su encuesta, ubicó en la cúspide a la investigación biológica “debido a la carencia de conocimientos sobre la biota tropical”. Pero hizo hincapié en que la “prioridad evidente es tomar acciones inmediatas de manera de ayudar a salvar lo que aún queda de la biota tropical. Tenemos el resto de la historia de la humanidad para estudiar la biota tropical, pero sólo nos quedan unos pocos años para salvar lo que podamos”. También le gustaría ver más estudiantes interesados en sistemáticas y más dinero dedicado a su estudio, particularmente para esos grupos de especies de plantas y animales que son tan diversos en el trópico, tales como los insectos.

Whitacre incluso dice que agricultura es un área de investigación importante. “Mejorando la producción agrícola y las condiciones de los finqueros a lo largo de Guatemala, donde yo trabajo, puede ser una de las herramientas más potentes para desacelerar la deforestación local”, dice y agrega que ese campo necesita el apoyo de investigadores de suelos, ecólogos, agrónomos, economistas, antropólogos, y sociólogos.

Aún cuando el biólogo Ricardo Ibarra, de El Salvador, no participó de la encuesta de la OET, le da prioridad a la investigación de flora y fauna “de manera que sepamos exactamente que especies existen y donde, y luego podemos discutir las estrategias para conservarlas”. Ibarra trabaja para SalvaNATURA, un grupo conservacionista que maneja la mayor área protegida de El Salvador — Parque Nacional El Imposible.

Un área prioritaria para los biólogos, según la opinión de Ibarra, es el manejo de áreas protegidas. Él siente que hay poco conocimiento técnico guiando el manejo de las 125 áreas del país que son relativamente pequeñas, y por lo tanto particularmente valiosas. Después de que en 1992 concluyó la guerra civil de El Salvador, los conservacionistas se dieron cuenta de que en el norte y el este, donde anteriormente había habido conflictos, había áreas ricas en biodiversidad que necesitaban protección. “Estas áreas son tan grandes o más que los parques ya protegidos y con la misma, o aún más, diversidad biológica”, dice, “pero el proceso legal para protegerlas es complicado y extremadamente lento”.

También indica que en El Salvador hay un problema con la capacitación que reciben los biólogos, ya que no existe capacitación para temas específicos. El cree que el país necesita más biólogos de vida silvestre y más investigaciones sobre las especies acuáticas. Los estudiantes también necesitan más recursos para poder desarrollar sus trabajos de tesis, ya que “es casi imposible obtener financiamiento para cubrir los costos de la investigación de campo”.

Clark reconoce que la cantidad creciente de biólogos profesionales en los países tropicales, necesita mejor educación y oportunidades de capacitarse. Dice que “aún hoy en día la mayoría de las publicaciones sobre biología tropical en revistas de primera línea, continúa siendo en inglés, con científicos de los países desarrollados como primer autor. Uno de los mayores retos es como incrementar el nivel de preparación profesional y la cantidad de investigaciones publicadas de científicos de los países en vías de desarrollo, y como enlazar eso con la interacción productiva con científicos de los países desarrollados”.

Al mismo tiempo, una cantidad de personas que respondió a la encuesta de la OET remarcó lo inadecuado de los modelos tradicionales de investigación de los EEUU, para cumplir con las prioridades de investigación. En los EEUU, sólo los biólogos que logran obtener becas de investigación y publicar sus estudios son los que tienen posibilidades de obtener la seguridad de puestos permanentes en las universidades. Tal como explica Clark “Si usted es un aspirante para este puesto permanente, puede dedicar muchas horas de valioso servicio ayudando a los biólogos en los países tropicales a efectuar importantes estudios de ecosistemas, pero eso perjudicará su carrera, ya que no tendrá tiempo para publicar sus propios estudios. Para conseguir el puesto debe publicar, conseguir becas y enseñar. El servicio no cuenta”. Concluye diciendo que se debe encontrar la manera de premiar a los investigadores que hacen conservación en el sitio.

Contactos:

David Clark
OET
Apdo. 676-2050
San Pedro, Costa Rica
tel: 506/766-6565, ext. 146
fax: 506/766-6535
dbclark@sloth.ots.ac.cr
www.ots.duke.edu

David F. Whitacre
Fondo Peregrino
566 W. Flying Hawk Lane
Boise, Idaho 83709 EEUU
tel: 208/362-3716
fax: 208/362-2376
dwhitacre@peregrinefund.org

Ricardo Ibarra
SalvaNATURA
33 Avenida Sur #640
Colonia Flor Blanca
San Salvador, El Salvador
tel: 503/279-1515
fax: 503/279-0220
ribarra@telesal.net
www.salvanatura.org

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s