Rubén Treviño Friederichsen, coordinador de educación ambiental, Naturalia A.C. y Jorge Neyra, fotógrafo de vida silvestre

Entrevista realizada por Nuria Bolaños, para Rainforest Alliance (Alianza para Bosques)

“Esto fue un doble motivo, por el cual nosotros decidimos hacer este esfuerzo, y desde las nubes, desde la cumbre del Ixtaccíhuatl, demandar la libertad de Rodolfo y Teodoro”.

Antecedente: El octubre pasado, un grupo de integrantes del grupo conservacionista, Naturalia, ascendió volcán Ixtaccíhuatl, la tercera montaña más alta de México, con 5,280 metros de altitud.

Pregunta: ¿Cuál fue el motivo de la gira?

Treviño: La motivación principal fue haber cumplido, el 22 de octubre, diez años de haberse constituido legalmente como asociación civil. Cumplir diez años, de una organización conservacionista aquí en México, es un hecho muy importante para el país. Son pocas las organizaciones conservacionistas en México. Muchas son ambientales, asentadas en el país y principalmente en la capital, pero son pocas las organizaciones que se dedican a proteger la flora y la fauna del país. Fue un motivo, por un lado, más que suficiente para llevar a cabo este esfuerzo, para alcanzar la cumbre del Ixtaccíhuatl.

Por otro lado tenemos el caso público de Rodolfo Montiel — ganador del Premio Goldman 2000 — y Teodoro de Cabrera, dos campesinos ecologistas de la Sierra de Guerrero. El primero es el fundador de la Asociación de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán. Ellos fueron torturados y detenidos por el Ejercito, y posteriormente por las autoridades. Se les ha seguido un juicio, ya fueron sentenciados seis años y ocho meses de prisión, injustamente, por defender los bosques de la Región de Petatlán, en el Estado de Guerrero.

Esto fue un doble motivo, por el cual nosotros decidimos hacer este esfuerzo, y desde las nubes, desde la cumbre del Ixtaccíhuatl, demandar la libertad de Rodolfo y Teodoro.

P: ¿Por qué escogieron esa montaña?

Treviño: La ciudad está escasamente a una hora y media de una población a las faldas de esta montaña que se llama Meca Meca, y nosotros pensamos llevar a cabo la ruta antigua, desde esta pequeña ciudad hasta la cumbre de la montaña y de regreso a la misma ciudad. Hay un bosque importante de encinos y abetos muy importante para la región y para el país.

Nos tomó varios días alcanzar la cumbre, siguiedo una ruta que nuestro guía, Jorge Neyra identificó. Hay una parte un poco peligrosa que requiere equipo y una técnica adecuada, pero por eso nos preparamos física, mental y técnicamente. Esta ruta es poco conocida y en u punto tuvimos bajas temperaturas — 4 ºC bajo 0. Por suerte tendríamos días soleados y claros.

El esfuerzo que realizamos lo empezamos a llevar a cabo un día viernes. Yo fui el tercero que llegué al punto más alto, a 5280 metros, a las 11:30 a.m. el domingo. A las 12:30 comenzamos el descenso que concluyó el lunes después de algunas caídas y se terminaron las reservas de pilas que llevamos. Si fue un desgaste físico muy fuerte y una experiencia tremenda. Yo ya no estoy tan joven con 47 años. Jorge, el guía tiene 30 años. El estar allá culmina todo este esfuerzo, a pesar del dolor en las piernas, y a pesar del cansancio, fue una satisfacción enorme. Además, en el caso concreto de Rodolfo y de Teodoro, pues dedicado directamente a ellos, a todo lo que sufrieron.

Yo tuve la oportunidad de estar en la prisión y hablar con ellos, percatarme de su estado físico y emocional. Pues entonces logramos nuestro objetivo y con la idea de manifestar, desde la montaña, que estas personas tienen que ser liberadas inmediatamente. A pesar de todo el esfuerzo que hemos hecho, no hemos logrado su liberación, pero no desistiremos.

P: Ahora que hay un nuevo gobierno en México ¿cuál es el panorama para esta liberación?

Treviño: Vemos que hay voluntad por parte del nuevo gobierno. Desafortunadamente el Estado de Guerrero se ha marcado por ser un Estado que siempre fue represivo. Ahí hubo focos guerrilleros, desde hace muchos años. El panorama se ha vislumbrado un poco difícil para Rodolfo y Teodoro, pues se ha seguido un juicio con muchas mañas, inclusive la Comisión Nacional de Derechos Humanos se ha pronunciado en que se investigue a los Militares que torturaron a Rodolfo y Teodoro, y manifestando todas las irregularidades en el proceso. A pesar de todo esto, y de la presión nacional e internacional, a Rodolfo y a Teodoro se les sentenció y se les volvió a ratificar la sentencia, lo que denota la impunidad y el poder que tiene el Ejercito en este país.

Ahora que tenemos otra situación política, esto nos abriga esperanzas a que se revise su caso.

P: En el camino que tomaron a la montaña, ustedes observaron que había mucha tala clandestina, ¿eso es reciente o siempre se ha dado?

Treviño: Siempre se ha dado la tala, inclusive se apostaron ahí algunas industrias papeleras. Cada vez que uno visita la zona se oyen los hachazos, las motosierras. Leí recientamete que se ha talado un poco más del 30 por ciento de los bosque en la zona. Principalmente observamos la tala de cedro, y por otro lado, testigos de la producción de carbón de encino. La semana pasada que estuvimos en el bosque observando aves endémicas y nos percatamos de tres hornos clandestinos. Nos percatamos un cambio climático que está alterando la capa de glaciar en la montaña — se está derritiendo la nieve perpetua.

Neyra: En lo que es la parte alta de la montaña, a más de 4800 metros, aún hay casquetes de hielo o nieves persistentes. En los últimos años se ha ido perdiendo esta capa de hielo como consecuencia, muy probablemente, al cambio climático que estamos ocasionando y por otro lado, una recesión normal de los glaciares en los últimos miles de años. También la actividad del Volcán Popocatetl se derrita más prontamente la capa de hielo. Es interesante pues estos glaciares están ubicados en una zona tropical, a los 19º de latitud norte. En ningún lado del mundo existen zonas con glaciares a esa latitud. Aquí en México tenemos la oportunidad de verlos en nuestras tres montañas más altas. Es muy probable que se derritan definitivamente en los próximos años esto traerá consecuencias muy importantes en la zona como lo es un cierto nivel de desertificación.

P: ¿La región está protegida por ley?

Treviño: Si, pero el nivel de protección que se le da al parque, poco a poco a ido disminuyendo. No protege la zona más rica del bosque que ha dado pie a que la tala clandestina. Hacen que plantan arbolitos, pero nos percatamos de que los arbolitos no están bien plantados.

Neyra: Por otro lado los bosques de la parte media y baja, también están sufriendo una merma, la cual empezó hace unos cien años cuando se instauró la fábrica de papel en la ladera oeste de Ixtaccíhuatl, y de ahí empezó ha haber más asentamientos humanos en la parte baja de este bosque. La fábrica de papel demanda mucha agua y mucha madera y empezaron a haber otra serie de impactos como el hecho de que llegaron migrantes para trabajar en la industria del papel.

Más hacia acá, con el paso del tiempo, al haber una mayor densidad de población hay otro tipo de impactos: la tala clandestina, sobre todo de las especies de coníferas, los más abundantes en la zona como son los abetos, los oyamelis, y pinos.

P: Pero, ¿no es un parque nacional?

Neyra: Es un parque nacional a partir de los 3650 metros hacia arriba, pero eso no protege las partes más ricas desde el punto de vista biológico, que están en la parte baja, de los 2480 hasta los 3650 metros. Se dice que es una “reserva municipal”, pero no tiene ninguna contundencia a nivel práctico. No hay guardabosques.

He estado cerca de 20 veces al pico. Mi primera fue hace 13 años. ahora, por las alteraciones que están habiendo. Podría observar, desde arriba, de toda la zona aledaña a la Ciudad de México. Cada vez, en 13 años, hay menos animales silvestres, menos bosques, y desde arriba se puede observar, muy claramente, todo lo que estamos provocando.

P: Después de todo el esfuerzo, ¿sienten que se cumplió el objetivo con el ascenso?

Treviño: Si. Creo que queda claro la importancia que esto tiene para nosotros. Somos un país como suyo, Costa Rica, mega diverso y con una gran responsabilidad. No dejaremos de gritar a los cuatro vientos: tenemos que cuidar este tesoro natural.

One thought on “Rubén Treviño Friederichsen, coordinador de educación ambiental, Naturalia A.C. y Jorge Neyra, fotógrafo de vida silvestre

  1. We’re a group of volunteers and opening a brand new scheme in our community. Your site offered us with useful information to paintings on. You’ve performed a formidable job and our entire group can be thankful to you. dkdggedacekd

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s